Vida Política. 
 Contacto para la posible unión de los partidos políticos de los señores Gil-Robles y Ruiz-Giménez     
 
 Informaciones.    06/04/1976.  Página: 4. Páginas: 1. Párrafos: 31. 

VIDA POLÍTICA

Contactos para la posible unión de los partidos políticos de los señores Gil-Robles y Ruiz-Giménez

SEÑOR ÁLVAREZ DE MIRANDA: «QUERÍAMOS QUE SE SUSPENDIERAN LOS ACUERDOS

CON COORDINACIÓN DEMOCRÁTICA»

MADRID, 6. (INFORMACIONES y resumen de agencias.)

DON Joaquín Ruiz-Giménez y don José María Gil-Robles, presidentes de Izquierda Democrática y

Federación Popular Democrática, respectivamente, tuvieron ayer el primer contacto para una posible

unión de los dos grupos cristianodemócratas, tal como se acordó en los respectivos congresos celebrados

este último fin de semana.

Los señores Ruiz-Giménez y Gil-Robles, en reunión con los secretarios de ambos partidos políticos, don

Jaime Cortezo y don José María Gil-Robles y Gil Delgado, decidieron convocar dentro de este mes una

comisión ejecutiva provisional y paritaria para estudiar el proceso de integración en sus aspectos

orgánicos y funcionales.

«Ambos partidos - dijo el señor Ruiz-Giménez en una conferencia de Prensa en la que comunicó esta

información - confían en facilitar ulteriores avances en la Integración de la democracia cristiana en

España.»

APARTAMIENTO «SUPERABLE»

El líder de Izquierda Democrática explicó a los periodistas el desarrollo del congreso, en el que se

produjo la retirada de la corriente encabezada por don Fernando Álvarez de Miranda. Este sector quería

que se suspendiera el acuerdo con Coordinación Democrática, al menos hasta el verano, pero «la reserva

que Izquierda Democrática hacía al pie del documento de Coordinación Democrática (ratificación en su

próximo congreso), era clara e importante». El señor Ruiz-Giménez mostró su esperanza de que este

apartamiento sea «superable». Según él, la separación del grupo del señor Álvarez de Miranda significa

alrededor de un 10 por 100 de bajas en el partido.

Indicó que «el congreso ha enviado un telegrama al señor Fraga, protestando por las detenciones

practicadas y pidiendo la libertad de los detenidos el sábado». Aclaró el señor Ruiz-Giménez que él

participó en la petición de manifestación. «Fui el primer firmante, pero siempre dejé claro que la

celebración tenía que ser solicitada oficialmente y que, si era prohibida, Izquierda Democrática no

asistiría a la manifestación. Confiero, sin embargo, que las detenciones son infundadas.»

UNANIMIDAD EN LAS VOTACIONES

En cuanto a la integración de Izquierda Democrática en la Coordinación Democrática, añadió que su

partido pide sobre todo unanimidad en las votaciones que se realicen cuando se trate de decidir llevar a

cabo acciones en la calle. «Dada la crispación existente en el país - agregó - no podemos apoyar

situaciones que pueden producir hechos cruentos. Por eso, en estos casos, pedimos unanimidad en el seno

de Coordinación Democrática: es decir, Izquierda. Democrática no será llevada adonde no quiera ir,

como, por ejemplo, a una situación como la de Argentina.»

Añadió que la actitud de la Federación Popular Democrática al adoptar el acuerdo de gestionar su

Integración en Coordinación Democrática es prueba de su espíritu democrático, ya que su presidente, el

señor Gil-Robles, habla declarado días antes que no era partidario de integrarse en esta organización.

«Esto honra a P.P.D. y a su presidente.»

MOMENTO DURO Y DIFÍCIL

Acerca de la situación del país, manifestó el señor Ruiz-Giménez que «el momento es muy duro y difícil.

El plan de reformas tiene dificultades internas en el propio Gobierno y hasta en las instituciones. La

oposición no se opone a nada. Es desde dentro del propio sistema donde se oponen a la reforma

propugnada por el Gobierno».

