El domingo pasado, poco antes de cerrar el local. 
 Pastelero muerto de dos disparos en el atraco a su establecimiento     
 
 El País.    20/01/1981.  Páginas: 1. Párrafos: 6. 

EL PAÍS

El domingo pasado, poco antes de cerrar el local

Pastelero muerto de dos disparos en el atraco a su establecimiento

Una banda de atracadores dio muerte, de dos disparos en el abdomen, al tendero Francisco Relió Pascual,

de 45 años, en el transcurso de un asalto perpetrado a primera hora de la noche del domingo. Francisco

Relió, que se disponía a cerrar la charcutería-pastelería que regenta con su esposa cuando llegaron los

delincuentes, falleció poco después de ser ingresado en la Ciudad Sanitaria Primero de Octubre.

Francisco Relió y su esposa, Pilar Alonso, de cuarenta años, estaban preparando el cierre del

establecimiento, situado en el barrio de Comillas, junto al puente de Praga. Aún permanecían en los

puestos que habitualmente ocupan en el comercio: Pilar atendía el mostrador de la pasteleria-heladería, y

Francisco la sección de fiambres. A las 8.30 de la tarde, dos hombres de aspecto vulgar preguntaron si

podían atenderlos. Cuando recibieron una respuesta afirmativa, comentaron que querian jamón y queso.

Detrás del mostrador, Francisco Relió se preparó para servirles: tomó el cuchillo de cortar fiambres y

buscó las piezas de las que pensaba separar los cortes. En ese momento entró a la tienda un tercer hombre,

que empuñaba una pistola. Se acercó a Pilar y la conminó a que entrase en la trastienda.

El deselance fue muy rápido. Ante la evidencia de las amenazas a su esposa, Francisco debió de hacer

algún gesto defensivo con el cuchillo cortador de fiambres. Entonces, uno de los asaltantes le encañonó

con una pistola y disparó por dos veces a través del cristal de la cámara frigorífica-mostrador. Uno de los

proyectiles hirió al tendero en el estómago y el otro en el hígado.

Según manifestaron a EL PAÍS los familares de Francisco Relió, los tres delincuentes, que habían

mantenido la cara descubierta durante el atraco, corrieron hacia el exterior sin apropiarse del dinero o de

objetos de valor. Las lesiones que padecía Francisco eran evidentemente muy graves. Poco después,

próximas las diez de la noche, los médicos de guardia en ía Ciudad Sanitaria Primero de Octubre

certificaban su fallecimiento.

La Asociación de Detallistas de Alimentación pidió ayer «escarmientos ejemplares» para los atracadores

en telegramas enviados al ministro del Interior, director general de la Seguridad del Estado y gobernador

civil. Al tiempo que manifiesta su repulsa por los hechos, solicita medidas enérgicas para remediar la

angustia en que vive el comercio.

 

< Volver