Tras el funeral por la joven estudiante asesinada. 
 Miles de personas exigieron acciones contra la ultraderecha     
 
 Diario 16.    06/02/1980.  Página: 2. Páginas: 1. Párrafos: 10. 

Tras el funeral por la joven estudiante asesinada

Miles de personas exigieron acciones contra la ultraderecha

Madrid — Con enfrentamientos entre manifestantes y Fuerzas de Seguridad del Estado concluyó la

concentración y manifestación organizadas ayer tarde tras el funeral por el alma de la joven Yolanda

González, asesinada por un grupo ultraderechista el pasado sábado.

Tras una concentración frente al instituto del barrio madrileño de Vallecas en el que cursaba sus estudios

de Formación Profesional Yolanda González, un grupo de los varios miles de personas que anteriormente

se habían manifestado desde la iglesia donde se celebró el funeral hasta el centro docente aludido,

emprendió una nueva marcha en sentido contrario, por la avenida de la Albufera hacia el Puente de

Vallecas.

Las Fuerzas de Seguridad del Estado que hasta ese momento no habían intervenido, pese a no estar

autorizada la concentración, comenzaron a cargar contra los manifestantes y estos respondieron con

lanzamiento de piedras y cruce de coches.

Funeral

A las siete de la tarde dio comienzo en la iglesia de el Dulce nombre de María, del barrio de Vallecas, el

funeral por el alma de la joven asesinada y que fue celebrado por el vicario de la zona, Alberto Iniesta,

quien indicó que aquello no era un acto de partido y que por favor se retiraran los distintivos políticos, a

lo que los asistentes accedieron.

El templo y sus exteriores aparecían totalmente abarrotados de público, mientras los organizadores de la

posterior manifestación comenzaban a dar instrucciones para que la marcha se celebrara con total

normalidad, pese a no estar percibida por la autoridad gubernativa. Los servicios de orden de los partidos

convocantes adoptaron las medidas para evitar que los marchistas se salieran del recorrido citado.

A partir de las ocho comenzaron a marchar hacia el Instituto donde estudió la joven asesinada y los

manifestantes profieren a lo largo de todo el recorrido gritos contra Fuerza Nueva («¡Sabemos quienes

son, Fuerza Nueva al paredón!»), contra el Gobierno, haciéndole responsable de la muerte de su

compañera y contra la Policía.

Después de recorrer la distancia entre la Iglesia y el centro docente, los manifestantes se congregaron

frente a este último y varios representantes de la Coordinadora de Estudiantes, del Instituto y del Partido

Socialista de los Trabajadores, del que era militante Yolanda González.

El representante del PST hizo una glosa de la personalidad de la joven asesinada de quien dijo que «tenía

tres razones para luchar: era mujer, era joven y era vasca», esto fue acogido con gritos de «¡Solidaridad

con el pueblo vasco!», por los manifestantes.

Después se producirían los incidentes con la Policía, mientras la mayor parte de los concentrados se

dispersaba por las calles adyacentes a la avenida de la Albufera.

A Jo largo del día se mantuvo una huelga en el sector de la Enseñanza, convocada para protestar por el

asesinato de su compañera y reivindicativa, en la línea de las mantenidas la semana pasada.

 

< Volver