Estimada a un 300 por 100 por algunas organizaciones, la CNJA la considera desmesurada y poco realista. 
 Los jóvenes agricultores, contra las subidas de la contribución rústica     
 
 ABC.    14/01/1983.  Página: 50. Páginas: 1. Párrafos: 9. 

Estimada en un 300 por 100 por algunas organizaciones, la CNJA la considera desmesurada y

poco realista

Los jóvenes agricultores, contra las subidas de la contribución rústica

MADRID. Continúan las protestas de los agricultores ante la subida de la contribución rústica y

pecuaria para el quinquenio 1983-87, que ha empezado a ser aplicada, contribución estimada

por alguna organización agraria en un 300 por 100 de media y por encima de esta cifra según

cultivos y provincias.

El Centro Nacional de Jóvenes Agricultores (CNJA) manifiesta, en un comunicado facilitado a

Efe, su más «absoluta negativa y disconformidad con dicha medida» y, en cartas dirigidas al

presidente del Gobierno, a los ministros de Agricultura y Hacienda y al Defensor del Pueblo,

solicita que se anule y reconsidere, dejándola en suspenso hasta su discusión posterior con las

organizaciones profesionales agrarias.

El CNJA basa su postura en los siguientes puntos:

* En la contribución rústica y pecuaria, la base imponible de cada parcela, así como la

descripción y datos de la misma figuran en el catastro de rústica. Este catastro está sin

actualizar. No es posible actualizar los títulos evalúatenos basándose en datos obsoletos.

* En el texto refundido dé la contribución rústica y pecuaria están exentas las parcelas que,

perteneciendo a un mismo propietario, no tengan asignadas, en conjunto, bases imponibles

superiores a 5.000 pesetas. Asimismo, en la actividad ganadera independiente están exentos

aquellos cuya base imponible no exceda de 20.000. En la nueva regulación no se contempla la

actualización de dicha exención.

* Los efectos de esta medida repercuten en los trabajadores autónomos, calificación en la que

se encuentran los empresarios autónomos cuyo líquido imponible fuese inferior a 50.000

pesetas, pertenecientes en su mayoría a las explotaciones familiares. Muchos agricultores y

ganaderos se verán obligados a abandonar dicho régimen de autónomos, al no actualizar dicho

líquido imponible en proporción al incremento de tipos evalúatenos.

* Repercusión de los criterios de valoración en los impuestos de transmisión patrimonial de

bienes rústicos.

* Las cooperativas y sociedades agrarias de transformación que poseen la calificación de

fiscalmente protegidas perderían dicha calificación al superarlos socios la base imponible

exigida.

Fuentes del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, en respuesta a una consulta sobre

la postura ante las protestas de representantes del sector por esta subida de contribuciones,

manifestaron que no tenían nada que decir, porque «es el Ministerio de Hacienda el que tiene

competencia sobre los impuestos».

 

< Volver