Autor: Apostua, Luis. 
   Ya hay otras reglas     
 
 Ya.    21/11/1976.  Página: 12. Páginas: 1. Párrafos: 10. 

INFORMACIÓN NACIONAL

S E M ANA ESPAÑOLA

YA HAY OTRAS REGLAS

La noche del 19 al 20 fue muy tensa en materia de orden pública.Pera la concentración de la plaza de

Oriente se resolvió bien.Margen de negociación entre el Gobierno y la oposición democrática.

El arzobispo de Madrid, cardenal Enrique y Tarancón, J los periodistas han «Ido al objetivo preferid» de

los Insulto» en la manifestación de la plaza de Oriente, con presencia do toa duques de Franco. Km «1

Valle de los Caidos, Su» Majestades y el Gobierno han prsri dido el funeral oficial por «1 anterior Jefe

del Estado, con groa orden y solemnidad, con Hslstcnda en lugar de honor d* la señora de Meirás.

E] problema de orden público que planteaba la placa 4* Oriente ee ha resuelto bien para el Gobierno

Mejor de lo que se podia esperar, dado el precedente d« la noche anterior, en que grupos de jóvenes,

suponemos que Incontrolado*, "tomaron" la calle Mayor, en la* tome.¡¡aciones de ¡a Puerta del Sol, y «n

otra acción atacaron y agredieron a la variopinta y bohemia asistencia del conocido café Gijón.

Espectadores personales de los hecho* «acaban la conclusión de qns> «1 mantenimiento del orden, «n

«sos momentos, era materia máe fju« dudoea. Ee cierto que el Gobierno se había adelantado con ciertas

medida*, eomola retirada de la licencia de arma* a muy conocida* personalidades de eso* grupo*. Pero

en el pul«o que las formaciones ultraderechista» echaban con el Gobierno no parecía muy clara la

victoria d« est*. Como hemos dicho, durante la mañana, «1 Gobierno recobró *1 control d« la calta.

Otra cosa es la valoración política d« la concentración. Abocados a un referéndum y unas elecciones, la*

cien mil personal congregadas en Madrid v otra* mucha* en diversos lugares de E • p a n a suponen una

muestra ds la clientela electora! el partido gironista o piñarista t a, visiblemente derrotados en el anterior

feudo del Régimen, las Cortes

Pero la derecha «n general, en mi opinión, ha tomado el rumbo de 1* Alianza Popular. Aquéllos quieren

reeditar «I cuadro legal del pasado y eso no e* posible; éstos, más sagacee,.quier«n los votos del

franquismo sociológico, que es el moderno nombre que damos al clasico partido conservador. A partir de

ellos hay un centro todavía por arquitecturar y una Izquierda que no encuentra una verdadera definición

de eí misma, e obra todo a causa d« !aa profundas divergencias d* los que «e reclaman socialistas.

Tras la histórica sesión de la» Cortes del paeado Jueves, no solo ha cambiado el Régimen, como marco

legal, sino lae reglas del juego. Por consiguiente, esta manifestación de homenaje al generalísimo Franco

ha de s«r considerada como el final 4e una época, y sólo en la medida en que esas concentraciones sean

traducibles en vote* tendrán operatlvidad para •1 Inmediato futuro. Hasta que punto esa conversión sea

factible se lo que debo moa discutir. Ahora paree* evidente q»e esta extrema derecha será marginada por

la propia Alianza Popular, a la que interesa presentarse como la forma democrática puesta al día.

Para la próxima contienda «lectora!, esta Alianza Popular ha obtenido importantes ventajas en el arreglo

de última hora en las Cortes. No se debe minimizar el contenido de las concesiones bechae por el

Gobierno. E* cierto que prevalecen los criterios sustanciales de proporcionalidad, pero la prima que se

otorga a las provincias escasamente pobladas ha sido kn portan te.

Ello estrecha un poco el margen de negociación entre el Gobierno y la oposición democrática; no hasta el

punto de hacerla invlable, al menos desde mí punto de vista personal. Por otra parte, tampoco eea

oposición democrática puede ya, en el inmediato futuro, plantear la misma batalla que en el pasado; ahora

tiene ciertas armas «n su mano y ciertas concesiones que hacer. Ese va a ser el emocionante campo

informativo de las próximas semanas.

Luis APOSTUA

 

< Volver