Grupos políticos ; Inaugurado el I Congreso del Partido Popular. 
 "Ofrecemos una alternativa moderada en la forma y progresista en el fondo" (José Luis Álvarez)  :   
 "Constituimos una opción democrática de centro" (Pérez Llorca) ; El órgano rector del PP será un comité político de 25 miembros. 
 Arriba.    06/02/1977.  Página: 14. Páginas: 1. Párrafos: 17. 

GRUPOS POLÍTICOS

Inaugurado el I Congreso del Partido Popular

«OFRECEMOS UNA ALTERNATIVA MODERADA EN LA FORMA Y PROGRESISTA EN EL FONDO» (José Luis Álvarez)

«Constituimos una opción democrática de centro» (Pérez Llorca)

* El órgano rector del PP será un comité político de 25 miembros

MADRID. (De nuestra Redacción.) - Ante 1.200 compromisarios, entre militantes, observadores e

invitados del exterior dio comienzo, a las diez y cuarenta y cinco de la mañana de ayer, en el Palacio de

Congresos y Exposiciones, el I Congreso del Partido Popular.

La sesión Inaugural, celebrada en el auditórium principal del recinto, estaba presidida por los miembros

de la antigua Junta gestora del grupo, quienes pusieron a disposición del partido sus respectivos cargos

para la nueva elección. Componían la mesa, situada bajo nueve banderas con el distintivo blanquiverde

característico, representativas de otros tantos partidos federales de las distintas regiones, los miembros de

esta directiva, entre los que destacaban Pío Cabanillas, José María de Areilza, José Luis Álvarez, Juan

Antonio Ortega, Pérez Llorca y Blas Camacho.

Al servicio de los intereses nacionales

Las palabras de bienvenida corrieron a cargo del señor Álvarez Álvarez, quien explicó el sentido del

Congreso. «Venimos movidos por un mismo impulso - afirmó -, con la idea de que no debemos actuar

solos, y sí, en cambio, permanecer unidos. Con una ilusión común, asimismo: hacer un gran Partido

Popular interclasista, de masas, y que puede acceder al Gobierno.» Continuó explicando los tres móviles

básicos de los hombres del PP, la libertad, la igualdad y el sentido de la vida, según la entiende el

humanismo cristiano, e inmediatamente después suplicó el esfuerzo colectivo de todos los militantes y

simpatizantes para luchar por estas ideas. «Nuestro partido lo necesita el país. Les gentes le prestan más

votos que a ninguna de las otras organizaciones», recalcó. «Nuestro proyecto de nueva sociedad es

enormemente compartido. Vamos a dar ejemplo a todo el país de que sabemos ponernos al servicio de los

intereses nacionales. Ofrecemos una alternativa moderada en la forma y progresista en el fondo.»

Acto seguido tomó la palabra el señor Pérez Llorca, quien realizó una breve síntesis de la historia del PP.

«Constituimos una opción democrática de centro. Sin basarnos, y somos el primer partido que lo logra, ni

en los cenáculos mínimos ni en el exilio. Aceptamos en nuestro seno - dijo - desde a los que estuvimos en

la oposición democrática al franquismo hasta los que colaboraron lealmente con el Poder. No damos

patente de nada y sólo pedimos honestidad política. En esto somos también los primeros.»

Un partido europeísta

Prosiguió haciendo una relación de los primitivos orígenes del partido (Tácito, Fedisa y el Partido Popular

Regional Valenciano) y de los primeros actos de presentación y la creación de la Comisión Permanente

(Areilza - Cabanillas - Ortega - Álvarez). Recordó también a José Luis Navarro, como uno de los artífices

de la infraestructura del Centro Democrático, y recordó, en este sentido, a los partidos asociados a esta

alianza.

Respecto a las relaciones con eI exterior del PP, aseguró el señor Pérez Llorca que el partido no ha

dependido ni dependerá de ayudas extranjeras, aun reconociendo su vocación europeísta (en este capítulo

rememoró la eficaz gestión de los señores Fernández Shaw y Antonio Alonso). Finalmente felicitó, por el

éxito de sus trabajos, a los señores Armengol, Alonso Castrillo y Fraile.

«Gracias al esfuerzo de todos ellos - concluyó - presentamos ahora un programa de Gobierne moderno y,

sobre todo, duradero.»

