Nuestras extrañas coincidencias     
 
 Informaciones.    11/05/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 3. 

INFORMACIONES

NUEVAS EXTRAÑAS COINCIDENCIAS

HACE poco más de una semana señalábamos que con el inicio de la campaña electoral se empezaba

simultáneamente una cuenta atrás desestabilizadora: las tres semanas electorales podrían ser también las

tres semanas más tensas del proceso democratizados Ayer mismo nos hacíamos eco de la preocupación de

los responsables de las fuerzas de orden público en este sentido. Hoy, desgraciadamente, tenemos que

referirnos, como en aquella ocasión, a nuevas extrañas coincidencias entre el asesinato de don José María

Bulto, presidente de la sociedad anónima Cros (empresa ligada a Unión Explosivos de Río Tinto, que

prestó una de sus oficinas para la firma final del Centro Democrático), con otros hechos graves.

Un militante de extrema derecha es asesinado, en circunstancias raras, en Valdemoro por un vendedor de

«Mundo Obrero», y una serie sucesiva de mítines de Alianza Popular son saboteados un día sí y otro

también (¿dónde están los servicios de orden de esta coalición?). Más aún, lo que es de mayor gravedad:

apuntan en el horizonte laboral una serie de conflictos en empresas de servicio público —Correos,

Telégrafos, Metro, Aviación, cines—, en los que hay una carrera abierta entre unos por arriba y otros por

abajo por hacerlos desembocar en huelgas abiertas durante la campaña electoral. Por si fuera poco,

organismos solidarios con los presos asocíales y sectores de P.N.N. universitarios —claramente

encabezados por intelectuales izquierdistas de salón— mantienen «in crescendo» huelgas siete días antes

del proceso electoral. ¥ para colmo, la Policía ha interceptado ayer un cargamento de explosivos que iba a

ser introducido en nuestro país. No es extraño que el principal sindicato democrático, Comisiones

Obreras, haya llamado la atención del Gobierno sobre algunas de estas tensiones laborales en las que

podrían mediar intereses desestabilizadores. Suma y sigue, puesto que esta madrugada, presuntos

pistoleros de extrema derecha han disparado contra policías armados que vigilaban la librería Rafael

Alberti

Parece obvio que hay quienes desean que las primeras elecciones libres se desarrollen en el siguiente

ambiente: asesinatos, luchas sociales, colapso de los servicios públicos, libertad de los presos asocíales,

universitarios sin exámenes, etc. No hay que ser muy inteligente para saber que esto sólo favorece a los

enemigos de la democracia. De ahí que el Gobierno y los partidos democráticos deban colaborar en

desenmascarar la mínima parte visible de un iceberg antidemocrático, con el que pueden chocar las

elecciones del 15 de junio. Porque, repetimos la pregunta que nos hacíamos hace unos días, si el

referéndum del 15 de diciembre nos costó la cuesta trágica de enero, ¿qué nos costará la realización de

unas elecciones generales?

 

< Volver