Autor: Domingo, Oriol. 
   Siguen sin esclarecerser los móviles del asesinato del presidente de la Cros     
 
 Ya.    11/05/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 5. 

ll-V-77

SIGUEN SIN ESCLARECERSE LOS MÓVILES DEL ASESINATO DEL PRESIDENTE DE LA CROS

Una voz anónima comunicó a «Tele eXpres» que el jefe del comando era un importante dirigente de

extrema derecha, aunque este argumento carece de credibilidad • El señor Bulto era apolítico y dirigente de

una empresa de 4.500 trabajadores, sin conflictos laborales.

BARCELONA. (De nuestro corresponsal, Oriol Domingo.)

Don José María Bulto Marqués, presidente de la Cros, será enterrado hoy miércoles. Siguen sin

esclarecerse los móviles del asesinato del importante industrial y financiero catalán, muerto a primera hora

de la tarde del lunes al intentar desprenderse de un artefacto explosivo, con mecanismo de relojería, que

cinco hombres armados adhirieron con esparadrapos sobre su pecho. La Policía prosigue sus

investigaciones.

Una versión señala que el hecho podría tener implicaciones políticas. En este sentido, una voz anónima de

hombre comunicó telefónicamente al vespertino "TeleeXpres" que el jefe del comando era un importante

dirigente de la extrema derecha. Esta llamada carece, sin embargo, de credibilidad. Él mutismo de la familia,

en cualquier caso, es total. Por su parte, dirigentes de diversos partidos políticos que han sido

consultados han rechazado claramente estos atentados, "que van dirigidos contra el proceso electoral y

democrático". En este sentido se han manifestado, por ejemplo, Miquel Roca Junyent (Convergencia

Democrática), Antón Cundías (Unió Democrática), Joan Antony Sánchez Carrete (Partido del Trabajo) y un

portavoz del eurocomunista PSUC. UNA ELEVADA CANTIDAD Por otra parte, ha sorprendido la elevada

cantidad de dinero, 500 millones de pesetas, exigida por los asaltantes. Y también ha sorprendido la

sofisticación técnica del atentado empleada por los cinco desconocidos. Respecto al sistema empleado,

hay un antecedente en Barcelona. En noviembre de 1975, un ladrón se presentó en el domicilio del cajero

jefa de la central del Banco Popular Español y colocó a uno de sus familiares un percutor, que por medio

de una polea conectada a la puerta de entrada del piso, puso al cajero una bomba debajo de la camisa. En

aquella ocasión fallaron los artefactos del atracador, que pudo ser detenido el pasado mes de febrero.

El señor Bulto era un hombre apolítico. Había nacido en Barcelona y acababa de cumplir los setenta y siete

años de edad. Pertenecía a una tradicional familia de industriales textiles catalanes. Era un hombre de

constumbres tranquilas, amante del golf y del paisaje de la Costa Brava. En una entrevista periodística,

realizada hace cinco años, se había mostrado enamorado de la obra de Cambó por su visión amplia y eu-

ropea. Vivía en un chalet de una zona tranquila y poco poblada de Pedralbes. Su hermano, Francisco

Javier, es presidente de Cemoto. fabricante de Bultaco. Y su único hijo, Manuel, pertenece al Opus De¡ y

es profesor del IESE.

El señor Bulto fue el promotor en 1974 de la creación del Banco Industrial de Cataluña. Posteriormente,

como presidente de la Sociedad Anónima Cros, integró a ésta Electro Química de Flix y Doctor Andreu,

entre otras firmas; y actualmente el grupo´ de empresas que gira alrededor de Cros suman una treintena. No

hay ningún conflicto laboral planteado en la Cros, con un total de unos 4.500 empleados. Esta sociedad

fue constituida en 1904 con el objeto social de realizar operaciones de comercio, fabricación y venta de

productos químicos. En la actualidad, la Cros es la tercera empresa catalana por su volumen en facturación,

detrás de Motor Ibérica y Cepsa. Es la primera empresa química catalana y la segunda española.

Sus acciones están admitidas a la contratación en las Bolsas de Madrid, Barcelona y Bilbao: Cros os

cabeza de un importante grupo industrial, cuyas ventas totales ascendieron a 25.449 millones de pesetas

en 1976, y los beneficios de este mismo año ascendieron a 352 millones de pesetas.

 

< Volver