Yolanda González fue asesinada en la carretera de San Martín de Valdeiglesias  :   
 Los asesinos la detuvieron en su casa de la barriada de Aluche, y tras efectuar un registro en su vivienda la condujeron al lugar del crimen. 
 Hoja del Lunes.    11/02/1980.  Páginas: 1. Párrafos: 16. 

LUNES 11 DE FEBRERO DE 1980

Yolanda González fue asesinada en la carretera de San Martín de Valdeiglesias

Los asesinos la detuvieron en su casa de la barriada de Aluche, y tras efectuar un registro en su vivienda

la condujeron al lugar del crimen

MADRID. (HOJA DEL LUNES.)— Han sido identificados y detenidos por funcionarios de la Jefatura

Superior de Policía de Madrid los presuntos autores del asesinato de Yolanda González Martín, llevado a

cabo el pasado día 2, según informó anoche el Gobierno Civil. Se trata de Emilio Hellín Moro, de treinta

y tres años, ingeniero electrónico y propietario de una escuela de esta especialidad en Madrid, e Ignacio

Abad Velázquez, de veinte, estudiante de Químicas en la Complutense. Ambos pertenecen a Fuerza

Nueva y el segundo de ellos es, al parecer, jefe de grupo de este partido en un distrito madrileño.

La Policía encontró igualmente en la escuela de Emilio Hellín, en la calle de San Roque, número 6, 50

kilos de «goma-2», gran cantidad de munición, granadas de mano, detonadores y diverso material de este

tipo. También se requisaron numerosas armas de fuego, y entre ellas las dos pistolas utilízalas en el

crimen que acabó con la vida de la joven vasca.

Los dos detenidos se han confesado autores del hecho y les ha ido aplicada la ley Antiterrorista, jor lo

cual podrán seguir incomunicados en las dependencias policiales.

La escuela Instituto San Roque, londe fueron encontradas las arias y explosivos, se encuentra ea pleno

centro de Madrid, junto a la plaza del Callao y enfrente del diario «Informaciones».

FN: «Nos hemos quedado de piedra»

Un portavoz de Fuerza Nueva manifestó a Europa Press, al tener noticia de la detención de ios supuestos

miembros de esta organización, que «nos hemos quedado de piedra, y hoy domingo no podemos asegurar

si pertenecen al partido».

Dicho portavoz ha indicado que, al sor día festivo, lodos los archivos están cerrados y que de momento no

podían saber con seguridad si Emilio Hellín e Ignacio Abad pertenecen a la organización de Blas Pinar.

Han añadido que el partido investigará hasta el fondo del asunto y que no piensa ocultar absolutamente

nada en torno a la afiliación de los dos detenidos. «Esta investigación —ha agregado— tenderá a

descubrir qué móviles llevaron a actuar a esas dos personas para matar a Yolanda, por qué lo hicieron y

quién les mandó hacerlo, porque a raíz de este hecho se va a desatar una campaña contra nosotros y

vamos a pagar justos por pecadores.»

El batallón Vasco-Español

El cadáver de Yolanda González Martín, de diecinueve años, natural de Deusto, fue encontrado en la

mañana del sábado día 2 cerca del kilómetro 3 de la Carretera de San Martín deldeiglesias. Dos heridas de

bala en la cabeza, además de otra en el brazo, fueron las causantes de su muerte, que que reivindicada,

poco después, por el Batallón Vasco-Español, grupo de extrema derecha, en comunicado recogido en una

cafetería madrileña por un redactor de la agencia Efe.

«El Batallón Vasco-Español — decía textualmente— el comunicado reivindica el arresto, interrogatorio y

ejecución de Yolanda González Martín, integrante de un comando de ETA, tama estudiantil (IASE)...»

Sin embargo, este extremo resultó no ser cierta Yolanda era militante del Partido Socialista de los

Trabajadores, recientemente escindido de la LCR, la cual, a su vez, había acogido en 1973 a ETA VI

Asamblea. ETA VI no predica la acción armada, sino la presión social dé las masas proletarias. Yolanda

formaba parte de la Coordinadora Estudiantil de Enseñanza Media y Formación Profesional, si bien no

fue esto lo que le costó la vida.

