Autor: Sopena Daganzo, Enrique. 
 En Cataluña, limitadas perspectivas de la operación de centro-derecha. 
 El P.P. catalán se distancia del autonomismo     
 
 Informaciones.    19/01/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 6. 

EN CATALUÑA, LIMITADAS PERSPECTIVAS DE LA OPERACIÓN DE CENTRO-DERECHA

El P.P. catalán se distancia del autonomismo

Por Enrique SOPENA

BARCELONA. 19

EL Partido Popular de Cataluña, versión catalana del partido encabezado por los señores Areilea,

Cabanillas y Ricardo de la Cierva, entre otros, ha empezado, como apuntábamos en la crónica de ayer, a

dar los primeros pasos aquí. De momento, no se ha efectuado la. presentación pública Sin embargo, ya

algunos de los promotores han concedido amplias declaraciones periodísticas y han facilitado la dirección

de la sede del partido y hasta el teléfono, como primer banderín de enganche.

La figura rectora del P. P. de C. es don Antonio de Senillosa, íntimo colaborador de don José María de

Areilza El señor Senillosa ha mantenido una postura monárquica liberal e independiente, oscilando desde

el juanismo al apoyo a don Juan Carlos. Muy bien conectado aquí con los medios políticos de la

oposición catalana, el señor Senillosa ha gozado de un alto prestigio y ha podido desempeñar un exacto

papel de puente en determinadas ocasiones.

Junto al ya mencionado político, es apuntan otros nombres, por ahora de escasa incidencia tanto en

Cataluña como en el resto de España, además de los abogados señores Miserachs, el propio señor

Senillosa ha precisado que se trata de «otros muchos nombres desconocidos políticamente, porque

durante el franquismo no han querido tener ninguna actividad política, prefiriendo reservarse para este

momento en que nos acercamos a la democracia de verdad».

DISTANCIAMIENTO DE LOS TEMAS AUTONÓMICOS

Aparte de exponer los puntos ya conocidos del ideario del Partido Popular, es significativo resaltar que

los dirigentes catalanes han adoptado una postura de claro distanciamiento respecto a los temas

autonómicos. En este sentido el P.P de C. se separa de sus potenciales aliados, como la Lliga, el Centro

Catalán y la Unión Democrática. Estos tres partidos, con matices, defienden junto al resto de la oposición

catalana - el Estatuto de 1932 y la Generalidad, tal como ya hemos explicado en anteriores oportunidades.

En cambio, para don Antonio Senillosa, en palabras que recuerdan las concepciones de los grupos como

el del señor López Rodó, el del señor Fraga o el del señor Udina Martorell, el Estatuto de 1932 viene a ser

un «cadáver», cuya resurrección «tendría un tono revanchista y muy poco progresista, y nosotros

queremos mirar para adelante y no para atrás. Las fórmulas nuestras queremos que sirvan para hoy y para

mañana, y no para ayer. Con respecto a Tarradellas, con todo el respeto para él, no le reconocemos como

presidente de la Generalidad (...), porque si reconociéramos el Estatuto de 1932 y al señor Tarradellas,

también tendríamos que reconocer a la República y al señor Maldonado, que está..., pues no sé, en Méjico

o en Paris En fin, no sé dónde...».

PELIGRO DE AISLAMIENTO

Por otro lado, los promotores de este partido han asegurado que las posiciones de derechas y de

izquierdas están ya periclitadas. Así, en "La Vanguardia" de ayer, los señores Senillosa y Pont Mestre

(catedrático de Hacienda y otra de los iniciadores del P P. de C.) afirman: "Nuestro planteamiento

respecto á los calificativos de derecha, izquierda y centro es el de considerarlos superados o cambiantes."

Una primera y rápida evolución en torno al P.P de C. lleva a considerar - según ha podido saber este

cronista en círculos políticos catalanes de derecha y de izquierda - que. de mantener la actitud

antiestatuto, su crecimiento puede ser muy relativo, con el consiguiente peligro de aislamiento, lo que

entorpecerla una operación catalana de centroderecha similar a la que se está llevando a cabo estos días en

Madrid. Salvo que en esta operación el P.P. de C. renunciará a participar; algo, en principio, poco

coherente con las coordenadas actuales de los señores Areilza, Garrigues. Camuñas, etc.

 

< Volver