Autor: Sartorius Álvarez de las Asturias, Nicolás. 
 Los líderes sindicales escriben sobre el 1 de mayo. 
 Situación preocupante     
 
 Diario 16.    30/04/1977.  Página: 4. Páginas: 1. Párrafos: 4. 

Sábado 30 abril

77/DIARIO 16

LOS LIDERES

Situación preocupante

Cada nuevo 1.° de mayo, los trabajadores y las organizaciones sindicales de clase que les representan

hacen un balance del año transcurrido y señalan las perspectivas del período que se abre ante ellas;

organizan actos de masas —manifestaciones y mítines—, pues al haberse declarado festivo dicho día no

tiene sentido plantear la huelga. En estas movilizaciones, las centrales obreras plantean ante la sociedad y

los poderes públicos las reivindicaciones pendientes por medio de una presencia masiva que sirva de

presión hacia su conquista.

Entre nosotros, si echamos por un momento la vista atrás y repasamos sin pasión el camino recorrido,

tenemos motivos, en un sentido, para sentirnos satisfechos Hemos pasado, gracias a las luchas y

sacrificios de estos años, de la clandestinidad más férrea, a través de la ilegalidad, de la tolerancia

discriminada, a una legalidad recién conseguida. Esta significa, sin duda, tina gran conquista de los

trabajadores que nos sitúa en los umbrales de la libertad sindical. Porque difícilmente se puede construir

una gran central obrera

Nicolás Sartorius Del Secretariado de CC 00 desde la ilegalidad, sin medios materiales y con todo el

aparato verticalista en pie, aun cuando sea un monstruoso caparazón vacío de sentido y base social. En

este contexto alcanza para nosotros su valor ese cuarto de millón de afiliados con el que salimos a la luz

de la legalidad la CS de CC 00.

Sin embargo, en otro orden de cosas la situación es preocupante. La inflación aumenta; el paro, también;

las pensiones son una miseria y los recientes decretos sobre despido y huelga son inaceptables. Esta es la

herencia de una política económica y social antidemocrática y de unos ´´sindicatos verticales" que han

sido camisa de fuerza y no defensores del trabajador. Se puede decir, pues, que este 1.° de mayo inicia la

recta final hacia la libertad sindical, con la necesaria disolución de la CNS-OS-AISS, y del despegue de

las centrales democráticas hacia formaciones de millones de afiliados y potentes en organización y

eficacia reivindicativa. Centrales que al representar a una clase trabajadora que ha dado sobrada prueba de

combatividad e inteligencia serán, sin duda, un factor de democracia, de progreso y de equilibrio en la

marcha del país hacia metas cada vez más altas de libertad y justicia social.

En este contesto, la prohibición por parte del Gobierno de todos los actos que CC OO había solicitado,

junto con USO y UGT, comunicada el mismo día de la legalización de las centrales sindicales

democráticas, es la mejor prueba de la ambigüedad del proceso político en curso. Y, al tiempo, la mejor

prueba de que los trabajadores tienen necesidad de celebrar este primero de mayo con las características

que le son peculiares, ya que todo el proceso de la dictadura a la democracia ha ido saliendo adelante en

la medida en que los trabajadores, con presión y negociación, han hecho saltar todos los cerrojos y

ataduras. Obstáculos que, como nos demuestra la reciente decisión del Gobierno, no han desaparecido en

modo alguno y justifican que este primer 1 de mayo con las centrales sindicales legalizadas suponga una

amplia movilización de los trabajadores por sus intereses de clase.

 

< Volver