Autor: Álvarez Pousa, Luis. 
   El GRAPO asesinó al guardia civil de La Coruña     
 
 Diario 16.    21/11/1980.  Páginas: 1. Párrafos: 9. 

El GRAPO asesinó al guardia civil en La Corana

Santiago de Compostela: Luis ALVAREZ POUSA, corresponsal

Las circunstancias que rodearon el atentado que costó la vida al guardia civil Ricardo López Castiñeiras,

ayer por la mañana en un barrio de La Coruña, hacen suponer que todo estuvo maquinado y ejecutado por

el GRAPO.

De todas formas, nada se sabe oficialmente al respecto, y el Gobierno Civil coruñés únicamente aludió en

su nota a que se tienen sospechas de que «e! asesinato se debe a una determinada organización terrorista»,

sin más.

No tuvo vida más que para dos horas. Eran las 8,20 de la mañana, cuando dos jóvenes «de aspecto

normal», según la nota policial, se acercaron al guardia civil poco después de salir de su casa y, tras

discutir con él durante unos segundos —según versión de un testigo ocular que se dio cuenta de lo

ocurrido a bastante distancia del lugar— le dispararon a bocajarro, «sin previo aviso», según la Policía, un

tiro de pistola en la cabeza. La bala le entró por el parietal izquierdo y salió por el occipital. Se desplomó

al suelo en medio de la calle Entrepeñas, en el barrio de Agro, de Orzan.

A las 10,15 aproximadamente fallecía, sin que nada pudiese hacerse médicamente para salvarle la vida.

Reenganchado

Los dos jóvenes que le habían disparado un solo tiro huyeron de inmediato, aprovechando la confluencia

de numerosas calles de la zona y también la escasa luz que había a aquellas horas de la mañana.

El guardia civil López Castiñeiras estaba reenganchado tras su jubilación, y en la actualidad hacía

servicio de protección en la administración central de Correos, hacia donde se dirigía cuando le

interceptaron, a tan sólo 50 metros de su casa particular, los que atentaron contra su vida.

De cincuenta y cinco años de edad, estaba casado y tenía una hija y una nieta. Desde hace trece años

estaba destinado en la capital coruñesa. Era natural de Begonte, en la provincia de Lugo.

Según informaciones policiales, durante la jornada de ayer, y tras efectuarse los correspondientes

controles, fueron detenidas 23 personas por parte de patrullas del 091 de la Policía Nacional.

Varios partidos políticos mostraron ayer públicamente su indignación. Concretamente la Unión do Pobo

Galego, organización nacionalista radical que tras condenar enérgicamente el atentado hizo una llamada

al pueblo para que «no se deje embaucar por tales acciones confusionistas que periódicamente se suceden

de forma sospechosa».

 

< Volver