Nueva ofensiva fascista en las calles de Madrid. A Fernando se le murió Juan Carlos en los brazos. 
 "No estoy de acuerdo con la investigación policial"     
 
 Diario 16.    08/05/1980.  Páginas: 1. Párrafos: 9. 

«No estoy de acuerdo con la investigación policial»

A Fernando se le murió Juan Carlos en los brazos

Madrid — Fernando, un joven de veintidós años que se encontraba en el interior del bar San Bao cuando

tuvo lugar el suceso, y en cuyos brazos murió Juan Carlos García Pérez, asegura que existe una clara

manipulación en parte .de las informaciones trasmitidas ayer, y que se encuentra totalmente disconforme

con la actitud de la investigación policial.

«He tenido que permanecer muchas horas en la DGS para colaborar en el reconocimiento de fotografías,

pero empezaron por enseñarme las de personas que todos sabemos que se encuentran detenidas, como

pueden ser los de Atocha e incluso los del Retiro.»

«Cuando reconocí a uno de ellos —asegura Fernando—, el policía que estaba conmigo pasó con rapidez

la hoja diciendo: Ese no, ése es un buen chaval.

Con el rostro que más me he quedado fue con el que dirigía la acción, un hombre de unos cuarenta años

que vestía de claro, pero la Policía me ha asegurado que sí fue con la cara descubierta es porque no está

fichado.»

«En el bar San Bao —prosigue Fernando- nos encontrábamos en aquel momento unas cuarenta personas,

la mayoría jóvenes, que con frecuencia vamos a charlar. También es asidua la peña de un grupo de

pintores que se encontraban allí. Dolores, una muchacha, que pertenece a esa peña y que estudia en la

Escuela de Bellas Artes de San Fernando, ha confeccionado un retrato-robot de algunos de los agresores.»

Fernando asegura que en ningún momento se trató de una contienda entre jóvenes de diferente ideología.

«Todo fue organizado en las proximidades de Cruz de los Caídos como media hora antes del suceso.»

«Mi hermano — asegura Fernando— paso sobre las nueve y media por el pasadizo de Hermanos García

Noblejas, 5, donde está una sede de Falange, y escuchó cómo uno de los que estaba en la puerta le dijo a

un grupo que llegaba: "Quedaros por aquí, estamos esperando más, porque ellos son bastantes." Esta frase

pertenece a las declaraciones que desde el primer momento fueron hechas al juez.»

Poco antes de las diez de la noche, los ultras terminaron de limpiar las frases que se habían rotulado sobre

la Cruz de los Caídos, en la manifestación anterior y, poco después de las diez, llegaban al bar San Bao,

que se encuentra a sólo unos quinientos metros de distancia.

A las seis de la tarde de ayer, un grupo de compañeros y amigos de Juan Carlos García Pérez, colocaron

pancartas en la puerta del bar San Bao y crespones negros; poco después, sobre las 6,15, cuando se

retiraban, varios coches cargados de ultras pasaron a gran velocidad por la puerta tocando los claxon a

fondo y gritando por las ventanillas «Viva España» y «Viva Fuerza Nueva».

 

< Volver