La policía detuvo a uno de los secuestradore. 
 Quini fue liberado ayer en Zaragoza     
 
 El País.    26/03/1981.  Páginas: 1. Párrafos: 3. 

La policía detuvo a uno de los secuestradores

Quini fue liberado ayer en Zaragoza

Quini fue liberado ayer en Zaragoza, Iras haber pasado veinticinco días en poder de sus secuestradores.

La liberación se produjo pasadas las diez de la noche, y la policía consiguió detener a uno de sus

secuestradores, llamado Miguel Díaz, de veintisiete años, sin antecedentes penales. Otro de los

secuestradores, José Eduardo Sendino, electricista como el anterior, se encuentra en Suiza. Las

autoridades de este país esperan la petición de extradición. Quini tenía barba en el momento de su

liberación y vestía chándal azul.

Enrique Castro, conocido futbolísticamente como Quiñi, fúe secuestrado el pasado día 1, domingo, pocas

horas después de jugar un encuentro de Liga contra el Hércules en Barcelona, en el que consiguió dos

goles. Tras el partido, Quini se fue a su casa y programó su aparato de video a fin de grabar el programa

deportivo que RTVE emite los domingos por la noche, pues a la hora de la emisión no podía estar en casa

porque tenía que ir al aeropuerto a recibir a su mujer y a sus hijos, que habían pasado unos días en Gíjón.

Fl secuestro tuvo que producirse en su mismo domicilio o cuando lo abandonaba, porque el coche del

jugador apareció aparcado muy cerca de su casa. 1.a esposa de Quini, extrañada al no verle en el

aeropuerto, se fue a casa, y a las tres de la madrugada, alarmada, se puso en contacto con Alexanco,

compañero de equipo de Quini e intimo amigo Al día siguiente se conoció la noticia del secuestro. Desde

entonces ha habido más rumores que noticias hasta que anoche se conoció que su liberación era un hecho.

Quini ha permanecido desde que fue secuestrado en un taller electromecánico de reparación de coches,

situado en el número 13 de la calle de Jerónimo Vicens, de Zaragoza. La policía irrumpió anoche en el

sótano, tirando la puerta abajo, cuando sabia que soto estaba dentro uno de los secuestradores, Miguel

Díaz, que fue detenido sin problemas. Quini, que hora y media más tarde de su liberación emprendió viaje

hacia Barcelona, declaró que se encontraba bien, aunque había perdido peso y se sentía nervioso.

La noticia fue acogida Con júbilo por ios seleccionados españoles, que supieron de ella nada más terminar

su partido contra Inglaterra en Wembley.

Editorial en página 8

 

< Volver