Autor: Blanco Vila, Luis. 
   Nunca un "no" fue tan menospreciado     
 
 Ya.    27/11/1976.  Páginas: 1. Párrafos: 11. 

Nunca un "no" fue tan menospreciado

ESTA visto que ni siquiera lo mas fácil resulta mollar para el Gobierno Suárez. Ahí está el referéndum, a la vuelta de veinte días, tan diáfano en su planteamiento, que a. algunos parece haberlos deslumbrado. Reconozco en seguida que la capacidad dialéctica de los demócratas totales ee grande, que su búsqueda del flanco más desguarnecido es hábil y que con un poco de suerte, van a conseguir desconcertar ligeramente a la pequeña porción de España que está detrás d« sus palabras. Reconozco asimismo qu« el Gobierno tiene que olvidar viejos prejuicio» y plantearse de una vez la verdadera situación de un pueblo que, sin Intermediarios, acude decididamente a la cita con el futuro. Esto ee muy Importante.

El meollo de la cuestión

RECONOCIDO lo cual, pienso que lo justo es volver a los planteamientos de fondo sin perderse en las palabras. ¿D» qué s« trata, en electo? Sencillamente de sancionar, a través de la expresión del sentir popular, la reforma política emprendida con muy buen pie en laa Cortes. A este objetivo hay que sacrificar lo que es puramente accesorio. ¿Alguien está en condiciones de negar la voluntad del pueblo español de ir hacia ese futuro de participación? Creo que no. ¿Resultará fácil torcer esa voluntad? Pienso que es caet imposible.

Pero, amigos, la oposición, la llamada oposición -democrática, también es pueblo y, como tal, debe ser escuchada. Lógico es, entonces, que su voz se oiga, y que se oiga nítidamente, razonadamente, a través de los medios normales de difusión y escucha. Otra cosa muy distinta es que se sirvan det juego para romper la baraja, Me expilco: en toda consulta democrática hay tres posibilidades que son el "sí", el "no" o e1 voto en blanco. Cualquiera de las tres es legítima y, como tal, merece ser tenida en cuenta. Ahora bien, lo que no me parece limpio es retirar las cartas y provocar ta abstención,

Sumar abstenciones

SI no estoy muy equivocado, loa predicadores de la abstención pretenden confundir. Tratan de sumar las posibles abstenciones que llamaríamos activas —las conscientes, las buscadas políticamente—a las que, sin duda, se van a producir por otras muchas razones, como seria la enfermedad, el despiste, la ausencia, etc. I>e este modo, el porcentaje de abstenciones resultará mucho más considerable que el que responderia a una actitud política activa.

Y eso no me parece ni limpio ni democrático. Los enemigos de la reforma, loe que lo son porque la consideran heterodoxa desde la derecha y loa que la juzgan Insuficiente desde la izquierda, tienen a eu alcance el voto negativo, pero el voto, el derecho a decir "no" valientemente. Y tienen incluso la papeleta en blanco, que es Una forma de negar la validez de la consulta.

Un juicio positivo

DESPUÉS de tantos juicios negativos, de una huelga general contra, da un cúmulo de reticencias, reconforta leer en una revista especializada como es "Situación", del Banco de Bilbao, un juicio positivo acerca de las medidas económica» adoptadas por el Gobierno en el mee de octubre.

En efecto, en e! editorial del último número que ha llegado a mis manos, la revista dice: "En raras ocasiones en la historia de nuestra normativa económica se puede encontrar un conjunto de disposiciones tan ensambladas y de tan amplio espectro. Y todavía menos con un aparato dispositivo menoa pretencioso en su estructura formal: se huye de laa grandea palabras, de loe inalcanzables objetivos, en fin, ds toda esa tipología de la grandilocuencia económica a ¡a que con tanta iroclividad y con tan pocos fectos prácticos se ha venido i demasiadas ocasiones recu-

iendo. Porque, ante todo, ee querido jugar la baza del pragmatismo."

Luis BLANCO VILA

 

< Volver