Autor: L. G.. 
 El Partido Popular. 
 Aspira a la defensa del obrero     
 
 Pueblo.    11/02/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 5. 

EL PARTIDO POPULAR

ASPIRA A LA DEFENSA DEL OBRERO

MADRID (PUEBLO, por L. G.) - La primera comparecencia pública del Partido Popular Demócrata

Cristiano tuvo lugar anoche en el Colegio Mayor San Pablo. En el acto de presentación se definió al

partido como centrista «deseoso de zonas abiertas, sin miedo a la libertad» y considerando al bunker

irrespirable. La opción del centro «comporta graves dificultades y más en la gente joven», señaló el

portavoz del P. P., cuyo presidente, Pío Cabanillas. resultó elegido en el primer congreso que el partido

celebró en Madrid el pasado fin de semana.

Tras la breve presentación, tomo la palabra José María Prada, miembro de la Comisión Ejecutiva, que,

tras analizar la actual y crítica situación económica española, esbozó las soluciones que aportan tanto el P.

P. como algunos partidos políticos. El planteamiento de la situación actual lo basó en las conocidas cifras

de la inflación, paro - estimado en un 6 por 100 de la población activa - y déficit de la balanza de pagos,

que asciende a unos ocho mil quinientos millones de dólares.

Como soluciones generales, dijo Prada que lo primero que había que hacer era atajar el paro y el

incremento de los precios, evitando él creciente endeudamiento exterior. Señaló que previamente se debía

llegar a un pacto político que ya está encaminado con la su presión de la «ventanilla» y la inminente

legalización de las distintas centrales sindicales. Ello sería base de un pacto social en el que debían de

colaborar en torno a una misma mesa tanto la Administración como los obreros y empresarios.

Naturalmente, todo debe asentarse en la aceptación de una disciplina mutua.

Los empresarios exigirán, entre otras muchas cosas, la Flexibilización de la plantilla, y los líderes

sociales, que la factura la pagásemos entre todos y no sólo el trabajador. La Administración, como baza

fluctuante entre unos y otros, contribuiría a crear el «seguro de paro» que actualmente se cifra en unos

ciento cincuenta mil millones de pesetas.

Tras este planteamiento general, José María Prada esquematizó la política económica del Partido Popular,

haciendo incapié en que como pensadores democristianos están en contra de todo tipo de opresión,

aspirando a la defensa del obrero, como hombre que en nuestra Patria ha estado marginado durante tanto

tiempo. «La dignidad del hombre exige el derecho individual al trabajo y éste se proclama como un

deber», señala el programa del Partido. «La economía estará al servicio de la persona y de la comunidad»,

apunta otro de los puntos, condicionantes, en definitiva, de una nueva sociedad, basada, según propuesta

del Partido Popular, en la organización del Estado y de todos los ámbitos de la comunidad.

 

< Volver