En un aparcamiento de San Sebastián. 
 Los abogados Ortiz-Cañavate y Ruiz Balerdi pagaron el rescate de Suñer     
 
 ABC.    29/04/1981.  Página: 34. Páginas: 1. Párrafos: 20. 

Los abogados Ortiz-Cañavate y Ruiz Balerdi pagaron el rescate de Suñer.

A B C INTERNACIONAL

SUCESOS

En un aparcamiento de San Sebastián

MADRID En la larde del pasado día 23 quedo en libertad el abogado donostiarra Pedro Ruiz de Balerdi,

que en la misma mañana había pasado a disposición judicial, tras su detención en la frontera francesa

cuando introducia en España cinco millones quinientas mil pesetas en francos belgas Ruiz de Balerdi, que

había permanecido incomunicado en dependencias policiales hasta entonces, había pasado a primera hora

de la mañana a disposición del juez del Juzgado numero 4 de la Audiencia Nacional, quien decretó su

libertad. A la una y media de la tarde el abogado donostiarra se encontraba en la sede del Colegio do

Abogados.

La decisión del juez ha sido la libertad incondicional del abogado y. por tanto, no sena formulado ninguna

acusación contra el.

Por su parte, el abogado Miguel Ortiz-Cañavate que intervino corno mediador en la resoluciónn d4el

secuestro de Luis Suñer. presto declaración en la Jefatura Superior de Policía (Puerta del Sol), a lo largo

de mas de tros horas, en relación con las circunstancias en que se produjeron las negociaciones y el pago

dei rescate de 32b millonea de pesetas.

De acuerdo con los datos facilitados durante su testimonio por Ortiz-Canavate. los 325 millones del

rescate fueron entregados en Madrid en un «parking» público sostente en la calle de Velazquez. Sin

embargo. prestos en contacto con medios jurídicos próximos al caso se nos ha informado que no es cierto

que el dinero del rescate se depositara ,en un automóvil en el aparcamiento subterráneo de la calle de

Velázquez, en Madrid, sino en un aparcamiento de San Sebastián. En las negociaciones con los

secuestradores se fijó, finalmente, la cantidad de 325 millones como rescate, cifra que resultaba inferior a

la que en un principio habían solicitado. Ortiz-Cañavate se dirigió a altos cargos del Banco de España, de

orden ejecutivo, para solicitar que no hubiera dificultades en la retirada del dinero. A continuación el

abogado madrileño se presentó en el Banco de España, portando cheques bancarios al portador contra la

entidad por importe global de 325 millones de pesetas. Estos cheques provenían de otros Bancos diversos.

Acompañado de Ruiz Balerdi. recogió personalmente el dinero en las cajas del Banco de España, en

presencia de personal del Banco y también de miembros de los Servicios de Seguridad Interna. El dinero

se reunió en billetes de 5.000 pesetas, todos nuevos (los secuestradoras habían pedido primero que fueran

usados y viejos, pero después cambiaron la condición, al parecer para evitar que en los paquetes fueran

escondidos micrófonos u otros aparatos).

Los 325 millones pesaban nóventa kilos, y fueron repartidos en maletas y macutos A continuación fueron

trasladados al coche del abogado Ortiz-Cañavate.

A las setenta y dos horas, aproximadamente, en la madrugada del día 14 de abril, quedó en libertad el

industrial Luis Suner Ortiz-Cañavate había recibido, a los diez días del secuestro, una visita de ta familia

de Luis Suñer que le pidió que mediase en la resolución del caso.

E´ abogado manifestó que se hacía cargo del asunto por razones humanitarias y de solidaridad. Cuando le

preguntaron las condiciones señaló que no tenía ninguna condición que poner, y que cuando finalizara su

trabajo hablarían de >\llo. a la vista de la dedicación.

Riesgos personales (incluso para la vida). gastos realizados, etcétera, con los que sena confeccionada la

minuta. Hasta hoy Ortiz-Cañavate no ha cursado esta nota de gastos.

A partir de ese momento el lelrado madrileño inicio las gestiones Se puso en contacto con Ruiz Balerdi,

con el que se había relacionado en otra ocasión, hasta que. finalmente. llegaron a enlazar cor los

secuestradores.

Desde entonces ¡as conversaciones se desarrollaron durante ochenta días, con una dedicación casi

exclusiva al tema, numerosos viajes, temores y desalientos.

La primera conversación de Ortiz-Cañavate se celebró en San Sebastián, en el despacho de Ruiz Balerd).

Desde entonces los desplazamientos a la capital de Guipúzcoa han sido más de quince. Durante las

negociaciones se recibieron en tres o cuatro ocasiones fotografías de Luis Suñer. en su encierro, leyendo

periódicos de la lecha en que fueron tomadas las placas, como testimonio de que el industrial seguía con

vida.

NINGUNA CONEXIÓN CON INTERIOR

Igualmente durante ese tiempo se intercambiaron algunas indicaciones sobre el trato al empresario,

cuidados para su salud, etcétera. Por ejemplo, en una ocasión los secuestradores preguntaron si a Suner se

le podía dar de cuando en cuando guisqui, a lo que respondió,.previa consulta a la familia, que si los dos

abogados no mantuvieron nunca contacto con eí Ministerio del Interior ni con las autoridades y

desarrollaron su cometido únicamente en conexión con la familia Suñer y con los secuestradores.

No obstante, la familia Suñer sí mantuvo alguna relación con el Ministerio del Interior. y en concreto se

les permitió el pago del rescate, previa salida del dinero a través del Banco de España.

Una vez resuelto el secuestro, el abogado Ortiz-Cañavate recibió una llamada telefónica de la familia

Suñer para felicitarle por su labor y agradecerle el esfuerzo demostrado

El abogado tiene intención de viajar próximamente a Levante para visitar al industrial al que desea

conocer de modo personal, ya que durante tos ochenta cías de gestiones se na sentido vinculado

personalmente a el y a su suerte.

En esta visita será presentada a la familia la minuta por las gestiones profesionales realizadas y tos gastos

producidos.

 

< Volver