Autor: López Rodríguez, Florentino (NEGRÍN). 
   Apostillas a una realidad     
 
 Pueblo.    15/02/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 4. 

NOTAS DEL DÍA

APOSTILLAS A UNA REALIDAD

LARGA, tendida y distendida, cabe suponer ha sido la reunión entre el presidente Suárez y el comité de ,^^^y la oposición

sobre las negociaciones del tema electoral. Se sabe, por lo pronto, que existirá ley Electoral dentro de muy poco. Se sigue de

ello que habrá tenido que haber alguna suerte de acuerdo o entendimiento. Los planteamientos de la

oposición de izquierdas, por lo menos los que han trascendido públicamente, son racionales y razonables;

son los de recibo en una democracia normal y corriente. Es de suponer que la concordancia sobre el tema

electoral lleva ínsita, y de hecho resulta, una cuestión previa absolutamente cardinal: el reconocimiento

legal de todos los partidos políticos ajustados a las leyes. Dicho por lo derecho y en castellano cristiano:

la posible legalización del Partido Comunista Español. Verdad es que el asunto escapa del ámbito de la

Administración, correspondiendo a los tribunales de justicia.

Existen varías tendencias políticas, y no pocas personalidades públicas, partidarias de esa legalización. Es

igualmente cierto que otras corrientes, situadas muy a la derecha y aun simplemente a la derecha, se

muestran hostiles. Con ajustamiento estricto a los estatutos presentados por el P. C. E., formalmente no

parecen existir inconvenientes para su funcionamiento legal. Otra cosa son las presunciones. Pero en

Derecho lo que vale son las declaraciones de principio y los comportamientos ceñidos a esos orincipios.

¿Que hay desviaciones? Ley al canto. Lo que no puede la justicia positiva es elucubrar con abstracciones

o sensibilizarse con presiones de éstas o aquellas fuerzas políticas, que lógicamente defienden posiciones

interesadas, legítimas por supuesto. Ni que decir tiene que no pretendemos, ni remotamente, entrar en el

terreno que por modo exclusivo corresponde a los tribunales. Pero sí es legitimo opinar que no es

conveniente la Idealización del Partido Comunista Español, legítimo será asimismo opinar de otra

manera. Entendemos que la democracia es como es y, por tanto, caben en ella todos los que la respeten.

Incluso llega más lejos la democracia, puesto que admite en su seno a quien no piensa ni siente como ella,

es decir, a las minorías que la combaten. Juicio de abolengo conocido, por lo demás.

Sin la participación de las Izquierdas no es posible la democracia. Y la izquierda es la que es. no las

facciones que gusten a la derecha. ¿Y se Duedfi hablar seriamente de Izquierda sin pl Partido Comunista

Español? El que haya una izquierda, que la hay, no comunista, no quiere´ decir que se pueda hablar de la

izquierda, así en general, sin contar con los comunistas. Con la realidad no se acaba de un plumazo. No

nos mueve, en estas apostillas, ninguna suerte de partidismo: no tenemos otras abscripciones que nuestra

conformidad con la democracia liberal.

Aquí no puede haber más haremos que el de la sinceridad democrática, el respeto absoluto a sus

postulados. Acatamiento a la Corona y respeto estricto al sistema pluralista; ésa es la cancha de iuego. Y

que la voluntad nacional opte pn cada momento con arreglo a su libre criterio.

NEGRIN

 

< Volver