Autor: ;Angulo, Javier. 
   El Gobierno vasco estima que las medidas entran dentro de las competencias "ordinarias" del Estado     
 
 El País.    25/03/1981.  Página: 16. Páginas: 1. Párrafos: 9. 

El Gobierno vasco estima que las medidas entran dentro de las competencias "ordinarias" del Estado

JAVIER ANGULO

Vitoria

Mientras Unión de Centro Democrático (UCD) y Alianza Popular (AP). con pequeños matices

diferenciales, calificaban ayer de «muy positivas» las medidas excepcionales adoptadas por el Gobierno,

tras la última estalada terrorista en el País Vasco. Euskudiko Euskerra. Partido Socialista y Partido

Comunista sin atreverse .1 rechazarlas --- constataban los peligros que pueden derivarse de las mismas.

El Gobierno vasco, por su parte, indicaba que las medidas «entran dentro de las competencias ordinaria;,

del Estado y no configuran precisamente una situación especial de excepción o de sitio». «Confiamos»,

diría Carlos Garaikoetxea, «que la presencia de las Fuerzas Armadas no sea progresiva y que responda

únicamente al propósito que se ha manifestado». Fl portavoz del Gobierno vasco había anunciado por la

mañana que antes de hacer públicas las medidas especiales, el Gobierno central no había consultado las

misma con el F ejercuativo vasco.

«aunque sí fuimos debidamente informados de las mismas. La adopción de estas medidas, que no relevan

precisamente de competencias transferidas, forman parte de las competencias ordinarias del Estado».

«F.l Gobierno vasco desea dejar claro que estas medidas no tienen por qué afectar a los derechos

individuales de los ciudadanos desde luego no interfieren en las competencias del poder civil en general y

del Gobierno vasco en put acular».

Por su parte, Carlos Garaikoetxea afirmaría a última hora de la noche, en una improvisada conferencia de

Prensa, que en la entrevista que hoy celebra con el presidente del Gobierno, solicitará amplia información

sobre el contenido y el alcance de las medidas para que su cumplimiento sea estricto. «Tenemos», afirmó,

«lógica preocupación de lo que son o deben ser actuaciones muy concretas de las Fuerzas Armadas en

fronteras puedan significar el inicio de una presencia progresiva del Ejército, porque la provocación de

los terroristas la faciliten. Por ello, desearíamos que la labor de las Fuerzas Armadas fuera de control de

puestos fronterizos y no de presencia progresiva inevitable del Ejército en Euskadi».

Matizaciones de la izquierda vasca

Mario Onaindia, secretario general de Euskadiko Ezkerra, que coincidía con el Gobierno vasco en la

opinión de que sería muy perjudicial para la normalización política de Euskadi y el desarrollo del Estatuto

medidas de excepción, consideraba las disposiciones adoptadas por el Gobierno español contra el

terrorismo «más bien como un gesto que no va a afectar demasiado a los ciudadanos». «Habría que

distinguir», señaló, «el significado entre una junta de seguridad en la que hay una participación del

Ejército a nivel de dirección de la lucha contra organizaciones armadas y el envió de soldados a la

frontera, que creo que es una medida peligrosa por lo que eso puede afectar al Ejército. Si ETA Militar ha

apostado por lo que parece por la provocación a las Fuerzas Armadas, seria darle más facilidades».

En esta misma línea se mostraba el secretario general del PC de Euskadi, que consideraba que las

medidas adoptadas en relación con la participación militar en el orden público pueden ser una

equivocación, «ya que pueden permitir un enfrentamiento directo entre el Ejército y ETA, y si es así

constituiría una victoria para ETA y sus objetivos estratégicos».

«Creemos», añadió Lertxundi, «que puede ser una equivocación grave en ¡a medida que pensamos que

por ese lado no va a venir ningún tipo de soluciones y que parecen más bien una concesión de carácter

global a opiniones de los jefes del Ejército».

UCD del País Vasco, por medio de su representante Jaime Mayor Oreja, calificaba como «importantes y

eficaces» las medidas del Gobierno, pero anadia que un factor importante, trascendental, para que

obtuvieran su fruto, radica en la colaboración del pueblo vasco en la acción antiterrorista.

 

< Volver