Cuatro personas, detenidas. 
 Vendían a los ultras armas robadas     
 
 Diario 16.    20/09/1980.  Páginas: 1. Párrafos: 9. 

Cuatro personas, detenidas

Vendían a los ultras armas robadas

Madrid - La Policía ha desarticulado una banda de cuatro individuos que roba ron armas y material militar

para después venderlo a un grupo de ultras que pensaban constituir un comando terrorista armado. Uno

de los compradores, Hurtado López, está implicado en el asesinato del bar San Bao. de Madrid.

Los cuatro detenidos por la Policía, que ayer pasaron a disposición judicial, están acusados de haber

robado material y armamento militar en terrenos del Ejército donde se efectúan prácticas, en Colmenar

Viejo (Madrid), zona en la que operaban los traficantes, según el Ministerio del Interior.

Los detenidos son José Luis Fontecha Vallejo, de treinta y un años, albañil, al que se le ocupó una bolsa

con cuatro kilos de trilita y un cebador; Miguel Fontecha Vallejo, de veintiocho años, albañil, que tenía

ocho granadas de mano PO3 y una granada anticarro; Francisco Grueso Uceda, de treinta y seis años,

pintor, con tres fusiles Mauser procedentes de los antiguos somatenes, y Antonio López Rodicio, de

cuarenta y seis años, pintor, quien está acusado de informar a Francisco Grueso del lugar donde se hallaba

instalado el material.

El material robado por los cuatro detenidos iba a ser vendido a un grupo de jóvenes ultras que deseaban

constituir, según las pesquisas policiales, un comando armado de extrema derecha.

De hecho, uno de los compradores del material vendido por los ladrones fue Miguel Ángel Hurtado

López, alias «El Galleta», de veintiún años, estudiante, implicado en el asalto al bar madrileño San Bao,

atentado que costó la vida aljoven Juan Carlos García el pasado 6 de mayo.

Hurtado López fue puesto en libertad por el magistrado encargado de! caso el pasado 19 de junio. La

acusación que pesaba sobre él era, precisamente, la de proporcionar las armas necesarias para el asesinato

de Juan Carlos García.

Esta acusación estaba basada en las declaraciones de un menor que fue detenido en El Escorial cuando

portaba dos pistolas en una bolsa. Las armas eran una pistola Astra y un revólver PM, que se las entregó

Hurtado López. Este también estaba acusado de participar en el asalto ultra a la Facultad de Derecho de la

Complutense.

En la sede de Falange

Por otra parte, uno de los detenidos ahora, Francisco Grueso Uceda, guardó las armas robadas en una sede

de Falange Española de las JONS, pero luego decidió trasladarlas a una cueva para evitar los frecuentes

registros de la Policía.

También ha sido detenida una quinta persona, que es uno de los compradores: José Luis Marañas

Collado, de treinta y dos años, empleado, que adquirió a José Luis Fontecha una pistola Campogiro de

nueve milímetros. Cuando tuvo conocimiento de que habían sido detenidos sus vendedores, arrojó el

arma al embalse de Santillana, de donde fue recuperada por buceadores de la Policía.

 

< Volver