Nueva ofensiva fascista en las calles de Madrid. 
 Antes del asesinato hubo una reunión de ultras     
 
 Diario 16.    08/05/1980.  Páginas: 1. Párrafos: 16. 

NUEVA OFENSIVA FASCISTA EN LAS CALLES DE MADRID

Antes del asesinato hubo una reunión de ultras

El asesinato del joven Juan Carlos García Pérez en la noche del martes, estuvo precedido de una reunión

de jóvenes dirigidos por un individuo de edad. El jefe provincial de Falange Española había acudido a

borrar unas pintadas realizadas por jóvenes de izquierda, quienes, según algunas versiones, acudieron

después al bar San Bao, lugar del suceso.

Madrid — Un joven fue asesinado y otros tres heridos, dos de ellos de bala, en el asalto de un comando

terrorista de ultraderecha al bar San Bao de la madrileña calle de Arturo Soria, en la noche del martes.

Juan Carlos García, de veinte años, soldado y antiguo militante de la CNT, fue ´ alcanzado por dos

impactos de bala que le causaron la muerte. Otros dos proyectiles hirieron a Ramón Carlos Bornal, de

diecinueve años, y Vicente Seoane Martín, militante del PCE, también de veinte años de edad, recibieron

un impacto en el bazo.

Otro joven, Arturo Simón Moliner, fue golpeado repetidamente en la cabeza, por lo que necesitó seis

puntos de sutura, aunque fue dado de alta en la madrugada de ayer.

Los hechos se produjeron sobre las diez y veinte de la noche del martes, cuando un grupo de unas

cuarenta personas, perfectamente organizadas y dirigidas por un señor de edad asaltó el bar San Bao y al

grito de «Os vamos a matar» comenzaron a agredir a los congregados en el establecimiento.

Reunión previa

A unos quinientos metros del lugar de la agresión, en la cafetería J-5, de la calle de Aragón, junto a la

Cruz de los Caídos y cerca de una sede de Falange, un grupo de jóvenes «vestidos a lo facha», según un

testigo presencial, se reunió con un individuo de edad, pelo grisáceo, y en voz baja discutió, sin que

pudiera saberse de lo que trataban.

Varios testigos presenciales relacionaron a este grupo con el que protagonizó después el asalto al bar San

Bao. Esta reunión tuvo lugar instantes después de que jóvenes de ideología contraria procedieran a

realizar varias pintadas en el monumento a los Caídos, situado en las inmediaciones.

El diario ultraderechista «El Alcázar» informó ayer de este suceso y añadía: «Tras tener conocimiento de

este vandálico acto, el jefe provincial de Falange de Madrid, José María Alonso Collar, y numerosos

falangistas acudieron al lugar reparando los daños sufridos y borrando las pintadas.»

Otros testigos y heridos

Con el «gota a gota» y un drenaje que conducía la sangre que no dejaba de brotar de la pierna, Ramón

Carlos Bornal que recibió dos impactos de bala narró entre fuertes dolores cómo se desarrollaron los

hechos.

«Estábamos, dijo el joven a DIARIO 16, un grupo de amigos en la terraza. Vicente, Arturo, Juan Carlos y

yo con otros compañeros. De pronto entró en formación un grupo muy numeroso (unos cuarenta

individuos) de gente, iban en fila de a dos. Los capitaneaba una persona de edad madura que llevaba un

machete en la mano.»

Tras el grito de «Os vamos a matar» empezaron los golpes. «Indiscriminadamente con cadenas y bates de

béisbol nos golpearon. Unas seis parejas entraron en el bar, otras se quedaron en la terraza. Estuvieron

sólo unos cinco minutos», indicó el joven herido.

Ramón Carlos Bornal siguió la narración diciendo «nosotros estábamos justo en una pared que limita el

bar con el jardín de una farmacia. Se cebaron con nosotros. Entonces intentamos saltar la verja, pasar al

jardín de la farmacia. A mí me estaban machacando con los bates de béisbol; entonces intenté saltar».

Los disparos llegaron casi al final. «Estaba trepando por la pared cuando sentí un dolor en la pierna, la

sangre comenzó a salir abundantemente. Entonces, a pesar de todo me di un impulso y salté al otro lado,

me quedé allí acurrucado entre las plantas, muerto de miedo hasta que se fueron.»

Inmediatamente se inició el traslado de los heridos al Hospital del Aire situado en las inmediaciones y

donde nada se pudo hacer por salvar la vida de Juan Carlos García. Tras atender de urgencia a los otros

heridos, Ramón Carlos Bornal, Vicente Seoane y Arturo Simón Moliner, los dos heridos de bala fueron

trasladados a la Ciudad Sanitaria La Paz y el tercero fue dado de alta, mientras el juez militar ordenaba el

traslado del cadáver de Juan Carlos García.

Detenciones y huidas

La Policía comenzó inmediatamente las investigaciones deteniendo a numerosos militantes de grupos

derechistas, especialmente de Falange y Fuerza Joven, aunque la mayor parte de ellos fueron puestos en

libertad al comprobar que no habían participado en la agresión.

Doce personas quedaron detenidas y fuentes oficiales señalaron que había intención de aplicarles la ley

antiterrorista para prolongar su estancia en Comisaría. Pese a la rapidez de las diligencias policiales,

varias personas que fueron a ser detenidas en sus domicilios habían huido de ellos, por lo que la Policía

trabajaba ayer únicamente sobre los doce detenidos.

 

< Volver