Autor: Cruz Gutiérrez Gómez, Juan de la. 
 Figuras en punta. 
 Fernando García Lahiguera  :   
 (de unión Social Demócrata Española). 
 Ya.    20/02/1977.  Página: 9,11. Páginas: 2. Párrafos: 44. 

FIGURAS EN PUNTA

FERNANDO GARCÍA LAHIGUERA (DE UNION SOCIAL DEMÓCRATA ESPAÑOLA)

FERNANDO García Lahiguera es un hombre de estatura media, abogado, que pone en la placa de su casa, y que entra al salón a

charlar con el periodista con mil y una preocupaciones de pedir perdón por ese puñado de minutos que uno le espera. Se sienta a tu

lado, le pide un "gin-tonic" a su mujer, te insiste varias veces que tomes algo, y abre de par en par esas puertas generosas de lo que

debe ser modelo de amabilidad en la conversación. Gafas tras las que se esconden unos ojos vivos, inquietos... Respuestas prontas y

decididas desde el ventanal de la mentalidad política. Más allá, una biblioteca con un largo desfile de libros políticos.

Tiene el don de dejarte improvisar las preguntas, que surgen como del antojo. Por eso la charla es amiga y llana, porque hay

al medio un micrófono y frente a frente dos hombres con el objetivo común de hablar de un país, de unas circunstancias, de unos

avatares políticos... España. Y desde ahí el prisma del político entrevistado. Y eso, a fin de cuentas, es muy importante a la

hora de enjuiciar al hombre, en este caso a García Lahiguera.

- Yo nací en un ambiente muy tradicional español, incluso con alguna carga de integrismo político-religioso. Eso es algo que

condiciona mucho al principio. Por eso hubo un tiempo en el que me llegué a creer y viví ilusionadamente la hipotética cuestión de

la "revolución pendiente". Pero eso se fue disolviendo en un proceso crítico personal o, mejor dicho, transpersonal. Esto se inició de

forma irreversible en mis primeros años de Universidad. Entonces yo seguía muy de cerca la trayectoria de Dionisio Ridruejo,

personaje que me resultaba sumamente atractivo. Había leído algunos escritos suyos, pero en 1958 tuve la oportunidad de conocerle

personalmente, presentado por Vicent Ventura. Desde ese momento me vinculé a lo que entonces era el Partido Social de Arción

Democrática y que en octubre de 1974 se convirtió en Unión Social Demócrata Española (USDE). Estuve, pues, muy ligado a

Dionisio hasta su muerte.

Ridruejo

- ¿Qué ha representado Dionisio Ridruejo en tu vida?

- Sin duda, la experiencia humana más profunda que yo he experimentado jamás. Era un hombre extraordinariamente seductor, con

grandes valores éticos, que escogió el franciscanismo como forma de vida. Además, con él todo resultaba más claro. Estaba por

encima de toda ansia de poder personal. Un político de deber, no de vocación, como él solía decir de sí mismo. Pero no podía

renunciar al compromiso civil con su pueblo. Si; fue un hombre que marcó una huella decisiva en mi vida.

Posible futuro

- El franquismo sin Franco, ¿ tú lo concibes o no lo concibes ?

- En eso sí que no se equivocó Emilio Romero. No tiene posibilidad histórica, aunque se adviertan intentos de continuismo. Sin

Franco, el aparato se desmorona, por muchas que sean las pretensiones de mantenerlo actuante por parte de determinados grupos

políticos.

- Vamos a plantarnos de aquí a mayo. ¿ Hay libertad en el país en este momento?

- Fuera del plano de la intimidad, en estos momentos no hay libertad, al menos como se entiende en un sistema democrático.

¿Estamos todavía bajo una situación de permisibidad. Por supuesto que los grados de permisibilidad se han ampliado

considerablemente en los últimos meses, y ése es un factor positivo que hay que atribuírselo al Gobierno de Adolfo Suárez. Pero eso

no es libertad. Y no lo es porque aún el Código Penal sigue con templando represivamente el ejercicio de múltiples manifestaciones

de ciudadanía. Esperemos que este proceso desemboque en una situación de auténtica libertad si el deterioro de la calle no llega a

los limites que los últimos acontecimientos nos hacen temer.

