Autor: Burcet, Josep. 
 El "test" político de "Informaciones". 
 1 ¿Es usted de derechas o de izquierdas?     
 
 Informaciones.    17/12/1977.  Página: 18-19. Páginas: 2. Párrafos: 37. 

EL «TEST» POLÍTICO DE «INFORMACIONES»

INICIAMOS hoy un juego: un juego para chequear su tendencia, sus inclinaciones políticas.

Su autor es un sociólogo catalán que ha reducido a «test» las numerosas preguntas que el ciudadano de la calle se hace hoy en busca

de su identidad. Pero, repetirnos, se trata de un juego, una distracción íntima en estas tardes de invierno propicias a, la meditación y

al recogimiento. La idea de JOSEP BURCET, el autor de estos cuestionarios políticos, no es otra que la de facilitar al ciudadano

curioso elementos de inicio para establecer un diagnóstico de su retrato íntimo, lo que no quiere decir que las conclusiones

pretendan llevarle a una afiliación concreta. Los diez cuestionarios que vamos a ofrecer al lector en sábados sucesivos pretenden

demostrar - como justifica el sociólogo Burcet - que, pese a todo, este

país tiene muy arraigada la conciencia ideológica, que sólo permanece adormecida, en muchos casos, por lógicas dudas propias del

proceso de cambia político que vivimos en esta primera etapa de la democracia.

En las próximas diez semanas, el lector podrá conocerse un poco más a sí mismo, de acuerdo - o en desacuerdo - con los

cuestionarios que se le proponen.

A titulo de ejemplo y de introducción al juego, hoy le ofrecemos un «test» reducido a su inclinación política. ¿Es usted de derechas

o de izquierdas?, se pregunta al jugador, sin que ello pretenda determinar que sólo hay dos tendencias de opinión. Este «pretest» de

ahora marca, sin embargo, un límite del campo, y en semanas sucesivas se irán estableciendo matices diferenciadores hasta dar con

el zapato a la medida de sus inclinaciones políticas.

En las siguientes semanas los cuestionarios preguntarán al lector si es liberal, o narquista, o integrista, o conservador, o

desarrollista... Las puntuaciones que obtenga en cada caso sólo le dicen que es o no es lo que se le pregunta y no implican otras

deducciones que no sean las del cuestionario concreto que se considera. Al final de esta serie, y mediante una clave; el lector podrá

obtener entonces la fórmula que determine, con más o menos precisión, su ideología.

Sólo al final, repetimos, conocerá la clave, salvo que sus ideas sean tan firmes que en una puntuación concreta obtenga el máximo,

lo que, de alguna manera, vendré a demostrar que es tácita o expresamente militante activo de una ideología, lo normal, sin

embargo, es que una persona tenga algo de todo, en una determinada tendencia de izquierda o derecha. Así un señor de derechas

será algo liberal, algo integrista, algo conservador,,. Las dosis de cada algo configurarán su retrato político.

Pero volvemos a repetir que esto es un juego, no una captación política. Es una reflexión íntima y divertida, sin pretensiones

definitorias y sujeta, naturalmente, a desacuerdos. Lo importante es jugar con convencimiento y meditación.

Para alegrar la dosis de intensidad de algunas preguntas presentamos estos «tesis» con dibujos que ayudan a descongestionar la

«carga».

Juegue, pues, a conocer su retrato político y cuéntenos, si quiere, su experiencia.

1 ¿Es usted de derechas o de izquierdas?

Por Josep BURCET (Sociólogo,)

LAS RAZONES DEL PUEBLO

¿HA VOTADO CONTRA SU IDEOLOGÍA?

NO hace muchos días, un amigo insistía en que durante las elecciones generales del pasado 15 de junio mucha gente había votado

contra su ideología sin saberlo.

Sostenía que gente de «derechas», influida por la mala imagen del franquismo, había votado «centro». Y también que una parte del

voto socialista procedía de personas con actitudes políticas más libertarias que marxistas. «Los españoles - decía - en realidad,

somos todos un poco anarquistas» Esta interpretación parece discutible» Pero sí seguramente es verdad que muchas personas

desconocen los perfiles y los recovecos de sus propias actitudes políticas.

Ni la industrialización, ni la elevación del nivel de vida, ni los cuarenta años de silencio han terminado con las ideologías. Todos los

indicios parecen apuntar justamente en dirección contraria. Estamos en la antesala de un gran debate ideológico, tanto en el plano

colectivo como en el interior de cada uno.

