Autor: Hernaiz, Eduardo. 
 La izquierda, entre la esperanza y la frustración. 
 1976: balance de un año de la transición     
 
 Pueblo.    29/12/1976.  Páginas: 1. Párrafos: 24. 

La Izquierda, entre la esperanza y la frustración. Pueblo

• El Gobierno Arias siguió un lento camino, con pasos al frente (Congreso de

la U. G. T., regreso de

socialistas históricos) y pasos atrás (Vitoria, Montejurra)

+ La fusión de la Junta y la Plataforma, duro golpe para el ministro Fraga

• El ciudadano español, ante una sopa de siglas más propicia a lo confusión

que a la clarificación

+ Los avatares de la oposición pueden dividirse en • antes y después de Adolfo

Suárez

En 1976 el ciudadano español. durante tiempo políticamente amorfo, se encontró

con una auténtica sopa de siglas.

UNA de las características políticas del año que se termina viene ciertamente

marcada por las demostraciones de fuerza de que ha hecho gala la oposición de

izquierdas, tanto la democrática como de

marcados signos extremistas. Comoquiera que los ciudadanos de este país—y que

sólo sirva de muestra

el resultado del referéndum estamos en gran mayoría a favor de posiciones

democráticamente sensatas,

este urgente repaso a un año de hechos políticos no va a detenerse en la

atención que merecen las

minorías, con la objetiva base de la proporcionalidad de presente y futuro que

merecen. Y, por tanto, Tan

a centrarse estas líneas en aquellos movimientos apoyados por una auténtica base

popular, sea más o

menos numerosa, según ideologías.

El año de la oposición había comenzado antes, sin embargo. La creación de la

Junta Democrática y de In

Plataforma de Convergencia Democrática, previa a la enfermedad y muerte de

Francisco Franco, respondía a una estrategia democráticamente preconcebida ante

una situación que estaba pidiendo una

transformación de las estructuras sociopolíticas del país, Si ahora políticos

del régimen anterior

argumentan, a la hora de tomar el tren del futuro, que el sistema franquista

acabó con Franco, podemos

añadir que ésa fue la primitiva idea que inspiró a la oposición democrática a la

hora de pedir concordia

nacional a base de manifestaciones pro amnistía.

Terminado un sistema nacido de un enfrentamiento entre españoles, los que habían

perdido tenían todo

el derecho antes también, en opinión de este cronista a dejar de ser españoles

del llanto y del

exilio. Y de la cárcel. Juan Carlos I quiere ser Rey de todos, dice el Monarca

el día de su proclamación

en las Cortes, añadiendo que ninguna causa será olvidada y que nadie ha de

esperar ventajas o privilegios.

«EL 20 A LAS 20»

La línea de conducta señalada por la Corona es la mejor base a la convocatoria

del 20 a las 20 (20 de

enero del 76, ocho de la tarde). La oposición se concentra en los aledaños de

Presidencia del Gobierno

para llevarte personalmente, a viva voz, los deseos de un buen número de

españoles al entonces

presidente Arias.

También por entonces las posturas del Gobierno y de la oposición están bastante

claras. Ninguno de los

dos frentes parece muy dispuesto a ceder, comenzando una serie de sucesos que

más tarde responderían al

titular de «los muertos de la reforma». Mientras (a oposición argumenta una

serie de reivindicaciones

constitucionales, acusa al Gobierno de ostentar un poder no constituido. Y e)

Gobierno se limita a seguir

su lento camino manteniendo un régimen de permisibilidades bandeándose en

pequeños pasos al

frente—regreso de algunos socialistas históricos (Llopis. Salazar. Salcedo.

Torregrosa), congreso de la

U. G. T., etc.—y enormes retrocesos—Montejurra. Vitoria, encarcelamiento de

dirigentes comunistas por

el simple hecho de serio, etcétera.

LA PLATAJUNTA

Pero la oposición, convencida de sus derechos, no se amilana. En la cena-

homenaje a Tierno Galván se

muestra mas unida que nunca y, a la vez, menos convencida de la verdad

reformista del Gabinete Arias.

Las izquierdas llegan a un acuerdo que va a dar mas fuerza y a dinamitar la

entereza del ministro de la

Gobernación para Fraga resultó —igual que para sus compañeros de Gabinete—

demasiado duro el

golpe de la fusión de la Junta y la Plataforma, porque en ella están presentes

loa grupos políticos menos

tolerados por las fuertes reminiscencias del próximo pasado y porque la fuerza

de todos unidos va a

plantear un reto superior a todas las previsiones. La andadura de la oposición

democrática exige desde ese

momento un nuevo planteamiento.

Con la confianza puesta en la concienciación política de los militantes, muchos

de ellos afiliados a

centrales sindicales ilegales, se inician operaciones de movilización más allá

de las propias

reivindicaciones laborales. La palabra amnistía—política, sindical y laboral—.

junto a la palabra libertad,

llenan las pancartas de manifestantes Las detenciones tampoco cesan, aunque

disminuyen. Los

comunicados conjuntos de todos los partidos de izquierdas coinciden plenamente

en sus contenidos: el

régimen de Franco acabó con él. y a partir de él urge un desarrollo político

inspirado en el inviolable

derecho del hombre a la libertad.

