ETA: Crímenes y errores     
 
 Diario 16.    10/07/1979.  Páginas: 1. Párrafos: 4. 

ETA: Crímenes y errores

ETA, en sus dos ramas, militar y político-militar, se encuentra en el punto más bajo de su historia

terrorista, sólo comparable a la sima en que se hundió al trascender que la eliminación de Pertur había

sido obra de los «milis» y, concretamente, de Apala hace ahora poco más de un año. Aquella noticia,

reveladora de las criminales interioridades de ETA, tuvo continuación próxima en el asesinato de José

María Portell, director de la «Hoja del Lunes» de Bilbao. Los asesores de ETA consideraron entonces que

la imagen de la organización terrorista había quedado pulverizada y estimaron como tarea imposible todo

intento de rehacerla y de ganar para ella confianza.

Estas estimaciones fueron desmentidas porque no habían tenido en cuenta un factor de primerísima

magnitud: la capacidad de los errores del Gobierno y de las Fuerzas de Seguridad del Estado (FSE) para

reconstruir las arruinadas posibilidades de ETA. Baste recordar, como enumeración sólo indicativa, los

sucesos de los pasados sanfermines, de la cuesta de Aldapeta en San Sebastián, de Rentería, etcétera.

Y han sido después los propios etarras quienes con nuevos crímenes y errores han vuelto a destrozar su

imagen y a concitar contra sí una nueva repulsa aún más encendida, que alcanza incluso a fitas

consideradas muy cercanas, como las de Euskadico Ezkerra. Ahí está, por ejemplo, el testimonio del

procurador de las Juntas Generales de Guipúzcoa, José Antonio Ayestarán, que presentó su dimisión.

Ahora a ETA, como hace un año, sólo la pueden salvar los errores del Gobierno y de las FSE. Por eso,

todavía deben ser evitados más radicalmente. Sólo así, ETA podrá ser eliminada y Bandrés no tendrá en

adelante oportunidad de salvar vidas, porque las vidas en Euskadi y en España entera estarán a salvo del

terrorismo.

 

< Volver