Autor: Garrido, Antonio. 
 Asisitieron 15000 personas. 
 Úbeda: Entierro del policía asesinado     
 
 ABC.    21/05/1977.  Página: 18. Páginas: 1. Párrafos: 3. 

ASISTIERON 15.000 PERSONAS

ÜBEDA: ENTIERRO DEL POLICÍA ASESINADO

Jaén, 20. (De nuestro corresponsal.)

Una Eran manifestación de pesar ha constituido el sepelio del policía armado don Manuel Orcera de la

Cruz, al que han asistido más de 15.000 personas. El féretro, procedente de San Sebastián, había llegado

en la madrugada y colocado en el Ayuntamiento, donde quedó instalada la capilla ardiente. Numerosas

coronas fueron depositadas, enviadas algunas de ellas ptír la Dirección General de Seguridad, y otras

muchas de organismos diversos. Los ubetenses habían desfilado durante toda la noche y la mañana por la

capilla ardiente. Cubierto con la bandera nacional, se colocó «obre el féretro la medalla de oro al Mérito

Policial, que le habla sido impuesta en San Sebastián, y posteriormente también se le impuso a la salida

del Ayuntamiento, para comenzar el sepelio, la Medalla al Mérito de la Guardia Civil y el emblema de

oro de Úbeda, concedido un día antes por la Corporación Municipal.

El funeral se celebró en la iglesia parroquial de Santa María de los Reales Alcázares, y fue concelebrado

por catorce sacerdotes, pronunciando una sentida homilía el arcipreste de la ciudad.

PERSONALIDADES ASISTENTES.—

Asistieron al funeral y entierro el general subinspector de la Policía Armada, jefe superior de Policía de

Andalucía oriental, gobernadores civil y militar y todo el pueblo de Úbeda, con su Corporación y alcalde,

don Manuel Fernández Peña, como igualmente representaciones de muchos Municipios de la provincia

con sus autoridades.

El cortejo fue seguido con un impresionante silencio, siendo llevado el féretro a hombros de sus

compañeros de Cuerpo hasta el cementerio municipal de San Ginés. A la hora del sepelio cerraron todos

los establecimientos comerciales de la ciudad en señal de duelo. Las banderas de los centros oficiales de

la ciudad ondeaban a media esta.

—Antonio GARRIDO.

 

< Volver