La provocación de FN     
 
 Diario 16.    15/03/1980.  Página: 1, 5. Páginas: 2. Párrafos: 7. 

La provocación de FN

De «arrogante, belicosa e irresponsable» calificó el Gobierno Civil de Madrid la actitud de Fuerza Nueva

respecto a la manifestación de ayer coavocada por el PSOE, PCE, PTE, MCE, LCR, algunos sindicatos de

izquierdas y las Asociaciones de Vecinos de Malasaña. Quien conozca el gris lenguaje burocrático que

normalmente utiliza el señor Rosón en sus notas oficiales, sabrá calibrar el grueso de los proyectiles.

¿Qué ha movido, pues, al gobernador de Madrid —bajo cuya responsabilidad la Policía se movió ayer

ejemplarmente- a calificar con tales adjetivos al partido de don Blas Pinar? Veamos, muy sucintamente, la

actuación de los responsables del grupo piñarista. Los partidos de izquierda, hartos de ver a sus militantes

apaleados por jóvenes con carnet y emblemas de Fuerza Nueva —o Fuerza Joven, su escuela de

formación profesional acelerada—, deciden convocar a los madrileños a manifestarse contra las salvajes

agresiones.

La provocación de FN

¿Qué hacen don Blas y sus muchachos? Contestan por las bravas, alzando ojos y escritos hacia los

luceros: convocan una manifestación con motivo divergente —obvio- e itinerario similar1.

El Gobierno Civil, que ayer supo evitar enfrentamientos irreparables, con criterio sensato, prohibió tan

burda provocación. Pero Fuerza Nueva rizó el rizo de arrogancia, belicosidad e irresponsabilidad, al

contestar a dicho escrito reiterando la convocatoria a sus «militantes, amigos y simpatizantes de Madrid y

de provincias limítrofes a una reunión extraordinaria que tendrá lugar en la sede nacional del partido..., a

las 19,00 horas», según rezaba una nota de prensa facilitada por Fuerza Nueva y publicada por todos los

diarios.

¿Quizá una coincidencia, una jugada del destino? Veamos qué dice "E1 Alcázar" —tan próximo a los

jóvenes airados de rojo y azul— sobre el motivo de esta reunión: «... la convocatoria tiene como motivo

la manifestación que ese mismo día, y a las 19,30, tendrá lugar desde la plaza de Alonso Martínez hasta la

confluencia de Alberto Aguilera con Princesa, convocada por todos los partidos y centrales sindicales

marxistas.» Rota, pues, la teoría de la coincidencia y bien cruda que se ve la provocación.

Pero es que a todo ello hay que sumar la violencia desatada de los chicos de don Blas, y muy

especialmente en el barrio de Malasaña, repetida hasta la saciedad en los últimos meses: 17 de Julio da

1979; 18 de julio; 22 de julio; 16 de noviembre; 20 de noviembre; 14 de diciembre; 31 de diciembre; 19

de enero...

Saltando por encima del asesinato de Yolanda y esa increíble libertad provisional de Martínez Loza, jefe

de seguridad de Blas Pinar y del que no se sabe que el partido le haya impuesto sanción o abierto

expediente alguno, debemos fijarnos en el 9 de febrero de este mismo año. Concentración en Vallecas

prohibida a Fuerza Nueva; prohibición que se salta, con la asistencia del líder del partido y parlamentario

fogoso; enfrentamientos callejeros y muerte, por fin, de un joven de izquierdas: Vicente Cuervo.

Que esa energía mostrada por Rosón siga los caminos por los que debe discurrir. Y que de una vez por

todas se acabe con los bates de béisbol, las navajas y los revólveres que se esgrimen, para mayor escarnio,

«por Dios y por España».

 

< Volver