Más adelante señaló que «es un sector muy amplio del sistema quien se ha colocado contra la reforma,

pero sin ofrecer ninguna alternativa válida ni hacia dentro del país, ni hacia el exterior. Esta manteniendo

una actitud negativa. En este sentido creo que la oposición democrática está dando muestras de una

moderación».

NO ES EL FRENTE POPULAR

Agregó el señor Ruiz-Giménez que Coordinación Democrática no significa «ni muchísimo menos el

Frente Popular, ya que hay integrados partidos de los más heterogéneos. «De facto - añadió - es

como si se hubiese constituido un órgano con el cual habrá que contar de cara al gran pacto social.»

Añadió finalmente que la noticia de las detenciones del sábado pasado «ha sido un reguero de pólvora en

Europa» y que no han entrado en el tema de la posible integración de Unión Democrática Española

(U.D.E.), grupo del señor Silva Muñoz, en la futura Confederación de la Democracia Cristiana». «Esta

asociación - dijo - tiene dos ministros en el Gobierno y esté representada en las Cortes. No pertenece, por

tanto, a la oposición, ni ha aceptado los puntos del Partido Demócrata-Cristiano en la oposición. Por

tanto, ni siquiera nos hemos planteado este tema.»

EL SEÑOR ÁLVAREZ DE MIRANDA EXPLICA LAS RAZONES DE SU SEPARACIÓN DEL

GRUPO DEL SEÑOR RUIZ-GIMENEZ

La agencia Europa Press, como adelantábamos ayer, ha transmitido una información sobre la escisión

producida en el seno de Izquierda Democrática. Dice esta agencia: En El Escorial ha nacido Izquierda

Demócrata-Cristiana, encabezada por don Fernando Álvarez de Miranda, a consecuencia de la escisión

que se ha producido en el partido Izquierda Democrática, que encabeza don Joaquín Ruiz-Giménez. En

Izquierda Demócrata-Cristiana figuran, entre otros y además del señor Álvarez de Miranda, varios

miembros de la comisión ejecutiva de Izquierda Democrática, como don José Gallo, don Oscar Alzaga,

don Iñigo Cavero, don Juan Antonio Ortega y Díaz-Ambrona, don Luis Vega Escandón (presidente de

Izquierda Democrática en Asturias), don Bernardo Cabrera (presidente de Izquierda Democrática en

Canarias) y don José Luis Alonso Almodóvar (del grupo de Palencia).

En cuanto a la importancia del grupo, se subraya que de las cuatro ponencias presentadas en el congreso

de Izquierda Democrática, tres habían sido formuladas por personas que han abandonado este partido para

formar la Izquierda Demócrata-Cristiana, además de figurar en el mismo grupo viejos fundadores de

Izquierda Democrática, que se consideran herederos de don Manuel Giménez Fernández, el antiguo

diputado de la C.E.D.A. en la II República española, y que estaba considerado como el líder del ala

izquierda de este movimiento, propulsor de la reforma agraria.

CAUSAS DE LA ESCISIÓN

En círculos allegados al movimiento de la democracia cristiana se ha hecho constar que en Izquierda

Democrática se planteaban indudablemente dos concepciones distintas del partido. Una de ellas (la

encabezada por el señor Álvarez de Miranda), que considera lo más importante en estos momentos el

formar una gran democracia cristiana para estar en condiciones más tarde de proceder a las alianzas que

se considere oportuno, y la otra, que se siente más ligada a las corrientes socialistas y comunistas que a

las propiamente dichas demócrata-cristianas. En este último grupo han sido decisivos los sectores

procedentes de Elche, Alicante y Valladolid.

Como síntoma de este ambiente contradictorio, se cita el caso de que en el congreso de Izquierda

Democrática de El Escorial se oyeron voces que decían: «Estamos más cerca de nuestros hermanos

comunistas que de nuestros hermanos demócrata-cristianos.» En esta situación, la escisión parecía

inevitable. Esta escisión se produjo al final del escrutinio de dos mociones, una de don Joaquín Ruiz-

Giménez y otra de don Fernando Álvarez de Miranda. Salió triunfante la del primero por 150 votos contra

57.