Por su parte, el señor Galavis dio lectura a los nombres de los integrantes de la mesa de trabajo, todos

ellos, en puestos provisionales hasta la elección definitiva de cargos en este mismo Congreso. Dicha mesa

está formada por tres representantes de los partidos regionales; dos, de la Comisión negociadora; siete, de

las distintas Ponencias, y tres, de la antigua Comisión gestora (precisamente, los señores Areilza,

Cabanillas y Ortega y Díaz Ambrona).

El divorcio y el aborto, a debate

Durante el resto de la mañana quedaron reunidas las Comisiones de trabajo, a puerta cerrada, para el

estudio de las Ponencias. Estas son la siguientes: «Cultura y educación», por Francisco Castedo;

«Condición femenina y familia», por María Antonia Ortiz; «Estatutos y formación», por José Pérez

Llorca; «Política social», por José Miguel García Margayo; «Planteamiento político de la región», por

Joaquín García Javaloyes; «Política económica», por José Teijeiro, y «Estrategia política», de la que es

autor Manuel Fraile.

Las dos primeras fueron presentadas, una vez aprobadas, al Pleno de la tarde, que comenzó a las siete y

media, actuando de moderador José Luis Álvarez.

La ponente María Antonia Ortiz realizó una síntesis de los principales aspectos del informe acerca de «La

condición femenina y familia». Los cuatro puntos básicos del primer apartado se refieren a la igualdad de

sexos ante su formación, la competencia responsable de los padres, la efectiva consideración social de

equiparamiento entre sexos y la necesidad de un mismo trato a nivel laboral para la mujer, hoy

discriminada en este aspecto.

Otras cuestiones sometidas e reflexión fueron, dentro de esta primera Ponencia, la reducción de la

mayoría de edad a los dieciocho años, los problemas de la ancianidad, el divorcio y el aborto. Los dos

últimos temas fueron objeto de un amplio debate en el Pleno, pues, aunque la Comisión encargada al

efecto había decidido preenunciarse a su favor por 27 votos contra 9 (y los señores Díez Picazo y

Torquemada intervinieron para defender sus respectivos puntos de vista; uno, afirmativo; el otro,

negativo, sobre el asunto), se planteó la posibilidad, por uno de los militantes presentes en la sala, de que

el PP dejara a la conciencia de sus partidarios la libre elección sobre el caso, y que, en cuanto a partido,

no adoptara ninguna opinión formal. La polémica adquirió intensidad cuando una congresista hizo uso de

la palabra, asegurando que la discusión sobre el divorcio en un partido de centro no procedía, y que si

alguien no estaba de acuerdo con esta opinión existían otros grupos, como Alianza Popular o Fuerza

Nueva, donde podrían explicar sus dudas.

En relación al aborto, el Pleno aprobó, a mano alzada, la consideración del mismo como delito penal (la

otra versión aludía a que no se incurría en delito cuando concurrieran circunstancias muy graves). El

párrafo fue suprimido por la Ponencia. Es de observar que el señor Cabanillas se mostró partidario de la

primitiva redacción, mientras que el señor Areilza se abstuvo a la hora de emitir su voto.

Por una cultura española

La segunda Ponencia aprobada, que versaba sobre política cultural, fue expuesta al Pleno por Fernando

Castelo. La superación del vacío cultural de los últimos cuarenta años, la renuncia a la educación de

élites, la gratuidad de la enseñanza hasta los dieciséis años, la reforma fiscal como único medio de

conseguirla, la búsqueda de un alto nivel científico para la Universidad y la libre sindicación para el

personal docente fueron, según el breve informe reseñado, las cuestiones propugnadas en este orden.

Todo ello, con miras a lograr una «cultura auténticamente española, que, sin echar mano de anacronismos

superados, no renuncie, sin embargo, a sus señas de identidad».

La sesión finalizó con un desglose de cada uno de los apartados de las restantes Ponencias pendientes de

aprobación, efectuado por los propios ponentes.

Una de las que presentan en este aspecto mayores dificultades, por su trascendencia, es la de «Estatutos»,

cuyos miembros debatieron hasta últimas horas de la noche el texto definitivo.

No obstante, el esquema organizativo del partido será un Comité político de 25 miembros.

(Fotos Giménez.)

14

Arriba

 

< Volver