- A mi, quizá, esta respuesta me da pie para una nueva pregunta relacionada con el franquismo. ¿Cómo ha evolucionado desde

noviembre del setenta y cinco hasta hoy la sociedad española en el plano político?

- Diría que ha evolucionado más que en las últimas cuatro décadas. El proceso de dinamización de la sociedad española, aun con las

naturales confusiones del caso, ha sido muy intenso. En este proceso, los meses del Gobierno Arias - pese a los intentos frustrados

de Areilza - hay que considerarlos como un factor retardatario.

Pueblo español

- ¿Es España un país políticamente civilizado ?

- No solamente creo que sí, sino que entiendo que es un pueblo con grandes dosis de buen sentido. No se puede involucrar a todo un

pueblo con las acciones de unos grupos mínimos y marginados. Creo, además, que este es un pueblo, en términos estadísticos, muy

conservador. No hay motivo para que la derecha española, al menos la derecha racional, se inquiete demasiado. Lo que creo que

quiere nuestro pueblo, en general, es participar, ser oído, decidir mayoritariamente, no ser hostigado por hacer uso de unas libertades

que son suyas, que le pertenecen, cuyo disfrute no puede depender de concesiones graciosas.

- ¿ Y es Adolfo Suárez, en tu opinión, el hombre que garantice unas elecciones libres ?

- Yo diría que Adolfo Suárez da la impresión de haber experimentado un proceso que podríamos llamar de beckettización. Cuando

fue designado presidente, en una encuesta de urgencia que hizo una agencia de noticias se me preguntó cuál era mi opinión. No pude

ocultar mi sorpresa, aunque tenía patentes sus recientes palabras en las Cortes, donde hizo un reconocimiento explícito de la realidad

del pluralismo del ambiente y esperaba que esas palabras le vinculasen de algún modo. De todas modos, su actuación desbordó

favorablemente mis previsiones. En mi opinión, teniendo en cuenta las condiciones de las que partía y las que todavía subsisten, está

haciendo en el Gobierno cuanto podría haber cualquier hombre de la oposición democrática.

Oposición

- Y eso de ser de la oposición, ¿no crees que ha llegado el momento en que, a base de tanto hablar de ello, está de moda, demasiado

de moda, ser de la oposición ?

- Ser de la oposición no es una cuestión de autocalificación, sino de conducta.

Eso lo dicen las biografías. Por supuesto que siempre habrán "camisas viejas" de todo lo que venga, autoritarios de ayer que hoy se

presentan como demócratas de toda la vida. También están los que a cada momento quieren hacer "pruebas de sangre", expedidores

de certificados de legitimidad... Bueno, toda esta dialéctica creo que debe superarse, y cuanto antes mejor. Ahora vivimos momentos

bastante dramáticos y no debemos empeñarnos en dialécticas estériles.

- ¿Cuáles son las medidas que debe tomar el Gobierno para atajar estos acontecimientos ?

- Creo que el Gobierno tiene que asumir decidida y valientemente el papel de reprimir, con energía y sin discriminación alguna, esta

escalada de violencia, venga de donde venga, aunque sospecho que todo procede de una misma mano y de un mismo centro de

decisión. Es indispensable controlar, neutralizar y desarticular a cuantos propugnan y practican la violencia. El terrorismo ni es

nuevo ni se da exclusivamente en este país. Pero tiene que erradicarse para asegurar la convivencia pacífica. Las diferencias se

discuten en el Parlamento.

Difícil democracia

- ¿ Le está pegando la democracia un tanto fuerte, tanto por una como por otra parte, al Gobierno, llevándole a unas circunstancias

un tanto difíciles ?

