Un centro, y sólo uno     
 
 Ya.    11/02/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 5. 

11-11-77

EDITORIAL

UN CENTRO, Y SOLO UNO

SALUDAMOS al Partido Popular, que ha celebrado su primer Congreso, y aplaudimos especialmente la

clara voluntad integradora que ha manifestado desde el principio.

La constitución de grandes bloques ha sido una constante de nuestra línea editorial, especialmente

respecto de aquellos sectores de opinión con cuyos principios nos sentimos más identificados, y que van

desde la Alianza Popular hasta la Izquierda Democrática, de Ruiz-Giménez, y la socialdemocracia. Esta

actitud no ha sido siempre bien entendida y nos ha valido incomprensiones y ataques, pero la hemos

mantenido contra viento y marea, persuadidos de que la convivencia nacional requiere el pluralismo; pero

este pluralismo sólo podrá funcionar si se establece entre unas pocas, grandes y firmes opciones políticas.

LA del centro nos parece especialmente importante por cuanto supone la presencia de un humanismo de

raíces inequívocamente cristianas, aunque no tenga que estar integrado exclusivamente por cristianos ni

haya de tener significación confesional, entre una derecha que en nuestro país ha sido siempre proclive a

las fórmulas autoritarias, reaccionarias y de fuerza, y una izquierda que ya estamos viendo cuánto le

cuesta abandonar los planteamientos revolucionarios y marxistas, para aproximarse a lo que son los

modernos socialismos europeos. Por esto hemos visto siempre con preocupación que no se formase el

centro potente que hacía falta al día siguiente de la muerte de Franco, y en su lugar sólo estuviera un

abigarrado mosaico de grupos y personalismos.

LA unidad del centro continúa siendo una necesidad, pero ya significan mucho los nueve partidos

integrados en el Centro Democrático. Además, ante una integración como ésa, en la que figuran desde los

cristianos demócratas, por la derecha, hasta los socialdemócratas, por la izquierda, ¿qué objeción sería

pueden poner los que todavía siguen fuera? Naturalmente, nosotros creemos que un solo centro, con todos

los matices internos que hagan falta, es mejor que esos dos centros de que algunos hablan - de izquierda y

de derecha y hasta se menciona el "centro-centro" -, que sólo servirían para debilitar el conjunto.

ES justo reconocer el papel decisivo que en la integración que alabamos ha tenido el Partido Popular. Su

política ha sido inteligente y patriótica. Una vez más apelamos al patriotismo y a la clarividencia de

todos para que recapaciten. Pensar que cualquier partido o integración menor pueden ir solos a las

próximas elecciones es engañarse. Lo grave es que los que piensan así no sólo se perjudican a sí mismos,

sino al país, que necesita esa gran pieza central de moderación que, afortunadamente, se está empezando

ya a formar.

 

< Volver