Las tribulaciones de Areilza     
 
 El Alcázar.    23/02/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 5. 

DE AREILZA

No es la primera vez que lo señalamos: los españoles somos un pueblo con tremenda

memoria. Con memoria de elefante. Aquí el viento no se lleva nada, menos de los hombres

públicos. A lo hecho (a lo que se hizo) no hay más remedio que dar el pecho lo que, después

de todo, resulta beneficioso para la salud pública. Al señor Areilza desde la lealtad al Régimen

del 18 de Julio se le ha atacado bastante. Vean ustedes lo que respecto al mismo señor se dice

en la otra banda, a través de la revista "Berriak" (9-11-77) editada en San Sebastián:

"Quién lo iba a decir. Areilza que es diplomático, debe saber muy bien lo tiránico que resulta a

veces el protocolo. Y esta vez el protocolo le ha puesto en un compromiso. Resulta que la

condesa de Motrico conlleva, por su título, el cargo de Alcaldesa Honoraria de la Villa. Y tuvo

que ratificar, en el Pleno del Ayuntamiento, que se izara la ikurriña en el balcón del concejo.

Adhirióse la dama por escrito y en el Palacio de Churruca, junto al vetusto blasón nobiliario, se

desplegó una ikurriña. Curioso. Una ikurriña en la casa de Areilza, conde consorte de Motrico.

Aseguran los sabios del lugar que daría un brazo por no haber pronunciado el discurso de

ocupación de 1937. Ayer pedía una España como la Italia de Mussolini, la Alemania de Hitler y

el Portugal de Oliveira Salazar, hoy pide a la servidumbre por teléfono que cuelguen la ikurriña

del balcón. ¿Un brazo sólo? ¡Y una pierna daría por no tenerlo más en la memoria!"

Como los españoles de otras regiones es seguro que no conocen el famoso discurso de Areilza

desenterrado por "Berriak", vamos a reproducir los párrafos más significativos para que se

pueda valorar si dar un brazo y una pierna es precio adecuado por el olvido de ciertas cosas.

Areilza, alcalde de Bilbao tras la liberación de la ciudad por las tropas nacionales, se dirigió al

representante de Alemania con las siguientes palabras:

"Hitler, vuestro caudillo, ha sabido conciliar los anhelos de reivindicación de los trabajadores

con el interés nacional de todo el pueblo alemán... Frente al triángulo de la democracia

parlamentaria, el liberalismo masónico y el socialismo marxista, se opone ese triángulo que

forman Roma, Berlín y Lisboa, y en cuyo centro equidistante se sitúa la Falange Tradicionalista,

construyendo un Estado sobre la sustancia de nuestra tradición nacional y sobre los vértices de

la Patria, del pan y de la justicia, que nos devuelven la libertad y grandeza necesaria para

cumplir nuestro destino en la Historia. Terminó: ¡Viva la Alemania de Hitler! ¡Viva la Italia de

Mussolini! ¡Viva el Portugal de Salazar!"

¿Sabe alguien dónde se cortan piernas en buenas condiciones?

 

< Volver