Tras los asesinatos de Bilbao y en el día de la Legión. 
 Firme reacción militar contra el terrorismo     
 
 Diario 16.    21/09/1979.  Página: 3. Páginas: 1. Párrafos: 25. 

Diario 16/21 -septIembre-79

Tras los asesinatos de Bilbao y en el día de la Legión

Firme reacción militar contra el terrorismo

Altos mandos militares reaccionaron ayer con firmeza, no exenta de críticas, sobre los asesinatos de dos

jefes del Ejército en Bilbao el pasado miércoles, con motivo de los actos celebrados en el LIX aniversario

de la fundación de la Legión.

En Tenerife, el jefe del Estado Mayor del Ejército, teniente general Gabeiras Montero, afirmó que

«España está enferma y sometida a unos tratamientos que no dan el resultado todo lo satisfactorio que

quisiéramos».

En el mismo acto, el capitán general de Canarias, general González de! Yerro, añadió que «no se ve

acción eficaz de autoridad que invierta de modo total el curso de los acontecimientos».

En otro acto legionario celebrado en Ceuta, el capitán general de la II Región Militar, general Merry

Gordon, afirmó en otro discurso que «ahora, una serie de enanos, asesinos, ratas de alcantarillas, nos

atacan por ía espalda para hacernos perder los nervios. Pero no los perdemos. Los perderán ellos».

Por último, en Melilla, el capitán genera! de la IX Región Militar, general Delgado Alvarez, pidió

cristianamente «entereza suficiente para soportar con serenidad tan criminales atentados contra la Patria».

SANTA CRUZ DE TENERIFE, 21 (D16 y agencias).— El teniente general Gabeiras Montero dijo

ayer, en el curso de los actos conmemorativos del LIX aniversario de la fundación de la Legión, que

«España está enferma» y los tratamientos no han dado resultados satisfactorios, pero que no creía que «la

patria tenga que acudir a nosotros para mantener

El jefe del Estado Mayor del Ejército afirmó ayer en el CÍR número 15: «No cabe duda de que España

está enferma, y sometida a unos tratamientos que no dan el resultado todo lo satisfactorio que

quisiéramos. Pero precisamente porque estoy aquí, yo os pido un mayor esfuerzo para permanecer

inmunes a esa enfermedad, vacunándoos con el cultivo de las virtudes militares.»

Refiriéndose a la problemática castrense, el general Gabeiras señaló: «Me atrevo a aseguraros que se está

haciendo un esfuerzo ímprobo en todos los sectores. Y creo que podemos congratularnos del esfuerzo que

desarrolla este primer ministro civil de Defensa que tenemos desde hace muchos años. De su dedicación

doy fe y os traigo su salutación cariñosa.»

«Creo —añadió— que su gestión dará próximamente frutos, que se traducirán visiblemente en el material

y en el personal. Y de éste, no sólo el de activo, sino también en el familiar y retirado».

No tendrán que acudir a nosotros

«Aún ayer —prosiguió el teniente general Gabeiras mantuve contactos en este sentido con las autoridades

más representativas de la Asmínistración Central, y os puedo asegurar que pocas veces he visto defender

nuestros intereses con tanta preocupación y vehemencia.»

«Creo que pronto veremos los frutos, no sólo inmediatos, sino en proyectos continuados a largo plazo.

Quiero que estas palabras y esperanzas que os transmito sirvan de acicate para reavivar y sostener esas

magníficas virtudes señaladas por vuestro capitán general: Que os mantengan inmunes a cualquier

incidencia exterior disolutoria, por si llega el momento, que yo no creo, en que ia Patria tenga que acudir

a nosotros para mantener su esencia .

No hay acción eficaz de la autoridad

Anteriormente, el capitán general de Canarias, González del Yerro, afirmó en su discurso que no hay

acción eficaz de auroridad para invertir el curso de los acontecimientos.

Tras hacer mención al atentado en Bilbao contra dos jefes del Ejército, expresó sus palabras de

sentimiento y repulsa. «De sentimiento, por la muerte de estos compañeros, y también porque parece que

se nos va muriendo España. De repulsa, por el acto en sí: uno más de la larga serie de atentados contra las

Fuerzas Armadas, y porque no se ve acción eficaz de autoridad que invierta de modo tal el curso de los

acontecimientos.»

«La inquietud, la preocupación fundamental de nuestros cuadros de mandos descansa en la propia esencia

de su vocación militar al servicio de España, a través de la institución Ejército. No nos comprenden, ni

aceptan los ataques a un Cuerpo distinguido del Ejército como es la Legión.»

Añadió el general Del Yerro, respecto a ¡os legionarios, que «Íes inquieta la inseguridad creciente de las

calles de nuestras ciudades; les duelen y angustian las ofensas a España y a sus símbolos. No comprenden

que puedan impunemente producirse ataques públicos a esencias que para ellos son sagradas y que han

jurado defender».

«Al igual que eJ resto de las Fuerzas Armadas —finalizó-, estos generales, jefes, oficiales, y suboficiales

han aceptado la llamada "transición" con plenitud y con una gran comprensión. Aceptan el principio de la

primacía del poder civil sobre el militar, y si algo lamentan es la desconfianza que hacia ellos se respira

en algunos ambientes.»

 

< Volver