Autor: Gallego-Díaz, Soledad. 
 El acuerdo deberá ser ratificado por el Comité de Representantes Permanentes. 
 La CEE otorga a España 142 licencias pesqueras para faenar en sus aguas durante 1981     
 
 El País.    18/02/1981.  Páginas: 1. Párrafos: 19. 

El acuerdo deberá ser ratificado por el Comité de Representantes Permanentes

La CEE otorga a España 142 licencias pesqueras para faenar en sus aguas durante 1981

SOLEDADGALLEGO-DIAZ, Bruselas

España y la Comisión Europea llegaron ayer a un acuerdo sobre el número de licencias y de capturas que podrán realizar los pesqueros españoles en aguas de los diez durante el presente año. El acuerdo, que fija 142 licencias y 10.500 toneladas para la pesca de altura y una ligera mejora en la pesca de bajura, no será, sin embargo, válido hasta que reciba el «visto bueno» del Comité de Representantes Permanentes (Correper), que se reúne hoy en Bruselas. Aunque, según tanto de fuentes españolas como de la Comisión, el acuerdo debería «pasar» sin problemas, no cabe excluir completamente que sufra un retraso, como consecuencia de la posición británica de bloquear los acuerdos con terceros países mientras que no exista un acuerdo interno de la CEE sobre su propio régimen de pesca. «No se puede excluir esta posibilidad», manifestó a EL PAÍS el director de Pesca de la Comisión, Raymond Simonet, «aunque me sorprenderla mucho que se pongan reparos en este último procedimiento».

Las negociaciones para la renovación del acuerdo de pesca his-pano-comunitario han estado rodeadas este año de una gran tensión. Los pesqueros españoles permanecen amarrados en sus puertos desde el pasado primero de febrero y, en el mejor de los casos, aún pasarán varios días antes de que puedan retornar a sus caladeros tradicionales en aguas comunitarias.

El acuerdo al que se ha llegado después de casi cuatro meses de conversaciones supone veintiséis licencias y 1.300 toneladas de merluza menos que en 1980, pero es, en todo caso, satisfactorio e incluso «muy satisfactorio*, en opinión del subsecretario de Pesca, Miguel Aldasoro, que ha presidido, junto con el embajador WiK4& CEE Raimundo Bassols, la delegación negociadora española.

«Hemos cubierto un largo y difícil camino», explicó Bassols, «y hemos conseguido que la Comunidad pasara de su oferta inicial de setenta licencias y 7.000 toneladas a la actual». En opinión de los negociadores españoles, la estrategia seguida se ha demostrado como la más indicada. «El acuerdo se ha logrado», prosiguió el jefe dé la misión española Snte la CEE, «en un momento especialmente complicado, en el que existen serias dificultades internas entre los diez».

Tanto Aldasoro como Bassols no mostraron ninguna preocupación ante la posibilidad de que el acuerdo con la Comisión pudiera quedar bloqueado a otros niveles. «Tenemos garantías de que, contra lo que puede suceder con los acuerdos de Canadá y de las islas Feroe, el nuestro tendrá el visto bueno».

Los negociadores españoles volvieron a insistir ayer en la necesidad de encuadrar la negociación pesquera anual en un contexto más amplio para evitar «las angustias». «Queremos», dijo Bassols, «acuerdos que nos garanticen una situación estable hasta la adhesión. Queremos conocer el puerto-al que tenemos que llegar con la reestructuración de nuestra flota».

