Sepelio del policía armada Manuel Orcera en Úbeda. 
 Asistieron 20.000 personas     
 
 El Alcázar.    21/05/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 7. 

Sepelio del policía armado Manuel Orcera en Ubeda

ASISTIERON 20.000 PERSONAS

UBEDA (Jaén), (Cifra).— En unas 20.000 personas puede calcularse las que han asistido ayer mañana a la

misa funeral y sepelio del policía armado Manuel Orcera de la Cruz, que murió asesinado en San Sebastián

cuando se hallaba en acto de servicio.

Durante toda la noche un interminable número de personas ha desfilado ante el cadáver del policía armada,

que llegó a su ciudad natal a las dos de esta madrugada.

A la llegada del cortejo fúnebre se produjeron escenas de hondo dramatismo. La madre del señor Orcera

hubo de ser llevada a la Residencia "San Juan de la Cruz", de la Seguridad Social, en la misma ambulancia

que había traído el cadáver de su hijo, para ser atendida de un fuerte ataque de nervios.

A las 10,30 de la mañana se habían agrupado en la plaza de Vázquez de Hoina unas 15.000 personas que

después .aumentaron a unas 20.000. A las 11 en punto fue leído decreto de concesión de la Cruz de la

Orden de Mérito de la Guardia Civil, que fue impuesta seguidamente al cadáver del policía asesinado por el

coronel de la Comandancia de la Guardia Civil de Jaén.

Seguidamente, el alcalde de la ciudad, Manuel Fernández Peña, impuso el emblema de oro de Ubeda que le

había sido concedido, a título postumo, en sesión extraordinaria y urgente celebrada por el pleno de la

Corporación.

Asistieron a los actos, con la Corporación Municipal bajo mazas, el general subinspector de la Policía

Armada, llegado desde Sevilla, señor López Iglesias, el gobernador militar de Jaén, coronel León Gallo, el

gobernador civil de la provincia, señor Martinez-Caña-vete Moreno, el jefe superior de Policía de Granada,

señor Nicolás Nogales-García, autoridades, jefes, oficiales, suboficiales y miembros de la Policía Armada, y

de la Guardia Civil y el presidente de ios Circuios José Antonio Diego Márquez.

Terminada la ceremonia religiosa, el féretro con los restos del joven policía fue tomado a hombros por sus

compañeros de Cuerpo y de Guardia Civil, y trasladado así hasta el cementerio de San Gines, donde han

recibido cristiana sepultura.

21 _MAYO — 1977

 

< Volver