Según familiares de los policías detenidos. 
 La manifestación de los dos mil agentes fue manipulada por intereses de desestabilización     
 
 Ya.    23/06/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 13. 

Según familiares de los policías detenidos

LA MANIFESTACIÓN DE LOS DOS MIL AGENTES FUE MANIPULADA POR INTERESES DE

DESESTABILIZACION

los motivaciones eran exclusivamente laborales • Tres policias armados v cuatro guardias civiles han sido

procesados por presunto delito de sedición • Otros seis policías permanecen detenidos por presunto delito

de insulto a un superior

La manifestación que el pasado día 17 de diciembre reunió a unos dos mil agentes del orden público ante

el Ministerio de la Gobernación fue manejada por intereses ajenos a los de los citados cuerpos, han

manifestado, en una rueda de prensa, familiares de los seis agentes de la Policía Armada que aun se

encuentran detenidos.

En la rueda de prensa, informa Cifra, los familiares manifestaron BU disconformidad por el procedi-

miento empleado para elegir a los presuntos culpables de la manifestación. Según este testimonio, la

manifestación fue convocada a través de las emisoras de los coches patrulla y los superiores tenían

conocimiento de que se iba a celebrar. Ignoran, por otra parte, de dónde surgió el origen de la

convocatoria.

Las motivaciones de los agentes para sumarse a la llamada—agregaron—eran totalmente laborales y así

lo expresaron en el escrito que entregaron en el Ministerio de la Gobernación. Según ellos, la acusación

de sedición que afecta a los procesados debería pesar sobre todos los participantes en la manifestación o

buscar a los auténticos convocantes que—agregaron—por el momento se desconocen.

Sobre siete de los agentes procesados—los que actualmente se encuentran detenidos—pesan peticiones

fiscales de veinte años de reclusión por supuesto delito de insulto a un superior. De acuerdo con lo

manifestado por sus familiares, las acusaciones se hicieron de forma irregular y en las actas existen

contradicciones a la hora de indentificar a los culpables.

LA POLICÍA, UN CUERPO PROFESIONAL

Finalmente, los familiares de los agentes detenidos manifestaron que la principal preocupación de estos

últimos ha sido convertir a la Policía en un cuerpo profesional al servicio del país y del pueblo. Los

motivos de aquella convocatoria a través de las emisoras de Policía—concluyeron—habría que buscarlos

en un intento de desestabilizar la marcha hacia la democracia, y los agentes fueron utilizados contra su

voluntad.

El origen de las detenciones y procesos a agentes del orden público fue la manifestación convocada en

la plaza de Oriente el 17 de diciembre último, manifestación que recorrió pacíficamente Madrid hasta

llegar al Ministerio de la Gobernación. Ante el citado Departamento se registró un pequeño incidente

entre algunos de los manifestantes y el entonces director de la Policía Armada, general Chicharro. Tras

una espera de varias horas en la calle, dos representantes de los agentes entregaron un escrito dirigido al

ministro de la Gobernación, señor Martín Villa, en el que se expresaban sus reivindicaciones.

La tabla reivindicativa consistía en un incremento lineal de 10.000 pesetas—del que se ha concedido un

50 por 100—, ingreso en la Seguridad Social—que se ha hecho ya realidad—, igualdad de trienios sin

distinción de categorías, 100 por 100 de sueldo en caso de jubilación, revisión del sistema de permisos,

libre sindicación y desmilitarización del cuerpo, mediante la revisión del reglamento vigente del 25 de

noviembre de 1930.

PROCESAMIENTOS

A raíz de estos hechos, fueron separados del servicio varios agentes de la Policía Armada y de la Guardia

Civil.

Tres policías armados—Cándido García Grana, Manuel Rodríguez Martínez y Severino Escudero

Martínez—y cuatro guardias civiles—José Pérez Pérez, José García Maclas, Francisco Hidalgo y Diego

Artero—han sido procesados por presunto delito de sedición y puestos en libertad provisional. La

acusación solicitada para ellos, penas que oscilan entre un año y seis meses y diez años de reclusión.

Seis policías armados permanecen detenidos, acusados de presunto delito de insulto a un superior. Se trata

de José Izquierdo Monterroso, Ángel Escorial Hernanz, Celestino Moreno Fernández, Priciliano García

Gómez, Vicente García Egea y Manuel de la Fuente Ruiz. Las penas solicitadas son de veinte años,

excepto en el caso de Manuel de la Fuente Ruiz, que se eleva a veintidós años de reclusión.

 

< Volver