JUEGO INTIMO

ESTA serie «Autodiagnéstico político» viene a caballo de estas tendencias. Quienes la sigan se sentirán estimulados para reflexionar

sobre los grandes problemas Ideológicos de nuestro tiempo. La serie es un incentivo para iniciar una especie de juego íntimo en el

que cada cual tendrá ocasión de ir a por su propia verdad, elaborando su posición personal frente a las distintas alternativas políticas

que se le ofrezcan. Alumbrará la naturaleza de los intereses materiales e ideológicos de cada uno. Y por último, es probable que este

juego desarrolle la tolerancia hacia las ideas de los demás e incluso con respecto a las contradicciones existentes entre las ideas

propias.

Aparecerán diez artículos. En cada uno de ellos habrá un test, o, para ser más exactos, una escala de medida de actitudes políticas.

Estas escalas han sido diseñadas para chequear el grado de afinidad de cada uno con relación a las distintas ideologías (liberalismo,

conservadurismo, integrismo, comunismo, social temo, etc.).

SISTEMAS DE IDEAS Y JUICIOS

ENTRE los sociólogos contemporáneos existe una cierta unanimidad en considerar que una ideología es un conjunto sistematizado

de ideas y juicios, explícito y generalmente organizado, que sirve para describir, explicar, interpretar o justificar la situación de un

grupo o de una colectividad.

Este sistema de ideas y juicios se inspira principalmente en valores y propone una orientación precisa a la acción histórica de ese

grupo o de esa colectividad.

El grado de sistematización de esas ideas y juicios varía sensiblemente de una ideología a otra. Y también es diverso su grado de

verbalización.

Un primer aspecto importante que no hay que perder de vista es el hecho de que toda ideología se cimenta en valores. Los valores

son formas de ser o de actuar, que se consideran como ideales. Los individuos que ciñen su actuación al imperativo de los valores

gozan de la admiración y del respeto de los demás. De ahí el carácter eminentemente ético de toda ideología.

LAS MAQUINAS DE PODER Y LAS MAQUINAS MORALES

EXISTE una cierta correspondencia entre las ideologías y los grupos políticos, pero la correlación a veces aparece de una forma

relativamente confusa, sobre todo en el caso de los partidos o grupos que ocupan el centro del espacio político o que ejercen el

poder.

La cohesión de estos grupos reposa más en las exigencias derivadas de la mecánica electoral y del ejercicio de la política cotidiana.

Estos grupos no son colectivos en lucha a favor de su ideología, sino más bien máquinas electorales y de poder. Sería una

equivocación, sin embargo, considerar que las «máquinas de poder» carecen siempre de respaldo popular y de sustento ideológico.

En el exterior de la moderación y del pragmatismo político aparecen otras fuerzas que basan su legitimidad en sistemas de ideas

mucho más elaborados de naturaleza diversa, pero con un común denominador. Todos se apoyan en una cierta concepción del bien y

del mal.

Todas estas fuerzas y todas esas ideologías que las nutren, de justificación ofrecen un panorama, complejo y a veces lleno de

contradicciones.

Los «tests» que irán saliendo durante los próximos días podrán servir para observar más de serca ese panorama.

UNA PRIMERA MEDICIÓN DE PRUEBA

Para la medición de las actitudes políticas se utilizarán unas listas de proposiciones y juicios de valor que son indicadores de las

distintas ideologías, y frente a las que el lector podrá o no estar de acuerdo.

A título de prueba sigue a continuación una lista de trece afirmaciones. Debe leerlas cuidadosamente y anotar después su opinión

personal con respecto a cada una de ellas. Para ello se le ofrecen cinco respuestas posibles. (Véase cuadro de puntuaciones en

recuadro aparte.)

En cada casilla deberá anotar el número correspondiente a la respuesta elegida. Y una última cosa: es mejor tomar estas pruebas

individualmente, sin la intervención de otras personas que podrían influir o ser influidas por usted.

Pero no se pretende, sin embargo, desembocar en un «Ud. es un 70 por 100 conservador, un 10 por 100 socialista y un 10 por 100

anarquista». No se trata de etiquetar a nadie. Primero, porque la auténtica finalidad de estos artículos es la de estimular un debate en

el interior de cada uno. Y, en segundo lugar, porque los resultados de estos test deben tomarse con ciertas cautelas, derivadas del

planteamiento periodístico inevitable aquí, y que impide practicar las mediciones en condiciones metodológicas idóneas.

También es conveniente hacer hincapié en el carácter neutro de las escalas. Se quiere decir con ello que no hay ningún propósito

partidista entre líneas que pudiera favorecer a tal o cual planteamiento político.

PUNTUACIONES

Observará el lector que algunas de las preguntas están formuladas en positivo y otras en negativo, loa

puntuaciones son directas, en el primer caso, e inversas, en el segundo.

