Clarificación y unidad     
 
 Arriba.    07/12/1976.  Páginas: 1. Párrafos: 4. 

COMENZO el domingo en Madrid el Congreso del Partido Socialista Obrero Español, sector

renowno. Se está celebrando en un ofmta de libertad que propician tós poderes públicos, y»en un

apioiente de moderación, por partí de los congresistas. En lo «Ge a nosotros nos afecta como medio de

expresión, vemos con simpatía el Congreso, y así lo hemos manifestado en editoriales anteriores.

Creemos, como hemos repetido muchas veces, que el socialismo es una opción válida, y su concurrencia

es precisa en el momento de construir la democracia. De momento, podemos decir que el Congreso del

PSOE ya rindió su primer servicio: acercaf a Madrid —lo que quiere decir acercar a la realidad

española— a destacados líderes europeos, que tuvieron la oportunidad de conocer en directo un país que

está muy lejos de todos los mitos que circulan por el viejo continente. De hecho, la simple celebración del

Congreso es ya una demostración de todo ello; ta demostración de que existe libertad

política sustituye a los viejos procedimientos.

Pero insistimos en que la opción socialista es válida y necesaria para la construcción de la democracia.

¿Qué condiciones se le pueden poner a esta afirmación? Muy pocas. En realidad, la resumiríamos o una:

que los socialistas clarificaran su presencia, la desmitificaran, y se dispusieran a ofrecer, con humildad y

realismo, alternativas concretas a los problemas concretos de nuestra nación.

Nos parece ya un gran avance que su secretario general, don Felipe González, no piense en subordinar su

lucha política a la legalización o no legalización del Partido Comunista, como el domingo decía é| mismo

en estas páginas. Haría muy bien el PSOE en repasar ta historia y comprobar cómo la larga tragedia del

socialismo español se debe en buena medida a sus alianzas con los comunistas. Nosotros creemos que en

España hay votos suficientes para que exista, sea influyente y quizá gobierne un socialismo democrático,

auténtico y no contaminado de opciones que estén más a su derecha que a su izquierda. Pero esos votos

han de conquistarlos ellos mismos, con un proceso de clarificación que **• peramos que salga de e s t e

Congreso.

Y no sólo clarificación. También unidad. Ahora mismo asistimos —y se demostraba palmariamente hace

unos días en estas páginas— a una gran proliferación de partidos socialistas, que todavía no encontraron

el camino de la agrupación. Surgió, por ejemplo, la Alianza Socialista Democrática. Tenemos, por otro

lado, el PSP ,con el respaldo de la gran personalidad de don Enrique Tierno Galván. En tercer término, no

se puede desconocer la existencia de la Federación de Partidos. Son demasiadas opciones todavía. Por

ello, hay que intentar, a pesar de las dificultades que no ignoramos, que se intente un camino de unidad. A

partir de ella será más posible la democracia, porque se habrán clarificado las posturas de un sector. Estas

son nuestras esperanzas ante el Congreso, de cuya celebración, y de los términos en que tiene lugar, nos

felicitamos todos.

Arriba

 

< Volver