LA POSTURA OFICIAL DEL NUEVO GRUPO

Una vez terminado el escrutinio, el señor Álvarez de Miranda se acercó a la mesa y leyó la siguiente

declaración:

«Los promotores de Izquierda Demócrata-Cristiana, acatando el resultado del escrutinio realizado:

Primero. Nos sumamos a la propuesta de creación de la Confederación de Partidos Demócrata-Cristianos

que acaba de ser acordado por el congreso de Izquierda Democrática Española, y a la que deberán ser

invitados los otros grupos democráticos de inspiración cristiana que acepten los principios aprobados por

el Equipo del Estado Español de la Democracia-Cristiana solicitando en este acto los promotores de

Izquierda Demócrata-Cristiana su incorporación a esta Confederación

Segundo. Dado que en relación con Coordinación Democrática los promotores de Izquierda Demócrata-

Cristiana no consideran aceptable su actual planteamiento y no se incorporarían a la misma mientras

mantenga sus actuales estructuras y características, consideran innecesaria la segunda votación (relativa a

Coordinación Democrática). En todo caso, hacen constar su respetuosa y más firme petición de que sean

liberados los miembros de Coordinación Democrática que permanecen en prisión.

Tercero. Los promotores de Izquierda Demócrata-Cristiana quieren dejar constancia de su fraternal

solidaridad en la lucha por la democracia, la libertad y la justicia social con quienes hasta ahora han

militado en las mismas filas de Izquierda Democrática.

El Escorial, 4 de abril de 1976.»

Acto seguido, todos los partidarios de la nueva Izquierda Demócrata-Cristiana se retiraron.

EL SEÑOR ÁLVAREZ DE MIRANDA EXPLICA LA SEPARACIÓN

Por su parle, don Fernando Álvarez de Miranda declaró después a Europa Press:

«Se trata de dos concepciones completamente distintas de lo que es la democracia cristiana y de la

estrategia que debe seguir. Nosotros entendemos que primero es necesario crear esa gran, fuerza

demócrata-cristiana y luego estaremos en condiciones de hacer alianzas con fuerzas distintas.

Consiguientemente - añadió -, esto no quiere decir que nos neguemos a esto último, pero queremos

insistir en que lo primordial es hacer un llamamiento y crear un gran partido demócrata-cristiano.

Por otra parte - continuó diciendo -, es indudable que en la Izquierda Democrática hay personas que están

más cerca del socialismo que la Democracia Cristiana y que en algunas ocasiones son más reivindicativas

que los propios socialistas.

Se ha producido lo inevitable: una. separación, momentánea y fraternal por dos concepciones estratégicas

distintas. Considero que Joaquín Ruiz-Giménez es un hombre de condiciones extraordinarias, de una

calidad humana fraternal y que tenemos la esperanza de seguir un contacto muy estrecho, y que

volveremos a encontrarnos con él aunque para ello fueran necesarias estas condiciones distintas.

Seguimos siendo partidarios - terminó diciendo - de una ruptura, pero entendida como cambio pacifico en

profundidad y acordado por la mayoría del pueblo español.»

PETICIÓN DE INGRESO EN LA CONFEDERACIÓN D. C.

El señor Álvarez de Miranda ha declarado a Cifra también que Izquierda Demócrata-Cristiana pedirá su

ingreso en la Confederación de Partidos Demócrata-Cristianos en la que estarían integrados todos los

partidos de esa tendencia.

Explicando los motivos de su ruptura con Izquierda Democrática, el señor Álvarez de Miranda manifestó:

«Entendemos que debía haberse ido a una integración con la Federación Popular Democrática, de Gil-

Robles, pero al ser aceptada la fórmula de la Confederación, y dado que en Izquierda Democrática

existían dos concepciones de la Democracia Cristiana totalmente distintas, hemos decidido separarnos

para constituir otro partido.»

«Nosotros - añadió el señor Álvarez de Miranda - hubiéramos querido que Izquierda Democrática y F. P.

D. se fundieran en un solo partido y que se hubieran suspendido los acuerdos con Coordinación

Democrática hasta que un nuevo congreso del nuevo partido fusionado decidiera la línea a seguir. Pero

nuestra propuesta no obtuvo mayoría.»

4

6 de abril de 1976

 

< Volver