Autor: Riquelme Porras, Julio. 
 En la plaza del Dos de Mayo: Heridos, detenidos, humo, molotov. 
 Negras fiestas     
 
 Arriba.    04/05/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 9. 

En la plaza del Dos de Mayo: Heridos, detenidos, humo, «molotov»...

NEGRAS FIESTAS

Asociación de Vecinos: «Una pena, hasta

ahora lo habíamos pasado bien» Gobierno Civil: «No se suspende el programa» y Manifestantes:

«Queríamos protestar, no molestar»

—Pues ya notábamos algo raro. A estas tiestas siempre ha venida gente joven, pero bailaban, bebían. El

otro día vinieron también muchos jóvenes, pero era distinto. Se sentaron en grupitos y a mí me dijo un

vecino que se estaban drogando. Luego sacaron unas banderas y empezaron a gritar cosas de política.

Llegó la Policía y ellos echaron a correr por las calles que dan a la plaza. Oímos ruidos como de cristales

rotos y luego algunos Jóvenes atravesaron otra vez la plaza corriendo.

Esta es la versión, posiblemente, la más neutral, que una vecina de la plaza del Dos de Mayo nos dio

sobre los acontecimientos de carácter político que vinieron a alterar el programa de festejos habitual del

barrio de Malasaña.

Efectivamente, el programa en el que habla participado de forma activa la asociación de vecinos del

barrio no incluía la violenta manifestación, que arrojó el balance de 19 detenidos, seis heridos y diez

establecimientos dañados.

El Gobierno Civil atribuye toda esta serie de desmanes a grupos de tendencia ácrata o anarquista. Según

su Gabinete de Prensa, a las doce de la noche comenzó el auténtico «festival», cuando un numeroso grupo

de gente ocupó el centro de la plaza del Dos de Mayo, profiriendo insultos contra diversos grupos

políticos y contra las fuerzas del orden. Al parecer, se desplegaron banderas con los símbolos anarquistas.

El grupo de manifestantes se dirigió a continuación hacia la Comisaría del distrito de Universidad. Sobre

las doce y media de la noche comenzaron a arrojar botellas, piedras y a Interrumpir el tráfico con

barricadas. La Policía Arma da lanzó botes de humo y consiguió desalojar toda la zona próxima a la

Comisaría del distrito. Los manifestantes se reagruparon en la calle Fuencarral y durante dos horas

recorrieron la Corredera Alta y las calles del Pez, Sagasta, Hortaleza y Espíritu Santo, en donde se

registraron enfrentamientos importantes.

Indudablemente, la Asociación de Vecinos de Malasaña ha sufrido muy directamente las consecuencias

de estos actos. Su presidente, Antonio Murcia, estuvo prácticamente localizable toda la mañana, ya que

fue requerido en la Comisaría del distrito y más tarde en el propio Gobierno Civil.

El programa de actos confeccionado no será suspendido. Al menos, esto informa el Gabinete de Prensa

de] Gobierno Civil, porque no se puede culpar a sus responsables de la Asociación de los sucesos

ocurridos. Sin embargo, es muy posible que este programa se desarrolle bajo protección policial.

—Pues los demás años lo habíamos pasado bien. Eran unas fiestas tranquilas, con algún que otro

borracho, pero nada más. Hombre, claro que nos ha fastidiado tanto follon, como que nos tuvimos que Ir

corriendo a nuestras casas para evitar problemas. Había mujeres y niños, y muchos ancianos. Ha sido una

pena.

Indudablemente, los vecinos del barrio están dolidos.

Por su parte, algunos de los participantes en la manifestación dijeron que no pretendieron nunca molestar

a los vecinos, sino «protestar contra una situación política». Mientras que unos lamentan las posibles

molestias ocasionadas al vecindario, otros reconocen que se había bebido bastante.

Julio RIQUELME

 

< Volver