Autor: Ibarrola, José Miguel (de la promotora del Sindicato Unitario). 
 Los líderes sindicales escriben sobre el 1 de mayo. 
 La legalización no es nada sin la libertad     
 
 Diario 16.    30/04/1977.  Página: 5. Páginas: 1. Párrafos: 15. 

La legalización no es nada sin la libertad

Aquilino Zapata De la Comisión Ejecutiva de USO

Si lo que llevamos de año ha supuesto un serio avance en el proceso de la instauración democrática, la

etapa que se nos abre a partir de ahora ha de suponer la consolidación y la profundizado» en el propio

proceso democratizador.

Dos grandes temas van a ocupar la actualidad en los meses que nos quedan por delante: Elecciones

políticas y libertad sindical. Y, de entrada, la fecha del 1 de mayo como la apertura de esta gran etapa

histórica para el futuro de nuestro país.

La fecha del 1 de mayo, la de las reminiscencias históricas donde el recuerdo de los obreros muertos por

la jornada de ocho horas, o la de las monstruosas y tradicionales manifestaciones obreras en los países

vecinos se conjugaban con una indiscutible expresión de clase, en nuestro suelo, como voz y como grito

de una clase trabajadora sometida a la persecución y condenada al exilio, al expolio y a la clandestinidad.

Esa fecha hoy, en el año 77, da pie para hacer de ella la jornada de reivindicación de lo que constituye la

aspiración más sentida de todos los trabajadores: La Libertad Sindical.

Varios aspectos caracterizan y confluyen en la celebración de esta fecha:

1. La legalización de las Centrales Sindicales Democráticas si bien no es ya la Libertad Sindical,

sí constituye un reconocimiento obligado del sindicalismo real, a la vez que ofrece nuevas y mejores

posibilidades para alcanzar a corto plazo una plena Libertad Sindical,

2. El sentido unitario del 1 de mayo. La libertad sindical es responsabilidad y competencia de todos los

trabajadores y especialmente de sus organizaciones representativas. Se trata de una aspiración común y el

camino hacia ella no puede ser más que unitario.

3. Hacer del 1 de mayo un día de expresión de la fuerza, la capacidad y la madurez de la clase

trabajadora.

Se trata, por fin, de dejar bien claro que la legalización de las Centrales no significa absolutamente nada si

a la vez no se le permite, como así ha ocurrido con los actos del 1 de mayo, la acción normal y

pacífica que los sindicatos democráticos reclaman y que requieren las condiciones de vida, de los

trabajadores de nuestro pueblo.

La libertad sindical implica toda una serie de condiciones reiteradamente señaladas por la USO y

denunciadas persistentemente en los últimos años por todas las fuerzas democráticas:

— Disolución de la CNS.

— Devolución del patrimonio sindical a sus legítimos propietarios.

— Supresión de la cuota sindical obligatorias

— Elecciones sindicales libres para comités de empresa que sustituyan a los actuales jurados y enlaces.

— Reconocimiento y refrendo de los derechos sindicales y la capacidad negociadora de las centrales

sindicales democráticas.

— Reivindicación de un estatuto del trabajador que garantice los derechos fundamentales de los mismos

al trabajo y a una vida digna, dicho estatuto debe tener rango constitucional.

 

< Volver