Juzgados en la Audiencia Nacional. 
 Más de ciento treinta años pide el fiscal para cinco "grapos"  :   
 Están acusados de asesinar a un policía nacional en Vallecas. 
 ABC.    10/10/1979.  Página: 6. Páginas: 1. Párrafos: 9. 

JUZGADOS EN LA AUDIENCIA NACIONAL

MAS DE CIENTO TREINTA AÑOS PIDE EL FISCAL PARA CINCO «GRAPOS»

Están acusados de asesinar a un policía nacional en Vallecas

Ciento treinta y cuatro años de prisión solicita el fiscal para cinco miembros de los GRAPO. acusados de

dos asesinatos, uno áe ellos en grado de frustración, causa cuya vista se celebró en la mañana de ayer en

la Sección Segunda de lo Penal de la Audiencia Nacional.

En el atentado, realizado en marzo de 1978, resaltó muerto Félix García Alonso y herido Manuel Vázquez

Blanco, ambos policías nacionales de vigilancia en la calle de Manuel Pérez, en Vallecas.

Los procesados son María Paloma Gutiérrez Estévez, Juan García Martín. Andrés Mencía Bartolomé.

Antonio Lago Iglesias y Francisco Javier Echevarría Pardo. Para Mencía, el fiscal solicita la mayor pena:

treinta y cuatro años de prisión.

Andrés Mencía fue, según expone el fissal en su escrito de conclusiones provisionales, Quien realizó los

disparos contra los policías, mientras que Lago permanecía junto a él, también pistola en mano. Cuando

los dos miembros de las POP cayeron al suelo, los terroristas se apoderaron de sus pistolas.

Durante la visita de la causa. Mencía dijo que eran, los magistrados quienes tenían las manos manchadas

de sangre y quienes deberían estar en el banquillo. Lago se expresó en términos similares y se pronunció

en contra del Estatuto vasco, al que calificó de «farsa».

Todos los procesados fueron retirados a los calabozos y el juicio continuó con la prueba testifical y dos

pruebas periciales.

Los testigos no aclararon prácticamente nada del asunto y en la primera prueba parcial, a cargo de ios

médicos que hicieron la autopsia al fallecido, dijeron que éste presentaba orificios de entrada de bala de

frente y por la espalda, como si hubieran disparado contra él ya una vez e´n el suelo.

La segunda prueba parcial fue de huellas dactilares recogidas en un automóvil, que tampoco aclararon

nada concreto.

El fiscal elevó a definitivas sus conclusiones provisionales y también los defensores, éstos para solicitar la

absolución de sus patrocinados, por falta de pruebas, según ellos. La causa ha quedado vista para

sentencia.

 

< Volver