Mediante un sistema de grabación. 
 La policía localiza en Madrid diversas amenazas telefónicas de colocación de bombas     
 
 El País.    31/05/1979.  Página: 20. Páginas: 1. Párrafos: 9. 

Mediante un sistema de grabación

La policía localiza eir Madrid diversas amenazas telefónicas de colocación de bombas

Al mismo tiempo que se repetían en distintos puntos del país las llamadas anónimas anunciando la

colocación de bombas en lugares públicos, la policía consiguió grabar y localizar algunas de estas

comunicaciones telefónicas.

Concretamente en Madrid, donde a lo largo de la jornada de ayer tuvieron que ser desalojados el colegio

Valdeluz, próximo a la Ciudad de los Periodistas, y el Palacio de Justicia, fueron controladas y

localizadas varias llamadas anónimas, sobre cuyas pistas prosigue la investigación policial.

El aviso telefónico anunciando la colocación de una bomba en el Palacio de Justicia se recibió alrededor

de las once menos cuarto de la mañana de ayer, momento en que fue desalojado el edificio y suspendidas

provisionalmente las vistas de distintos juicios que se estaban realizando.

También fueron falsas las supuestas bombas que los comunicantes aseguraron se encontraban en el

interior de los colegios San José, de Ciudad Real, y Generalísimo Franco, de Cádiz.

Este tipo de amenazas anónimas constituye un delito tipificado en el Código Penal, castigado con penas

de prisión y sanciones económicas de diversa consideración. El Gobierno Civil de Madrid ha asegurado

que aplicará la ley con rigor en cuanto localice a los autores de las llamadas, controladas mediante unos

dispositivos de control montados en teléfonos de diferentes organismos, centros públicos y domicilios de

personalidades políticas, ya que, de acuerdo con las recientes normas jurídicas para combatir el

terrorismo, está permitido el control de determinados teléfonos.

Dinamita para el diario "Egin"

Por otra parte, y según informa nuestro corresponsal en San Sebastián, Antonio González, los

trabajadores del diario Egin, editado en San Sebastián, se tomaron en serio en la madrugada de ayer el

mensaje transmitido por teléfono por un comunicante anónimo, que informó de la existencia de un

artefacto en la parte trasera del edificio. Una vez desalojadas las dependencias del periódico, el equipo

especial de la Policía Nacional desactivó, a la una y media de la madrugada, la carga explosiva, que,

oculta en una caja de cartón, contenía entre setecientos y ochocientos gramos de dinamita.

Horas antes de que esto sucediera se recibía en la redacción del mismo diario otra llamada anónima, en la

que el interlocutor informó que el autodenominado Batallón Vasco Español se responsabilizaba del

atentado llevado a cabo en la madrugada del domingo contra una camioneta del diario Deia, editado en

Bilbao. La organización de extrema derecha, en nombre de la que hablaba el anónimo comunicante,

aseguró también que continuarían actuando contra el resto de los medios informativos vascos.

En otro orden de cosas, Javier Galdeano, miembro del consejo de administración del diario Egin, ha

ingresado en la prisión de Basauri, tras permanecer 83 horas incomunicado en la comisaría de la Jefatura

Superior de Policía de Bilbao. El consejo de fundadores y de administración de Egin informó ayer en un

comunicado reproducido en la primera página del periódico que Javier Galdeano había sido maltratado y

no se le había permitido ejercer su derecho a designar abogado defensor. La policía acusa a Javier

Galdeano, detenido el sábado, de «supuestas implicaciones en presuntas actividades relacionadas con

ETA».

Cinco banderas españolas, quemadas en Miranda

Cinco banderas españolas aparecieron quemadas en la mañana de ayer en la plaza de toros portátil

instalada en Miranda de Ebro, en la provincia de Burgos. Aunque ninguna organización se ha hecho

responsable del hecho, se encontró muy cerca del lugar una nota en la que se anunciaba que la próxima

vez actuarían con bombas.

EL PAÍS

 

< Volver