Manifestación de policías ante el Ministerio de la Gobernación     
 
 El País.    18/12/1976.  Páginas: 1. Párrafos: 11. 

Manifestación de policías ante el Ministerio de la Gobernación

Cuatrocientos miembros de la Policía Armada, Cuerpo General de Policía y de la Guardia Civil se

manifestaron ayer ante el Ministerio de la Gobernación, después de una asamblea celebrada en la plaza de

Oriente. Los manifestantes expusieron una serie dé reivindicaciones laborales, pero otras fuentes indican

que también existían motivaciones políticas, en el sentido de que al menos una parte de los manifestantes

no están de acuerdo con la dirección que están tomando los acontecimientos en nuestro país.

Por el contrario, otros de los manifestantes han comunicado a EL PAÍS que sus reivindicaciones son

esencialmente laborales. Entre ellas se incluye el deseo de ser considerados como profesionales del orden

público, y no como soldados.

Unos dos centenares de policías se concentraron a las once de la mañana en la plaza de Oriente de

Madrid, donde celebraron una asamblea. En ésta se dio lectura a un escrito que contenía las

reivindicaciones señaladas. Después de la intervención de varios agentes se acordó volver a celebrar actos

de este tipo en la plaza de Oriente, si se produjeran represalias. También intervino un representante del

Partido Agrario Español, quien apoyó en su intervención a los manifestantes. Una parte de los

asambleístas, según la agencia Europa Press, criticó esta intervención, replicando que no deseaban

solidaridades políticas.

Después de la asamblea, los •concentrados marcharon en manifestación hacia el Ministerio de la

Gobernación, para hacer entrega de un escrito con sus peticiones. Para ello atravesaron el centro de

Madrid, por la plaza de España, calle de la Princesa, glorietas de Bilbao y Alonso Martínez, calle de

Géneva y paseo de la Castellana.

Durante la marcha, que transcurrió en grupos de tres, se produjeron diversos gritos de apoyo a las

peticiones de ios manifestantes. Al parecer, también se produjeron algunos incidentes entre los policías y

los jefes que intentaron disuadirles. Uno de éstos, según los manifestantes, les dijo que estáis hundiendo

España, a lo que se le contestó que sólo defendían sus derechos.

La manifestación, compuesta ya por unas cuatrocientas personas, llegó ante el Ministerio de la

Gobernación a la una menos diez de la tarde. Se produjeron entonces algunos gritos pidiendo la dimisión

del ministro, señor Martín Villa. Los oficiales y policías que se encontraban de servicio en el interior

trataron de persuadir a los manifestantes para que abandonaran el tugar, a lo que éstos se negaron.

Grave incidente

El incidente más grave se produjo cuando el general subinspector de la Policía Armada, señor Chicharro,

intentó hacer la misma gestión. Los manifestantes le abuchearon y, al intentar el general reprimir estas

manifestaciones, algunos reaccionaron violentamente, produciéndose un fuerte altercado físico, mientras

se pedía la dimisión del general.

También acudieron a la misma calle fuerzas de la brigada antidisturbios de la Policía Armada, que no

llegaron a intervenir en nningún momento. Algunos manifestantes indicaron que estas fuerzas no

intervendrían en ningún caso contra ellos.

Al lugar de los hechos, que fue acordonado por las fuerzas antidisturbios, acudieron fotógrafos de prensa

y una cámara de televisión, pero los manifestantes impidieron en todo momento ser filmados, al igual que

habían hecho durante la marcha hacia el Ministerio.

Los policías manifestantes insistieron repetidamente en su intención de que una comisión fuera recibida

por el ministro de la Gobernación, que se encontraba en el edificio, al igual que el vicepresidente para la

Defensa, teniente general Gutiérrez Mellado. Parece ser que la entrevista tuvo lugar por fin, aunque no se

ha podido confirmar este extremo, ni tampoco el posible contenido de la misma. Lo cierto es que poco

después de la hora en que pudo haberse producido, hacia las tres de la tarde, la concentración se disolvió

pacíficamente.

 

< Volver