Sin rastro de los fugados. 
 Destituido el director de la Cárcel de Zamora     
 
 ABC.    20/12/1979.  Página: 7. Páginas: 1. Párrafos: 8. 

ABC. JUEVES. 20 DE DICIEMBRE DE 1979.

SIN RASTRO DE LOS FUGADOS

DESTITUIDO EL DIRECTOR DE LA CÁRCEL DE ZAMORA

Madrid. (De nuestra Redacción.) El director de la cárcel de Zamora, Pedro Romero Macías, fue destituido

ayer de su cargo. Es ésta la primera, y probablemente la última, medida política adoptada por el Gobierno

tras la increible fuga de los cinco dirigentes del GRAPO. Mientras tanto, sigue sin existir el más mínimo

rastro que pueda conducir al paradero de los fugados, aunque la Policía ha elaborado diversas hipótesis

sobre los escasos datos disponibles.

Según fuentes oficiales de! Ministerio de Justicia, ta medida del cese se fundamenta en la apreciación de

posibles negligencias en el funcionamiento del sistema penitenciario en el citado penal. Las mismas

fuentes estiman que, efectivamente, no se han cumplido las normas debidas de vigilancia y recuento de

reclusos. Para sustituir al señor Romero Macías ha sido nombrado provisionalmente el inspector de la

Dirección General da Instituciones Penitenciarias, Emilio García Gallego. La información oficial

facilitada ayer precisa que se ha designado como instructor especial al inspector general penitenciario en

la investigación abierta para aclarar las circunstancias en que se ha producido la evasión da los cinco

reclusos del GRAPO. Fuentes del mismo Departamento añadieron que está en preparación una operación

de «envergadura relacionada con el traslado de algunos presos a cárceles más adecuadas».

Por su parte el director cesado manifestó a la agencia Europa Press que el director genera! de

Instituciones Penitenciarias, señor Galavís, le había comunicado, la noticia del cese, pero sin darle

explicaciones sobre motivos. «Esta tarde — dijo ayer el señor Romero — me reuniré con los funcionarios

de la prisión, porque los profesionales me merecen respeto, y hablaremos de la situación.»

Preguntado si las medidas que se aplicaban en la cárcel eran las normales, el director cesado recordó que

el pasado octubre, cuando fue nombrado para el cargo, los «grapos» hicieron una huelga de hambre en

protesta por la rigidez con que se aplicaban algunas medidas de seguridad.

HUIDA POR CARRETERA. — A partir de las primeras investigaciones policiales, realizadas «in situ»,

parece fuera-de toda duda que los «grapos» huyeron por carretera en uno o varios automóviles que les

estaban esperando. Fuentes bien informadas han revelado que el martes por la mañana, pocas horas

después de producirse la evasión, se realizaron pruebas con perros policías en los alrededores de la

prisión. En todos los casos, los perros repitieron el recorrido desde la desembocadura del túnel hasta la

carretera. Las mismas fuentes han precisado que la Policía no cuenta todavía con pistas suficientes para

sustentar hipótesis alguna sobre el lugar en que puedan encontrarse los evadidos.

HIPOTESIS.—Sin embargo, en determinados medios circula con fuerza la conjetura da que los cinco

dirigentes «grapos» se encuentran ya en Portugal, donde tratarán de reorganizar los comandos terroristas.

Esta hipótesis está, en cierta medida, fundamentada en dos hechos ocurridos horas después de la fuga y

que pueden tener relación con ella. E! martes por la mañana, hacia las diez y media, dos individuos

encapuchados penetraron en el puesto de la Guardia Civil de Almendra (localidad situada en el limite de

la provincia de Salamanca con la de Zamora) y relativamente cercana a la frontera con Portugal, y

exigieron a la esposa de un guardia civil que les entregara la metralleta de su marido. Los dos presuntos

«grapos» no pudieron apoderarse del arma, ya que el agente estaba fuera de su domicilio cumpliendo un

servicio.

De otra parte, en la tarde del mismo martes, fueron encontradas ropas usadas (identificadas como

pertenecientes a Cerdán Calixto y Martín Luna) a la salida de Zamora en dirección a la localidad de

Alcañices.

Fuentes competentes estiman que los terroristas actuaron por separado tras la fuga y que se encuentran ya

en Portugal, donde tratarán de reorganizar el grupo, posiblemente con la ayuda de los activistas de la

extrema izquierda portuguesa.

 

< Volver