Terror complementario     
 
 Diario 16.    09/05/1980.  Páginas: 1. Párrafos: 4. 

Terror complementario

Dos muertos y un número considerable de heridos es hasta ahora el balance de la marejada de violencia

ultraderechista que se ha desatado sobre Madrid.

¿Qué pretenden estas bandas armadas que apuñalan a viandantes y asolan a cadenazos y disparos lugares

públicos?. Se diría que sus acciones tienen al mismo tiempo algo de calculado — el hostigamiento

sistemático a la democracia— y algo de desesperado: acabar con un orden legal y político donde se

proclama el respeto a la libertad.

Las leyes penales de la democracia deben caer sobre quienes atenían de esta manera sangrienta contra la

población. Por ello, campañas como la reiniciada en algunos sectores laborales del País Vasco en favor de

la amnistía para los etarras, resultan ser una defensa indirecta de los crímenes «ultras». Cuando los

trabajadores de Michelín, en Vitoria, piden la absolución de los cuatro etarras que secuestraron al ex

director de esta factoría, Luis Abaitua, arguyendo que «fue un hecho complementario en la lucha de los

trabajadores por la negociación del convenio», están a pesar suyo argumentando que es lícita la

«complementariedad» que las bandas fascistas se auto atribuyen respecto a la estrategia de los partidos

políticos de su signo.

Pero no hay tal complementariedad, ni en un caso ni en otro. El crimen sólo es complementario del

crimen, como la barbarie de la barbarie. El asesinato es siempre un hecho en sí, que jamás complementa

nada, salvo al caos o a esa forma «organizada» del caos que es toda dictadura.

 

< Volver