Vida política. 
 Democracia Social Cristiana de Cataluña rechaza la alianza con el Partido Comunista     
 
 Informaciones.    03/04/1976.  Página: 6. Páginas: 1. Párrafos: 6. 

DEMOCRACIA SOCIAL CRISTIANA DE CATALUÑA RECHAZA LA ALIANZA CON EL PARTIDO COMUNISTA

BARCELONA, 3. (EUROPA PRESS.) - Con la firma de nueve dirigentes de Democracia Social Cristiana

de Cataluña, se ha recibido en la redacción de Europa Press el siguiente comunicado:

«En relación con la noticia de la presentación pública del manifiesto de Unió Democrática de Catalunya

el pasado 25 de marzo, con ocasión de la incorporación de varios nuevos miembros a dicho partido y en

la que se vierten alusiones a la D.S.C.C., ésta, a través de su comisión política, formula las siguientes

puntualizaciones:

1. Democracia Social Cristiana de Cataluña es decididamente partidaria d e la unión de las

tendencias democristianas catalanas, entre las que figuran tanto la U.D.C. como la D.S.C.C., formando

un nuevo y gran partido. Pero esta unión no debe implicar nunca absorción de un grupo por el otro.

2. Nuestras bases programáticas llevan implícito unos planteamientos claramente diferenciados del

socialismo, a1 igual que de los grupos conservadores y liberales. También sostenemos un

regionalismo no separatista, con facultades d e autogobierno de las regiones y países que integran

España Todo ello, con un programa social de profundas transformaciones de las actuales

estructuras, que no está reñido con la necesaria expansión de la economía, que, dicho sea de pavo, ha de

facilitar los medios para el desarrollo de dicho programa de realizaciones sociales. Por último,

mantenemos nuestros distanciamientos con todos los partidos totalitarios, rechazando las tácticas de

alianza con el partido comunista

3. Consideramos finalmente que la estrategia oportuna para el logro de la deseada unión de todas las

tendencias democristianas de Cataluña en un solo partido ya no es la que correspondería a una

situación de estricta clandestinidad, sino a aquella que haga posible que grandes sectores de la opinión

pública, hasta ahora ausentes de la inquietud política, se incorporen a ella con su participación

creciente y activa.

4. Y nos hallamos dispuestos a reanudar el diálogo, que nosotros nunca interrumpimos, con

U.D.C. para fijar de común acuerdo los puntos de confluencia que la democracia cristiana de

Catalunya ha de ofrecer como alternativa viable al pueblo catalán.»

 

< Volver