Disparó esta madrugada contra la librería Alberti. 
 Detenido un comando ultra     
 
 Diario 16.    11/05/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 6. 

Disparó esta madrugada contra la librería Alberti

Detenido un comando ultra

MADRID, 11 (D16). —

La Policía detuvo esta madrugada un comando de cinco jóvenes que previamente habían disparado contra

la librería Alberti y protagonizado un altercado en el Drugstore de Fuencarral, en el que se produjo un

disparo. Uno de los miembros del comando, Francisco Hernández Pino, es sargento de Ingeniaros afecto a

la Brigada Paracaidista y está en manos de las autoridades militares.

En relación con estos hechos, el Gobierno Civil facilitó, a mediodía, una nota en la que se dice que "los

hechos comenzaron sobre las cinco de la mañana, cuando en la puerta del Drugstore de Fuencarral el

citado grupo mantuvo un enfrentamiento con tres jóvenes. Según testigos presenciales, tras el

enfrentamiento se oyó un disparo".

"Veinte minutos más tarde —continúa la nota—, desde un automóvil Citroen matrícula M-2299-I se abrió

fuego sobre la librería Alberti y sobre dos miembros de la Policía Armada que prestaban servicio de

vigilancia. La agresión fue repelida por los agentes del Orden, que, afortunadamente, resultaron ilesos.

Ocho impactos de bala y ocho casquillos del nueve largo fueron hallados en el escaparate de la citada

librería.

Alertados todos los coches radio-patrulla de la zona, se logró localizar a las 6,25 de la mañana en la

gasolinera de la calle Alberto Aguilera esquina a Vallehermoso al vehículo Citroen y sus ocupantes, don

Francisco de Sales Hernández Pino, don Eduardo Rubio Castañeda, don Rafael Rubio Castañeda, don

José María Serrayer Sandino y don Carlos Lluque Méndez, quienes reconocieron ser autores de los

hechos citados. Al primero de los detenidos se le ocupó una pistola del nueve largo y veinticinco

proyectiles. Todos ellos han sido puestos, con las oportunas diligencias, a disposición judicial."

Según relataron a D16 los tres agredidos, éstos fueron conducidos, a petición propia, a la Comisaría de

Centro, y después de esperar una hora, trasladados a ]a Comisaría de Universidad, donde ya se encontraba

detenido el comando agresor, cuyos miembros mostraban una actitud arrogante y de superioridad.

También acudió allí el encargado de la librería, Enrique lagunero, quien al dirigirse a un miembro del

comando, éste le contestó: "Llámeme de usted. Usted no sabe quién soy yo. Vamos a salir de aquí ahora

mismo."

 

< Volver