El cuadro que ofrecemos a continuación es el directo:

5. Totalmente de acuerdo.

4. Bastante de acuerdo,

3. No está seguro de su respuesta o la proposición le parece mal planteada o ambigua.

2. Bastante en desacuerde.

1. Totalmente en desacuerdo.

En caso de preguntas en negativo, se invierte la puntuación, de acuerdo con el siguiente cuadro:

5 es igual a 1

4 es igual a 2

3 es igual a 3

2 es igual a 4

1 es igual a 5

Esto quiere decir que, al efectuar la suma de puntuaciones, aquellas preguntas en negativo - dibujo también en negativo - el jugador

debe considerar como sumando la. cifra inversa, es decir; en caso de respuesta 5, se debe sumar 1; en caso de calificación 4, debe

sumar 2, etc.

1 - Deberían defenderse con más energía los valores de la familia. [...]

2 - Es mejor vivir en una sociedad sin clases. [...]

3 - En un país, cuando la mayor parte de la gente profesa lealtad sin reseñas a un solo jefe, las cosas verdaderamente van mucho

mejor. [...]

4 - No se puede esperar nada bueno de los jóvenes melenudos y sucios. [...]

5 - La auténtica función social de la mujer es la de madre y esposa. [...]

6 - La religión tiende a debilitar la vida intelectual y restringe la libertad de las personas. [...]

7 - Debería existir más libertad sexual para todos. [...]

8 - La relajación de la disciplina en la Universidad y en las cárceles no puede llevar a nada bueno. [...]

9 - Las convenciones sociales y las tradiciones son responsables de buena parte de nuestros problemas. [...]

10 - Hay que tender a la desaparición de la pro piedad privada. [...]

11 - Deberíamos proteger más nuestras costumbres y nuestro idioma de las influencias extranjeras. [...]

12 - Ante cualquier conflicto laboral, en principio, siempre me siento a favor de los trabajadores. [...]

13 - El Estado debería gastar mucho más dinero en la ampliación y modernización de los transportes colectivos, deteniendo el

despilfarro ocasionado por los vehículos particulares. [...]

LOS RESULTADOS

ESTA escala de prueba que acaba de realizar mide su posición dentro del espacio «derechas-izquierdas».

Esta clasificación es simplista, Lo comprobará cuando haga las otras escalas durante loe próximos días. Entonces verá cómo ciertos

componentes de actitudes consideradas de «derechas» pueden formar parte de idearlos de «izquierdas». Y al revés.

El planteamiento de la prueba, también es simplista. Para mediciones de esta clase, trece proposiciones son siempre demasiado

poco. Hechas estas reservas, podemos pasar ya a calcular los resultados. Para ello debe invertir los puntajes obtenidos en las

proposiciones 2, 6, 7, 9, 10, 11 y 13 (diferenciadas con el dibujo en negativo). Es decir, en. estos ítems donde tenga un «5» debe

computar un «1»;donde tenga un «4» computará un «2»; donde tenga un «2» anotará, un «4», y donde haya, un «1» computará un

«5». (Véase el cuadro de puntuaciones.) Hecha esta operación, sume estas puntuaciones junto con los de las restantes proposiciones

que no ha invertido. Contraste su resultado en la tabla que sigue:

De 13 a 22 puntos: Izquierdas.

De 23 a 38 puntos: Centroizquierda.

De 33 a 45 puntos: Centro.

De 46 a 55 puntos: Centroderecha.

De 56 a 65 puntos: Derecha.

SER DE IZQUIERDAS Si su puntuación está por encima de, digamos, 50 puntos, la cuestión está bastante clara. En cambio, la

ambigüedad es mucho mayor si sus resultados se sitúan entre 13 y 35 puntos. Según la tabla, usted es de «izquierdas» o

«centroizquierda». Pero esto no quiere decir gran cosa. De hecho, esta escala lo único» que puede aclarar es sí se está o no en la

derecha.

Hoy en día abundan pensamientos secretos de este estilo; «No me siento de derechas, luego soy de izquierdas; socialista o

comunista deberé de ser.» Una conclusión que a veces puede ser mala.

Y luego están los que se marchan de la «derecha». Por interés o por convicción (seguramente no hay nada deleznable en moverse

políticamente). Para éstos, te trampa semántica de la dicotomía «derechas-izquierdas» puede resultar particularmente

desconcertante. Se van de la «derecha» sin saber demasiado bien a dónde ir, porque, en realidad, hay muchas «izquierdas. O, dicho

de otro modo, existen muchas formas de no ser de derechas.

*

Los siguientes artículos de estas series van a tratar de estas cosas.

 

< Volver