En este clima de concienciación surge asimismo el sarampión de los partidos, El

español, hasta entonces

silencioso y políticamente amorfo, se encuentra con un panorama de siglas mas

propicias al barullo y a la

confusión que a la auténtica—y necesaria—clarificación La palabra «partido y

quede en la conciencia de

quien corresponda, et ciertamente devaluada cuando el concepto partido, político

es algo mucho mas

serio y por ende fundamental en la unión de hombres e ideas. Los grandes

bloques—socialistas,

democristianos derechas—podrían, con razón, sentirse primero tristes y luego

despectivos y

sonrientes. Nunca jamás se han producido tantos grupos, subgrupos. subsecciones

de subideologías. etc., etc., que en este primar año sin Franco.

Pero los avatares de la oposición democrática pueden dividirse en antes y

después de Adolfo Suárez. No

porque con el actual presidente esté todo hecho, sino porque con su acceso A

Castellana. 3. se produce

algo más que un cambio de Gobierno: un cambio de lenguaje, un cambio de

mentalidad y un cambio de

estrategia. Suárez, mediante la amnistía del 30 de julio—incompleta, pero

importante—, roba un arma

importante a la oposición La tolerancia es mayor, a pesar de seguir

solicitándose un régimen de derechos. Políticos de izquierdas son recibidos en

la Presidencia del Gobierno. A quienes Suárez fundamentalmente escucha. Y a esto

no estaba acostumbrada la oposición (Felipe González me contaba en Ginebra como

Suárez le había dicho: «Bueno, si quieres nos tuteamos; así será más

fácil el diálogo.) Porque aunque fue eso, simplemente diálogo, cambio de

impresiones y opiniones y no

negociación, la sorpresa duro días en el cuerpo de los rojos.

El Congreso del P.S.O.E. y la aparición y detención de Carrillo, hechos

históricos de un año histórico.

• los partidos importantes (tras el referéndum y ante las elecciones), hacia la

gestación de grandes coaliciones.

Paralelamente, en el seno de Coordinación Democrática—Platajunta para los

amigos—se

producían opiniones encontradas más allá del enfrentamiento P.S.O.E.

García Trevijano.

como también se habían producido en el seno del equipo

democristiano por el visto bueno y visto malo a la presencia de LOS

comunistas en el organismo unitario Las posturas personales

amenazaban peligrosamente con superar a las necesidades de partido.

La crisis en C. D. junto a

divisiones, produjo efectos contrarios: o sea subgrupos más unidos que

nunca en momentos

que perfilan grandes coaliciones.

Pero un hecho enturbia as relaciones, no sólo el Coordinación, une a grupos

ideológicamente afines por

idénticos). El viaje de los socialistas a Lisboa ofrece, primeramente, la sonda

unificadora de los

socialistas; después, la distancia mas grande que entre ellos ha existido.

También, al parecer, efectos de

causas puramente personales. El «documento de los 32» y el «documento Ollero»

(los dos del mismo

autor) pueden haber significado simplemente una firma protocolaria. Coordinación

Democrática, no

obstante, supera la crisis, apareciendo la P. O. D.—Plataforma de Organismos

Democráticos—. de

más amplio espectro político que la Anterior, pero quizá solamente unida por la

línea fundamental del

establecimiento de una auténtica democracia en España.

En la trayectoria de la oposición democrática hay. sin embargo, dos hechos

importantes a destacar en este

breve recuerdo-análisis: la celebración del XXVII Congreso del P. S. O. E. y la

rueda de Prensa y posterior

detención de Carrillo. Son hechos, quiérase o no, históricos. En el primero de

ellos—presentes Brandt,

Mitterrand. Foot, Nenni, Palme. Sule. etc.—se cernía además la sombra del

Congreso de la Internacional

Socialista.

La rueda de Prensa ton Carrillo —después de reportajes en las televisiones

europeas paseando por Madrid— iba mas lejos: los comunistas se presentaban

personal y públicamente ante los ciudadanos españoles Los partidos importantes,

ante el hecho consumado del referéndum y las próximas elecciones

muestran sus imágenes y sus programas en los días gestan grandes coaliciones

electorales Y +IITIH de la

clandestinidad se archiva—ojalá que para siempre—y se pasa a propuestas

concretas, a

programas concretos. La oposición de izquierdas, dueña de la mayor parte de las

abstenciones, se ve, de

cara al próximo año, en la necesidad de ofrecer una estrategia distinta.

...Y AHORA, EL FUTURO

De la cárcel a la calle, las reivindicaciones de ln oposición no han terminado.

Entre el permiso y la

persecución, el año que termina ha sido ciertamente histórico para todos,

absolutamente todos, los

españoles encuadrados en los todavía grupos ilegales Termina, pues, el año del

renacimiento (nunca

estuvo ciertamente muerta. sino en letargo forzoso) para la oposición de

izquierdas. La etapa está casi superada ya. Tanto la lucha de los

«oposicionistas como la buena voluntad de Gabinete Suárez merecen

felicitaciones. Pero para unos y otros, tras la felicitación, está el futuro,

Y puesto que me he ceñí do a hablar de los primeros, a ellos puede ir

humildemente este Final,

en el que no encuentran sin más lamentaciones. La democracia es

—por esencia- para todos.

Consumadas y consumidas ya las palabras de denuncia, se abre el camino de lo

concreto, de lo

democráticamente concreto. Y la oposición de izquierdas que

se apellida democrática« ha

adquirido en sus años de lucha un fuerte compromiso que puede

comenzar a materializarse en

los próximos meses. partiendo de un

Eduardo Hernáiz

 

< Volver