Otro atentado a la seguridad personal de los ciudadanos. 
 El secuestro de Javier de Ybarra     
 
 El Alcázar.    21/05/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 24. 

Otro atentado o lo seguridad personal de los ciudadanos

EL SECUESTRO DE JAVIER DE YBARRA

Entre las ocho y media y nueve menos veinte de la mañana de ayer, fue secuestrado de su

domicilio, situado en la Avenida de los Chopos de Neguri, don Javier Ybarra y Bergé En el

hecho intervinieron dos comandos, integrados, según parece, por cinco personas, cuatro

hombres y una mujer.

Los autores del secuestro —según declaraciones de los familiares— llamaron a la puerta del

chalet de los señores Ybarra y salió a abrir la cocinera.

Dos hombres le preguntaron dónde se encontraba el señor. Ambos, vestidos de blanco se

identificaron como enfermeros, la cocinera, asustada, preguntó si había ocurrido algo. A

continuación, la sirvienta les dijo que el señor estaba arreglándose en el cuarto de baño y que

después tendría que ir a misa, por lo que les atendería más adelante.

Los secuestradores penetraron en el interior de la casa y levantaron a todos sus habitantes a

punta de pistola. A pesar de esto, en todo momento se mostraron correctos, sin recurrir a la

violencia.

Un hijo del señor Ybarra´ manifestó: "Mi padre, en ningún instante ha presentado reparo alguno

a ser llevado, cuando así se lo hicieron saber los secuestradores. Estaba muy tranquilo y

sereno, dando incluso ánimos a los demás. Le dejaron vestirse, y después, cogió algunos libros

de lectura y el sombrero. Seguidamente, vino hacia nosotros y nos dijo que estuviésemos

serenos, que no nos moviéramos, que tuviéramos tranquilidad..."

En el momento del secuestro se encontraban en el domicilio del secuestrado varios de sus

hijos, Borja, Cosme, Ana María y Enrique Ybarra e Ybarra, así como personal del servicio.

Antes de abandonar los secuestradores el domicilió, esposaron a los miembros de la familia a

las camas, enlazados unos con otros para impedir que pudieran dar la voz de alarma.

Los familiares recibieron orden de silenciar el hecho hasta mediodía, que fue cuando uno de los

hijos del secuestrador avisó a la policía gubernativa y al municipal que ordenaba el tráfico en

los alrededores.

La casa de Javier dé Ybarra, situada en la avenida de los Chopos, número uno de Neguri, está

rodeada de un jardín con varios chopos y césped. Consta de tres plantas, en la inferior —con

tres ventanas y puerta principal al exterior— se encuentran el salón, el comedor, los servicios

de cocina, el trastero y demás dependencias auxiliares. En la puerta posterior hay otras dos

salidas.

El comedor de esta planta se hallaba en desorden, sobre, todo en las estanterías de la

biblioteca, algunos de cuyos libros aparecían desparramados por el suelo.

Entre las plantas segunda y tercera —con cuatro ventanas exteriores— se encuentran diversos

dormitorios y salas íntimas de la familia y de la servidumbre.

Se ha podido saber que los autores del secuestro hablaban perfectamente el euskera y el

castellano. En fuentes bien informadas sé comenta que pudiera ser un nuevo acto de E.T.A.

OBSTÁCULOS Y MEDIDAS ESPECIALES

En círculos policiales se piensa que los secuestradores del señor Ybarra debieron, encontrar

dificultades para trasladarse desde la zona de Neguri.

Las fuertes lluvias que cayeron en la noche de ayer en Bilbao y su comarca, produjeron el corte

de la carretera Bilbao-Santander, a la altura de Retuerto, desde las seis de la mañana hasta las

doce del mediodía. También quedó cortada la carretera que une Neguri con Bilbao, por el valle

de Asua, así como Neguri-Algorta. Asimismo debe haberles creado dificultades los fuertes

embotellamientos que se han producido durante esta semana en los accesos a Bilbao.

Una serie de medidas especiales de control y vigilancia se están llevando a cabo en la frontera

hispano francesa, tras producirse el secuestro.

La vigilancia se efectúa con más rigor en los puentes internacionales del Bidasoa y a lo largo

de la línea divisoria y de montaña, entre España y Francia,

Las señas de los secuestradores son: los que vestían bata blanca representaban tener de

veinte a veinticinco años, sin más datos... de los oíros tres, uno de complexión fuerte, ojos

azules y llevaba un anorak verde y pantalones vaqueros... el otro, delgado, moreno, vestía

camisa a cuadros y pantalones vaqueros, y la mujer, también de veinte a veinticinco años,

portaba un chubasquero color butano.

IMPEDIR LAS ELECCIONES Y COACCIONAR AL GOBIERNO

El secuestro del señor Ybarra constituye un intento más para impedir que se celebren

elecciones en las provincias vascongadas, por parte de los sectores ultra izquierdistas,

partidarios de la violencia.

Se recuerda que hace tan sólo dos días se celebró una reunión en Biarritz, en la que

participaron los representantes de organizaciones políticas de Vascongadas. En esta reunión,

el partido Nacionalista Vasco anunció su intención de participar en las elecciones, mientras que

otros partidos más a la izquierda estaban dispuestos a no participar.

Asimismo, se piensa que el secuestro es una medida de coacción sobre el gobierno, que ayer

celebró Consejo de Ministros y en el qué no alcanzó la reciente amnistía. En lo que se refiere a

Vascongadas, la cuestión parece que afecta a una treintena de presos, relacionados en la

mayoría de los casos con secuestros y asesinatos de diversas personas.

YBARRA ES PRESIDENTE DE "BABCOCK WUILCOX"

El señor Ybarra y Bergé fue presidente de la diputación de Vizcaya, alcalde de Bilbao y

procurador en Cortes en dos legislaturas, cuando ocupó uno y otro cargos. Actualmente es

presidente del consejo de administración de "Babcock Wilcox", presidente internacional de

tribunales tutelares de menores, presidente del tribunal titular de menores de Vizcaya,

presidente de Bilbao Editorial, editora del diario "El Correo Español-El Pueblo vasco", consejero

provincial de Bellas Artes del Ministerio de Educación y Ciencia y vicepresidente de la comisión

del patronato histórico-artístico, consejero de Iberduero, consejero del Banco de Vizcaya, y

coronel mutilado de guerra del Ejército.

Es caballero de la soberana orden de San Juan de Jerusalén y caballero hidalgo de la nobleza

de Madrid; autor de varias obras históricas y jurídicas, está en posesión de numerosas

condecoraciones.

Cuenta sesenta y cuatro años de edad. Hace unos años perdió a su esposa, Teresa de Ybarra

y Villabaso, con la que tuvo once hijos.

LA NOTICIA DEL SECUESTRO AL PRESIDENTE DEL GOBIERNO

La noticia del secuestro del señor Ybarra fue comunicada ayer por la mañana, inmediatamente

de producirse los hechos, al primer ministro español, Adolfo Suárez, poco antes de que

comenzara el Consejo de Ministros en el Palacio de la Moncloa.

A primeras horas de la tarde, el Gobierno continuaba reunido sin que hubiera trascendido la

reacción oficial ante el hecho.

Numerosos partidos y agrupaciones políticas o profesionales, hicieron públicos comunicados

en los que se condena el secuestro de don Javier de Ybarra.

 

< Volver