Autor: Onega López, Fernando. 
   El péndulo     
 
 Arriba.    18/01/1977.  Página: 1-2. Páginas: 2. Párrafos: 4. 

Fernando ONEGA

Péndulo

YO quiero levantar una bandera de esperanza ante el día de hoy. Y quisiera hacerlo porque me

parece que se acaba de dar un paso, aunque solo sea un paso, para llegar al entendimiento del pro blema

vasco. Hasta ahora, una de las grandes dificultades habia sido la falta de Interlocutores válidos. No sé si

responde a esta categoría la comisión de Alcaldes que hoy visitan al Ministro de la Gobernación, pero el

comunicado surgido de la reunión de Echarri-Aranaz ofrece un campo nfttdo para el diálogo.

Efectivamente, los reunidos tienen una razón de origen: no se supo entender el probloma vasco. Y ta

consecuencia esto todos los dios en los periódicos: un constante deterioro de las relaciones enrieos en

auella región y un problema político que. sí no se agravó en los últimos meses, sí está estacionarlo.

Las peticiones vasconavarras se resumen en tos siguientes puntos: amnistió, restitución de

los fueros originarios y cooficiaIidad del euskera. ¿Es imposible la negociación sobre estos puntos?

Evidentemente, no. El Gobierno admitió a discusión el tema de la amnistió en sus contactos con «los

nueve*. La cooficialidad es reconocida en Cataluña, y los demfis tatemas nacionales no van a ser una

excepción. En cuanto a los fueros, no deben ser un probismu insalvable. Tenemos, pues, un marco de

negociación. Es algo que no tentamos hace una semana. SI esto no sirve para arreglar el problema, es

dudoso que se consigan mejores condiciones. Un ala penMo en on problema tan vital para • política

española soto puede significar un retraso. Y un retraso, en estas condh dones, es un agravante.

NatunMitBnte, en el concterto de las exigencias regionales

las Vascongadas no son la única voz que se oye. Este fm de semana significó que, mas o menos al grito

de «| Fueros, sfp pero para todo»!», León y Castilla salieran a la palestra nacional a reclamar sus

tradicionales Cortes. ¿Quién les puede negar este derecho de soUdtud? Nadie, evidon tómente. Poro* el

hecho de que estos temas salgan a la luz y se planteen significa que el hecho regional está verde. Muy

verde. Aquí hacía falta una espede de debate publico que nos nevase a alguna solución. La deftnrava, ya

lo sabemos, estará en Íes próximas Cortes Constituyentes, que tendrán a la región como uno de sus

primeros compromisos. Pero para esas Cortes faltan todavía seis meses.

En Cataluña la iniciativa de Suárez consiguió encomiar la fóimulB que ressitía ese tiempo sta deleito!o de

I» situación, e Incluso dando todo el trabajo hecho. En las demás reglones todavía no se dk» ese paso. Es

lo que podemos esperar de la entrevista de hoy en Madrid. Es, al menos la esperanza de este cronista.

Comparado con este problema parece que el resto de la vida del país es una balsa de aceite. El coste de la

vida sólo subió un 1,04 por 100 en diciembre y, acostumbrados como estamos a mayores cotas, y

teniendo presentes las alzas de las Navida des, incluso parece un consuelo. Pero cuando escribo estas

líneas parece que se están produdlendo amplios corrimientos de tierras enüe las fuerzas políticas. Por

ejemplo, se vislumbra una escisión en la Federación de Partidos Socialistas que significaría la

consolidación del PSOE como centro de la tendencia socialista española seguido de le|os por el PSP. Al

mismo tiempo, se puede dar por hecha la constitución de un bloque de centro, fomiadu por el Partido

Popular, UDE y tos liberales. Ojo: en este último pacto puede estar una de las claves de las próximas e I

accione». Y, por cierto: ¿No había algún Ministro que pertenecía a la Unión Democrática Española?

Femando ONEGA

• Arriba

 

< Volver