- En mi opinión, de ningún modo. Si El Gobierno se encuentra en una situación difícil, no es correcto echarle las culpas a las fuerzas

democráticas. Si el Gobierno se encuentra en una situación crispada por los actos de violencia, tampoco tienen culpa de ello las

fuerzas democráticas, que creo que están dando pruebas, en general, de buena voluntad y de disposición para ir superando las

dificultades. Creo muy positivo que el Gobierno dialogue con la comisión de los nueve. Las presiones con propósito de distorsión

proceden de grupos antidemocráticos.

- En este punto creo que hay una pregunta obligada: ¿Qué opinas tú del GRAPO y de los guerrilleros de Cristo Rey y de todos estos

grupos ?

- Yo del GRAPO sólo conozco las siglas. No sé quiénes son. Tal vez algún día lo sepamos y todos nos quedaremos muy

sorprendidos. Los guerrilleros de Cristo Rey, que han reivindicado ostensiblemente múltiples acciones violentas, me parecen un

fenómeno que o se reconduce a la racionalidad o hay que neutralizarlo eficazmente en una sociedad democrática.

- ¿Cuál es en tu opinión el papel de la oposición? ¿ Está jugando todas las bazas que tiene?

- El papel de la oposición no puede ser otro que el de la presión, pacífica, pero constante, hacia la democracia. Se ha reprochado a la

oposición su fragmentación, sus luchas intestinas, su desgaste... Bien; me parece absolutamente ilusorio esperar que después de

cuarenta años de incomunicación, de represión más o menos acentuada - según épocas y momentos -, nos podíamos encontrar con

partidos de masas perfectamente estructurados. En estas condiciones, la oposición ha hecho más de cuanto cabía esperar. Sin su

presencia, no habríamos llegado a este proceso. Otra cosa es que ahora la oposición se deba proponer seriamente evitar las tensiones

e incomprensiones derivadas de personalismos, actuar con criterios lógicos en función de afinidades ideológicas, llegar a grandes

fusiones, eliminando grupúsculos, ayudando a clarificar las opciones ante el hombre de la calle, establecer alianzas coherentes, si,

como es de esperar, se llega a una ley Electoral aceptable, que garantice la neutralidad del aparato gubernamental en todos los

ámbitos del territorio nacional.

USDE

- Y hablando de estas unificaciones, ¿ por dónde va tu partido?

- USDE, hace pocos días, anunció la creación del Bloque Constitucional, abierto a las fuerzas inequívocamente democráticas

emplazadas a su izquierda y a su derecha, cuyos limites serían los grupos democristianos del Equipo del Estado Español y los

partidos socialistas, con exclusión del PSOE, entre otras cosas porque este partido manifestó su deseo de ir solo a las elecciones.

- Eso que has dicho de inequívocamente democráticos, ¿ qué quiere decir ?

- Quiero decir, como es obvio, grupos o personas que asuman absolutamente y con todas sus consecuencias que la soberanía radica

en el pueblo y que esa soberanía se expresa en libertad por medio del sufragio universal, igual, directo y secreto. Este es un principio

sagrado de la democracia, que hay que admitir sin ninguna restricción. Dionisio decía que no le importaba tanto qué se había sido en

el franquismo, sino cómo se había sido. La democracia tiene que estar abierta a todos, incluso a los que nos negaron

sistemáticamente el ejercicio de la ciudadanía.

Pero sin crear equívocos, sin disociaciones entre lo que se proclama y lo que se practica. El que tenga ambiciones políticas - y quiera

noblemente dedicar a la actividad política todo su tiempo - que pase primero por la prueba de las bases. En la democracia, las

instancias han de venir desde abajo.

Situación de prepartidos

- ¿Qué le puede dar la democracia a España?

- En primer lugar, recobrar su dignidad como pueblo, permitirle practicar sus virtudes civiles. Además, la posibilidad de asumir el

conflicto de forma racional. No olvidemos que la democracia, si permite citar de nuevo a Dionisio, "es un gran debate pacífico", la

única fórmula política en que la libertad se hace operativa.