El subsecretario de Pesca negó que la CEE haya dicho formalmente nunca que la nota española debería reducirse al menos hasta la mitad antes de entrar en el Mercado Común Europeo, y señaló que la Administración española está dispuesta a reestructurar «ya» la flota, pero que ha querido conocer antes cuáles eran las directrices de la CEE Interrogado sobre por qué se presentaba este acuerdo como «satisfactorio» si durante las negociaciones España ha afirmado repetidamente que se encontraba ya «bajo mínimos», Aldasoro señaló que en una negociación no se puede «descubrir las cartas». Reconoció, sin embargo, que con una flota censada de 412 barcos de arrastre, las 142 licencias eran insuficientes. «Por eso queremos la reestructuración», añadió. En cuanto a la exigencia comunitaria de que el Gobierno español cumpla inmediatamente todos los trámites para la ratificación del acuerdo-marco suscrito con la CEE el pasado 1978, el embajador Bassols afirmó que el acuerdo se encontraba en la secretaría del Congreso desde el pasado mes de abril, «pero ya saben ustedes que los trámites parlamentarios son largos». «Reconocerán ustedes», puntualizó Aldasoro, «que el Parlamento ha tenido cosas más urgentes de las que ocuparse»..

Por otra parte, en Lisboa continuaban ayer las negociaciones pesqueras con aquel país en un clima de pesimismo y con escasos avances. Fuentes de la delegación negociadora española insinuaron ayer que él acuerdo con Portugal todavía tardaría unas fechas en materializarse.

Descontento entre los armadores por los términos del acuerdo

«Nos hemos negado siempre a que se aceptara una reducción importante del número de licencias si se mantenía una validez anual para las mismas. Por eso, el resultado de las conversaciones con la CEE me parece negativo», manifestó a Efe Jesús Etchevers, presidente de la Asociación Nacional de Armadores de Buques Pesqueros de Altura y Gran Altura.

Parecidas reacciones provocó la noticia de la firma del acuerdo en los distintos puertos del norte de España. Con desesperanza y amargura se acogió este acuerdo por los armadores vascos, informa desde San Sebastián Ruiz de Azúa. Así, el presidente de Norpesc, Joaquín Tamargo, declaró que «el resultado no es lo que habíamos acordado, y nadie nos ha explicado la razón de que se admita un número ,tan bajo de licencias, que nos da un nuevo empujón en el proceso de muerte lenta de la flota». Para el secretario, de la Asociación de Armadores de Pasajes, la situación continúa siendo caótica, «ya que no se sabe con cuántos barcos se nos permitirá entrar en la CEE».

Los armadores de Vigo calificaron también de insuficientes las 142 licencias otorgadas por la CEE, «que continúa con su política dirigida al desmantelamíento de nuestra ilota antes de nuestra entrada en la Comunidad y para conseguir colocar en nuestro mercado sus exportaciones de pesca*. Los armadores coruñeses, por su parte, no han suspendido la orden de vuelta a puerto.

Aldasoro califica los acuerdos de "muy positivos´

Antes de que finalice este mes (as flotas de altura y bajura del norte de España estarán faenando en las aguas comunitarias, manifestó ayer Miguel Aldasoro, subsecretario de Pesca, a su regreso de Bruselas,

Aldasoro, que habla convocado una conferencia de Prensa en el aeropuerto de Barajas, calificó de muy positivos los términos del acuerdo suscrito con la CEE. Indicó que para valorar el acuerdo no hay que fijarse sólo en el número de Ucencias y el tope de capturas otorgado a la flota de altura; sino que hay que tener en cuenta que por cada tonelada de merluza pueden capturarse otras dos toneladas de especies asociadas. Por otra parte, añadió, el acuerdo ha sido muy beneficioso para la pesca de bajura. í.n palangre, en concreto, se han mantenido el mismo número de licencias que en 1980, pero se ha posibilitado a más barcos el que hagan uso de ellas. En palometa, aunque los barcos deberán faenar con licencia, no se ha fijado número y prácticamente podrán acudir a aquellas aguas cuantos pesqueros de esta especialidad quieran.

El subsecretario manifestó también que por primera vez España había planteado a la CEE la necesidad de un acuerdo a medio plazo que facilitara a nuestro pais la reestructuración de la nota de cara a nuestra integración en el Mercado Común.

Dijo, asimismo, que no creía que Inglaterra bloqueara en los próximos días el acuerdo logrado ayer.

 

< Volver