Autor: Morán, Gregorio. 
 Superagente Conesa. Esta es su vida (7). 
 Calle del Correo: Interroga el tío Carlos     
 
 Diario 16.    31/03/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 25. 

Calle del Correo: Interroga el tío Carlos

Gregorio Moran

RESUMEN DE LO PUBLICADO___La biografía personal de Roberto Conesa se inicia durante la

República, trabajando de empleado en una tienda de ultramarinos, y como soldado del lado republicano,

encuadrado en las JSU (Juventudes Socialistas Unificadas).

Su biografía profesional comienza con la participación del "expediente de las menores", en 1939.

Posteriormente se infiltra entre los guerrilleros españoles en Francia, y años más tarde, en el Partido

Comunista de España (PCE). Ya en los años cincuenta colabora activamente en detenciones e

interrogatorios, como el de los escritores jóvenes, o el Congreso Juvenil de Moscú. Hace un viaje

profesional a Santo Domingo, donde trabaja con el dictador Trujillo, y vuelve a España para ocuparse de

los servicios policiales de información sobre las organizaciones extremistas, diseminadas por Europa.

Luxemburgo parece ser la siguiente escala del recorrido europeo de Roberto Conesa. Según una persona

que le conoció allí a finales de los años 60, el policía contaba entre sus misiones la de investigar

SODETEX, empresa fundada con capital de Juan Vilá Reyes, el hombre de Matesa.

Esta sociedad, a cuyo frente estaba el príncipe de Broglie, recientemente asesinado en París, tenia por

objeto, en palabras de Vilá Beyes, la recuperación, por parte de España, de «todas las inversiones que

desde aquí se habían hecho en pesetas", aunque también hay otras versiones sobre la finalidad de

SODETEX.

No obstante, cuando se destapa el asunto Matesa, en agosto del 69, los bancos se retiran y SODETEX se

disuelve. ¿Qué papel desempeñaba en estas Investigaciones un hombre de la Policia Política. El ex espía

Sánchez- Mata, recurso obligado de aquella época sostiene que podría habérselo pedido alguien, quizá el

superior máximo en la línea jerárquica de la Policía, es decir, el coronel Eduardo Blanco.

Poco después, el Opus asciende al poder formando el famoso gobierno monocolor del 69.

Las actividades de Conesa siguen adscritas al SCOE (Servicio de Coordinación, Organización y Enlace),

cuya sede central estaba en Rey Francisco 21.

Llega el GARI

Hay quien sospecha que Roberto Conesa tuvo una participación nada despreciable en las investigaciones

relativas al secuestro de Baltasar Suárez, director del Banco de Bilbao, en mayo de 1974.

Un extraño Grupo Antifascista Revolucionario Independiente (GARI) se hace responsable del secuestro y

cobra un rescate que luego, rocambolescamente, fue buscado por toda Francia,

Conesa entra en los años 70 con la moral alta, mucho más alta que aquel día del 62 en que se encuentra

con un militante por él interrogado en numerosas ocasiones, a quien confiesa su mal estado fisico y

psíquico, comunicándole al tiempo la muerte de su esposa.

En el año 70, Conesa ha recuperado su prestigio, acreditándolo con nuevas infiltraciones en numerosas

organizaciones de extrema izquierda. Hay quien habla, incluso, de que las famosas detenciones masivas

de miembros de Comisiones Obreras (CC OO), realizadas en Zarzalejo y Medias Vilma, dos lugares de

reunión, de los sindicalistas, fueron debidas a las informaciones de uno de los hombres de Conesa.

dimisión del "Cisne"

Un cancer de laringe hace que Ricardo Casanueva también conocido por Ricardo Carrasco, que era el

nombre con el que solía viajar, sé retire de la jefatura del SCOE. Cuando el "Cisne" presenta su dimisión

en una carta al coronel Eduardo Blanco, éste decide enviar un emisario para lograr que Mata cambie de

opinión.

Carrasco está gravemente enfermo y, ante la sorpresa de González Mata, aparece en Ginebra el propio

Conesa, quien le ofrece diversas opciones para que no abandone los servicios policiales de información.

"Conesa es un hombre a quien muchos del servicio le han reprochado siempre su falta de tacto", recuerda

el ex espía al narrarnos la entrevista entre él y Conesa, "especialista en los servicios exteriores, pero sin

las menores dotes de diplomático, cosa que sí tenía Eduardo Blanco".

La biografía profesional de Roberto Conesa en la década de los setenta no puede ya seguirse de una

manera estrictamente cronológica como hemos intentado hasta, altera. El trabajo y la responsabilidad del

comisario de primera Roberto Conesa en los años setenta es de tal -envergadura que al tratarlos daremos

sólo los hechos más significativos de su trabajo.

Atentado de la calle del Correos

El atentado de la calle del Correo y las posteriores detenciones sacan definitivamente a la luz pública a.

Conesa, quien participa en la conferencia de prensa posterior junto al comisario general de Investigación

Social, José Sainz, Los asuntos más delicados quedaron explicados con la voz y el gesto de Conesa. Era

lógico: él había llevado el peso fundamental de los interrogatorios.

Genoveva Forest cuenta cómo durante el segundo día de interrogatorios la introducen en un despacho

lujoso en el que estaba, además de Sainz, "un alto funcionario que dijo llamarse Roberto, y que sus

compañeros llamaban tío Carlos". "Posteriormente le reconocí en una foto publicada en Cambió16",

añade.

Genoveva Forest, esposa del autor dramático Alfonso Sastre, cuenta que Conesa se dirigía a ella en tono

paternalista: "Me ofrecía café, coñac...", y le decía: "Comprendemos que eres una buena persona, que eres

una idealista, que tú necesitas un hombre y que tu marido tiene amantes y tú tienes que buscarte a los de

ETA para evitar esa frustración", explica Genoveva en un libro recientemente publicado en Biarritz, en el

que se recogen las declaraciones ratificadas y firmadas de los tratos recibidos por los detenidos en la

DGS.

Otra de las detenidas cuenta, con testigos presenciales, entre ellos una monja "«él Hospital Psiquiátrico,

cómo el tío Carlos y otro policía joven se introdujeron en el centro sanitario con bata blanca y estuvieron

haciéndole innumerables preguntas, sin que ella supiera si estaba tratando con médicos o policías.

Quizá Conesa explique algún día, amén de los tratos recibidos por casi todos los detenidos en relación al

atentado de la calle del Correo, el porqué de la amalgama política que montó desde ETA al PCE,

achacándoles colectivamente la responsabilidad del atentado.

Esta parte de la rueda de prensa fue responsabilidad del propio Conesa, quien expuso a los periodistas

propaganda que él atribuyó al PCE y que cualquier conocedor de los diferentes partidos de extrema

izquierda, Con esa entre ellos, sabía que no es así.

El atentado de la calle del Correo tiene aún numerosos puntos oscuros, como es la famosa circular de

determinado jefe sugiriendo, pocos días antes, que los policías no frecuentasen la cafetería Rolando, local

en el que explotaron las bombas.

Tras las diligencias de este caso, Conesa pasa de oscuro y eficaz policía político a profesional respetado,

auténtico escaparate de la Dirección General de Seguridad. Conesa pasa de agente a superagente.

 

< Volver