Motivos confusos

No tardaron en llegar las muestras de repulsa por parte de partidos, centrales y asociaciones estudiantiles

y entidades de todo tipo. Algunos solicitando dimisiones, otras convocando manifestaciones y paros.

El domingo día 3 las redacciones de los medios de comunicación vieron llegar una lluvia de comunicados

de protesta y condena. Aún persitía cierta confusión en cuanto a los móviles del asesinato. El hacho de

que la víctima perteneciera a la Coordinadora hacía pensar en una acción dirigida confia el movimiento

de protesta emprendida por los estudiantes. Sin embargo, la nota del Batallón Vasco-Español hacía

hincapié en la relación de Yolanda con ETA, y afirmaba que su asesinato era una represalia por e1

atentado perpetrado en Lequeitio contra un «jeep» de la Policía Nacional, cuyos seis ocupantes resultaron

muertos.

Posteriormente, el lunes, un nuevo comunicado del comando ultraderechista vino a confirmar el hecho de

que la joven había sido muerta por sus «vinculaciones con ETA», y no por su participación en el

movimiento estudiantil, a pesar de que LCH persistiera en esta última afirmación.

Ninguna relación con ETA

Las intensas pesquisas policiales en torno al crimen descubrieron el lunes que Yolanda González Martín

había sido secuestrada —seguramente en el portal de su casa de la calle Tembleque, en Aluche—, a

últimas horas de la noche del viernes día 1. En su domicilio se encontraron pósters de carácter

nacionalista vasco y mucha documentación sobre el tema; pero, efectivamente, nada que pudiera hacer

pensar en contactos con ETA. Al parecer, los asaltantes revolvieron el piso, al que hicieron subir a

Yolanda, y se llevaron una ikurriña. Después, según parece, se dirigieron por la carretera de Extremadura

hacia la desviación de San Martín de Valdeiglesias, donde la asesinaron.

El lunes, el cuerpo de la joven fue llevado a la Escuela de Formación Profesional de Vallecas, donde

aquélla cursaba estudios y donde tuvo lugar el velatorio. Por la tarde, en la manifestación convocada por

el Club de Amigos de la UNESCO, hubo gritos de «Yolanda, te vengaremos» y «Fuerza Nueva, al

paredón».

Incidentes tías el funeral

El funeral por Yolanda González, celebrado el martes en la iglesia del Dulce Nombre de María, en

Vallecas, y oficiado por monseñor Iniesta, tuvo lugar sin mayores incidencias., asi como la manifestación

autorizada que había sido convocada una vez terminado aquél. Sin embargo, se registraron después

algunos disturbios, promovidos por un grupo de unas doscientas personas, que intentaron recorrer calles

ya no previstas en el trayecto de la manifestación, arrojando papeleras y llevando a cabo diversos

destrozos. Hubo vivas a ETA y finalmente enfrentamientos con la Policía, que se vio obligada a efectuar

disparos al aire. No se produjeron heridos.

Protesta general

Durante la pasada semana, los diarios madrileños se hicieron eco en sus editoriales del asesinato de la

joven y sus consecuencias. La mayoría de ellos coincidieron en señalar la agravación del problema del

terrorismo, el peligro de caer en un continuo turno de represalias. Algunos se preguntaron cuál era la

verdadera raíz del llamado Batallón Vasco-Español, solicitando uña profunda investigación sobre el

grupo; otros calificaron el hecho como ataque fascista y se afirmó también que «aquí sólo mata el

marxismo» y que en realidad no se sabía quiénes eran los autores del atentado.

La reacción general fue de repulsa y horror ante loa asesinatos, e igual actitud registró el Parlamento.

PSOE y PCE anunciaron que formularían una pregunta en torno al caso de Yolanda en el Congreso.

Pregunta que ahora los hechos han contestado en gran parte.

 

< Volver