- ¿Cuáles son las bazas que tienen las cuatro o cinco siglas que van a quedar de todas las que existen ahora ?

- Hay que dar por sentado que estamos en una situación de prepartidos. Si hoy se sumara la militancia política del país, nos

encontraríamos como una cifra muy baja en relación con la población total. Creo que los partidos políticos comenzaran a existir de

verdad después de las elecciones y, naturalmente, iremos a un proceso de clarificación, de supresión de siglas que han podido

cumplir, en un momento histórico, su papel testimonial, pero que aisladas carecen de viabilidad. Cuando se llegue a esa situación

normalizada, nuestro país llegará a las clásicas formaciones que hoy se registran en Europa occidental. Veo un partido comunista,

seguramente minoritario, pero muy bien organizado, con toda su mística, lo que es una ventaja diferencial. Un bloque socialista

importante, pero no mayoritario. Una socialdemocracia que integrará a un contingente humano amplio, interclasista, no sólo por lo

que se viene deduciendo de las encuestas de opinión, sino porque así cabe esperarlo de la actual realidad socioeconómica del país, y

veo, finalmente, una democracia cristiana con un peso específico considerable y un partido conservador que el paso del tiempo irá

debilitando. A partir de ahí, grupos muy reducidos más o menos marginados. Es una gran simplificación, desde luego, pero creo que

éste es el panorama que, a grandes rasgos, terminará por dibujarse.

Elecciones

- Y estas elecciones de las cuales venimos hablando, ¿las ganarán los grupos más potentes económicamente ?

- En el juego de las elecciones, claro está, la disponibilidad de medios influye mucho, pero no es factor absolutamente determinante.

Se pueden contrarrestar los menores medios con mejor imagen, con posiciones menos vulnerables, con honradez en la gestión y en

las propuestas... En todo caso, lo que sí es necesario es que exista plena igualdad de oportunidades en la utilización de los medios de

comunicación de masas para incidir en el cuerpo electoral.

- ¿ Y qué papel juegan, en tu opinión, las fuerzas armadas ?

- Yo creo que las fuerzas armadas en nuestro país son la gran "caja negra", de la que se habla poco y de manera interesada. Intuyo (y

hay que celebrarlo) que al militar le repugna el ejercicio de la política. Creo que debe acentuarse la relación entre la sociedad civil y

la militar, lo que es un factor estabilizador en un contexto democrático.

- ¿Cómo debe ser el ejército en una sociedad democrática ?

- Entiendo que debemos ir a un ejército muy tecnificado, bien remunerado, socialmente prestigiado, de dimensiones adecuadas a

su misión, teniendo en cuenta las posibilidades económicas del país, sin proclividades a sustituir al poder civil legítimamente

constituido, cuya misión principal debe ser la defensa del país ante las eventuales agresiones exteriores.

Atrás queda el pensamiento, desde la conversación, de Fernando García Lahiguera. Luego seguirá habiéndote de esta pasión que le

preocupa, piensa, día y noche, como otros muchos españoles. Vive en la política al día. Y cuando le dejas te brinda su persona. Es el

recuerdo que el periodista nunca olvida...

* "El Gobierno tiene que reprimir la escalada de violencia, venga de donde venga"

* "Ridruejo, que escogió el franciscanismo como forma de vida, estaba por encima de toda ansia de poder personal"

* "El franquismo sin Franco no tiene posibilidad histórica"

* "Ser de la oposición no es cuestión de autocalificación, sino de conducta"

"ESTAMOS EN UNA SITUACIÓN DE PREPARTIDOS"

"NINGÚN PUEBLO SE MERECE NUNCA VERSE PRIVADO DE SUS LIBERTADES"

"CREO MUY POSITIVO QUE EL GOBIERNO DIALOGUE CON LA COMISIÓN DE LOS NUEVE"

"LOS PARTIDOS POLÍTICOS COMENZARAN A EXISTIR DE VERDAD DESPUÉS DE LAS ELECCIONES"

Juan de la Cruz Gutiérrez Gómez

20-11-1977

 

< Volver