Autor: Prieto López, Manuel. 
 ¿Quién es el GRAPO?. 
 Libertarios manipulados     
 
 Interviú.    01/11/1979.  Página: 17. Páginas: 1. Párrafos: 8. 

Manuel Prieto López

General de la Guardia Civil

Pág. 17

Libertarios manipulados

EN relación con el GRAPO se viene dando la curiosa circunstancia de que siendo tema frecuentemente

tratado en los medios de comunicación e incluso a nivel conversacional, como consecuencia de lo

espectacularmente que sus acciones inciden en la opinión pública, existe sobre él un notable

desconocimiento por parte de la generalidad de los ciudadanos. Este desconocimiento quizá radique en la

falta de análisis serios y en profundidad al respecto.

A lo más que se ha llegado normalmente ha sido a una serie de especulaciones desprovistas del más

mínimo rigor y a menudo subjetivas, interesadas, y producto de un claro oportunismo político en una

penosa linea de: «Di cualquier bobada con publicidad, que algo queda.»

A mediados de la década de los sesenta, una escisión en el seno del comunismo tradicional da lugar al

Partido Comunista Marxista Leninista, en una linea radicalizada y de pretendida pureza ideológica, que a

su vez va a ver cómo unos años más tarde, al final de la misma década, se le escinde asimismo otro

pequeño grupo bajo la denominación de Organización de Marxistes Leninistas de España, que se marca

como linea fundamental de acción lograr la reconstrucción del Partido Comunista. {Vamos, un intento de

retornar al «abuelo»!

Nace asf el Partido Comunista de España «reconstituido», conocido por las siglas PCE (r), con el cual

convive en peculiar maridaje y en calidad de grupo armado el GRAPO, siglas que corresponden a la

denominación de Grupos Revolucionarios Antifascistas Primero de Octubre.

A tenor de lo expuesto, obsérvese la sagacidad de los expertos que adjudicaban al GRAPO obediencia

«ultraderechista».

¿Alguien se ha detenido a analizar cómo, desde hace años, han venido apareciendo, actuando y

desapareciendo sucesivamente unos grupos terroristas que llamados unas veces ARU (Acción

Revolucionaria Unida), otras FRAP (Frente Revolucionario Antifascista y Patriota) o GRAPO, han tenido

el mismo objetivo concretado en dinamitar el Estado? ¿Se ha valorado el origen libertario de gran parte de

los integrantes de cada uno de estos grupos? ¿Alguien ha considerado quién serla el beneficiario del

abandono del poder que sigue indefectiblemente a la destrucción del Estado?

¿No pone todo ello de manifiesto la existencia de centros de decisión por encima de los propios actuantes

que son únicamente comparsas utilizadas por intereses que quizá ni siquiera comprendan?

¿No serta la única vía para acabar con el problema simultanear la acción sobre los auténticos centros de

decisión?

 

< Volver