Autor: Laín Entralgo, Pedro. 
   Sobre la organización del sector liberal     
 
 ABC.    28/02/1976.  Página: 4. Páginas: 1. Párrafos: 5. 

28 DE FEBRERO DE 1976. PAG 4.

SOBRE LA ORGANIZACIÓN DEL SECTOR LIBERAL

Señor director: Bajo el epígrafe «Organización del sector liberal», el número de ABC del miércoles 25 de febrero publica una

gacetilla en la que se dice que «personas de tendencia liberal o socialdemócratas» vienen celebrando una serie de reuniones para

coordinar esfuerzos comunes «ante el hecho de que los socialistas. por una parte, y los democratacristianos por otra», tratan de

conseguir algo semejante; y entre los nombres de esas personas figura el mío.

Debo ante todo afirmar que la casi totalidad de quienes aparecen en dicha gacetilla son excelentes amigos míos: algunos de ellos,

óptimos. Pero a continuación, y sin entrar en detalles acerca de mi efectiva participación en tales reuniones, me siento obligado a

formular las dos precisiones siguientes:

1.ª Que yo no he hecho ni haré nada «ante» lo que por su parte hagan los socialistas y los democratacristianos Salvados los

ineludibles matices personales, me siento afín, es cierto, a lo que en su conjunto significan las personas mencionadas en la nota de

ABC; lo cual no me impediría decir lo mismo respecto a determinados grupos de democratacristianos o de socialistas.

2.ª Que desde hace veinte años es firme propósito mío no formar parte de ningún grupo político, llámase partido, asociación o como

se quiera. En la vida pública española he tenido una actuación que yo mismo he revisado a fondo; y entiendo que cuando uno ha

pasado por tal trance, y por añadidura no sirve ni quiere servir para la gestión política, su deber como ciudadano comprende los

siguientes puntos: total retirada de cuanto de una u otra manera suponga gobierno político de los demás: crítica responsable y

exigente de todo lo que en el mundo en torno parezca ser nocivo o torcido; leal expresión pública de los ideales propios, que en mi

caso - tan poco original soy - se reducen a la recta conjunción de una verdadera libertad civil y una no menos verdadera justicia

social; cumplimiento decoroso, y si fuera posible eminente, de las obligaciones que, a una, impongan la propia vocación y la

profesión propia.

Muy de veras le agradeceré la publicación de esta carta en el diario de su digna dirección. - Pedro LAIN ENTRALGO.

 

< Volver