Diez "grapos" se niegan a ser juzgados por incoparecencia de una procesada     
 
 Ya.    29/05/1979.  Páginas: 1. Párrafos: 10. 

Diez "grupos" se niegan a ser juzgados por incomparecencia de una procesada

Diez miembros del GRAPO no han podido ser juzgados esta mañana en la Audiencia Nacional ai negarse

a contestar a lae preguntas del ministerio fiscal y a eu» propios abogados defensores, informa Lagos.

En vista de la actitud de los procesados, los abogados desistieron de proseguir el Juicio por considerar que

no podían hacerse cargo de una defensa que había sido rechazada por los interesados.

La actitud de los letrados no ha sido considerada oportuna por el filcal, quien ha solicitado del tribunal

dirigir la correspondiente comunicación al Colegio de Abogados sobre el proceder de los defensores.

El presidente del tribunal, por su parte, y en vista de la postura de procesados y letrados, ordenó la

suspensión del juicio contra los diez "grapos".

Sin embargo, el juicio continuó tan sólo contra uno de los procesados en el sumario y que no quiso

secundar a sus otros diez compañeros. Se trata de Rosario Viar Polo, para quien el fiscal ha pedido tres

años de cárcel como presunta autora de un delito de tenencia Ilícita de armas y otro de tenencia de

explosivos. I«a procesada ha negado las imputaciones del fiscal y ha manifestado ante el tribunal que no

tenía nada que ver con el GRAPO ni había realizado actividades de carácter político. Manifestó que sus

contactos fueron con el procesado Eugenio Fernández Montero, con quien dijo haber estado viviendo

íntimamente. Fernández Montero compareció como testigo y negó haber tenido relaciones de este

carácter con la procesad».

Los otros procesados

Para los otros diez procesados él fiscal pide en sus conclusiones provisionales un total de danto cincuenta

y tres años y seis meses de cárcel por delitos de robo, allanamiento de morada, coacciones, estragos en

grado de frustración, tenencia d« armas y explosivos y siete delitos de detención ilegal.

Los procesados son Luis Alvarez Fernández, alias ´´Agustín" (petición fiscal, diecinueve años y cinco

meses de cárcel y 210.000 pesetas de multa); Justo Cabañas Moran, alias ´´Alberto" (dieciséis años y cinco

meses de caree] y 180.000 pesetas de multa); José Luis Bermejo Villegas, alias "Braulio" (dos años y un

mee de cárcel y 30.000 pesetas de multa); Juan José Crespo Gelende (en rebeldía); Juan Delgado Moreno,

alias "Pedro" (doce años y tres meses de cárcel y 130.000 pesetas de multa); Elvira Dieguez Silveira, alias

"Amalia" (diecinueve años y cinco meses de cárcel y 210.000 pesetas de multa); Eugenio Fernández

Montero, alias "Alvaro" y "Carlos" (treinta y nueve años y once meses de cárcel y 100.000 pesetas de

multa); Fernando Hierro Cnomon, alias "Claudio" (nueve años y siete meses de cárcel y 50.000 pesetas de

multa); Juan Muiños Formoso (dieciséis años y cinco meses de cárcel y 180.000 pesetas de multa), y

Francisca Pérez Pérez, alias "Ana" (dieciséis años y dos meses de cárcel y 180.000 pesetas de multa).

Según el fiscal, el 11 de Julio de 1977 los procesados asaltaron las instalaciones de la empresa Ataio

Ingenieros, S. A.. en Fueniabrada, y se llevaron un catálogo de control eléctrico. 55 megáfonos, 21

sintonizadores, 28 auriculares, 20 generadores. 28 voltímetros y otro material. Para llevar a cabo este acto

intimidaron con arma de fuego a las personas que en aquel momento se hallaban en el interior de la

empresa.

Secuestro de un técnico de lo SER

El 18 de julio de 1977 los procesados procedieron a secuestrar a don Mario Frigerti, técnico de

radiodifusión de la empresa Sociedad Española de Radiodifusión, y le llevaron hasta las instalaciones de

la emisora Radio Madrid, sita en la carretera de Carabanchel a Pozuelo. Tras reducir a! vigilante y a su

familia, obligaron al técnico a interrumpir la emisión que se estaba realizando e introducir una grabación

en cinta magnetofónica de un programa del GRAPO. Esta no pudo ser emitida en forma audible por estar

grabada a velocidad distinta de la utilizada por la emisora.

Por último, dice el fiscal, los procesados colocaron cartuchos de "goma 2" en diferentes lugares de las

instalaciones radiofónicas. La carga fue desactivada por técnicos artificieros y la explosión no llegó a

producirse.

 

< Volver