Autor: Ortega, Félix. 
   Sadat, Suárez, socialismo     
 
 Arriba.    18/01/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 5. 

SADAT, SUAREZ, SOCIALISMO

AL margen de que sus nombres respectivos empiecen por "s" y de que ambos/procedan del medio

rural, los Presidentes Sadat y Suárez tienen un amplio espectro de temas de conversación en su jrfoximo

encuentro. Ambos están embarcados en un proceso democratlzador para reemplazar estructuras

constitucionales provisionales con otras permanentes. Ambos gobiernan países con crisis económicas

agudas y ambos están sometidos a la gimnasia diaria de los deseos o presiones internacionales sobre los

futuros de sus respectivos países, según gustos exteriores diversos.

UX diálogo hispano-egipcio a estas al. turas y a nivel de intercambio de impresiones es muy útil. El

Presidente egipcio, partiendo de un sistema socialista heredado, que en algunas partes del mundo con

distintos sistemas sociales ha llegado a calificarse de fascismo ha conseguido (a magia de evolucionar en

menos de seis años hasta un sistema que le permite, según declaró hace días a C- L. Sulzberger.

plantearse ya para muy pronto la petición de ingreso egipcia en la Internacional Socialista. Y esto es

realmente mágico, porque Sadat ha hecho evo!uc!o. nar a la Unión Socialista Árabe hacia tres grupos, que

son en realidad sólo uno. pero con centro, derecha e Izquierda. Los tres, dice el Presidente, evolucionarán

por

libre en el futuro, pero a partir de unas bases preestablecidas. Una especie de ventanilla previa.

PERO donde la magia del Presidente egipcio es brillante es en su enfoque del problema económico, con

su búsqueda de inversiones exteriores y de independencia energética, sincronizadas con una promoción

agrícola capaz de reforzar el ingreso básico del país, los derechos de tránsito por Suez Para ello, Sadat

cuen. ta con un arma personal, algo que uno de sus ñas distinguidos enemigos, el ministro de defensa

¡sraeli, Simón Peres, en lo que sólo se puede interpretar como un elogio, llama ]a capacidad del

Presidente de "afinar el piano" para detectar la música que gusta en ciertos nheles internacionales. En

definitiva, un sentido nase. rista, refinado en e! tiempo, para surcar aguas internacionales sin entregarse

defl. nitlvamente a nadie ni recha/íir definitivamente a nadie. Sólo así se pued^ pro. gramar un ?squema

de desarrollo agrícola, con explosiones atómicas incluidas, para conectar Qatara con el Mediterráneo y

con cuatro centrales nucleares para desa. linízar igua de riego y producir energía capa/ de suplementar el

petróleo y lograr la independencia energética. De algún sitio tienen que salir estas centrales. O de uno o

de otro, eso está claro. Y Egipto, siempre, tiene todas las opciones abiertas,

ACASO sea esa misma habilidad que Simón Peres, con cierta dosis de irri. tación, llama "musical" la que

permite plantear seriamente la entrada en la Internacional Socialista, con lo que antes de la futura

evolución es en realidad un partido único con tres vertientes, amparado por la posición del Presidente

egipcio que, naturalmente, no condena el sis. tema de partidos, sino la "corrupción" y la "ausencia de

programas" en los mismos.

ESTA nrta seguida por Sadat. con el único faro del Interés nacional por delante, adecuándose a ios

cambios que cree precisos, aunque entre ellos esté el sentar.se con Israel en la Internacional, es el que te

ha permitido mantener la inicia uva constantemente cu el foro In. ternaciun.tl. Usando tas dosis adecuadas

de sonrisas y dure/a ya sabe lodo e! mundo que lo que ayer les pasó a tos rusos puede pasarlf.s mañana a

los ameritamos Por supuesto esto puede calificarse de oporlu. nísmn. Pero Egipto está evolucionando,

también, hacia un sistema m;is abierto y, en definitiva, más en las democracias occidentales todavía que

en las tercenmmdistas. ln presidente pasa con más énfa. sis a la historia cuanto más oportunista ts al

servicio) de Id nación

Félix ORTEGA

 

< Volver